Me hice una huerta orgánica y te lo cuento

  •  
  •  
  •  
  • 27
  •  
  •  
    27
    Shares

Con esto de que vienen los climas cálidos, flores y aromas deliciosos por todos lados, y habiendo pasado mas de veinte años sosteniendo la idea de que era pésima con el cuidado de plantas, no tuve mejor idea que adentrarme en la aventura de tener una huerta orgánica en casa.

Una tarde, comencé marcando el terreno del espacio que iba a ocupar la huerta, y posteriormente levantar chepica como granjero de Alabama. Que yuyo puto, madre de Dios. No hace falta aclarar que mi cuerpo falto de musculatura, terminado el día, temblaba solo. El dolor desopilante, por jugar a hacer de cosechadora, fue terrible.

Cagada de calor, de sed, al sol, con las manos ampolladas y la espalda rota… ahora pienso en los pobres obreros golondrina.

Terminado el pozo, seguí con el cerco. Porque debido a que tengo dos perras con problemas de ansiedad, era la única barrera entre estas estúpidas y la comida que iba a crecer en el cuadrado de tierra.

Tomé muy mal las medidas. Las cañas eran muy cortas y me quedó un metro sin barrera protectora de perras histéricas. ¿Qué decisión tomó la sin paciencia, frente a este problema? Corté plantas con piches y tape al re carajo todo. Una prolijidad envidiable. La estética se me fue al carajo y aquella huerta de Pinterest soñada terminó pareciendo un fuerte del Battle City.

Para hacer los surcos le robé una herramienta a mi marido que no sirvió para nada y terminé haciendo los pozos con una pala de mano. La postura súper sexy que tuve que adoptar para terminar la tarea, fue indigna. Y por supuesto, llegó otra noche de dolores iguales a los de una anciana.

Lo bueno de todoes que no abandoné. La terminé, sembré y rezo todos los días, para que esas semillas crezcan normales, y no mutadas en verduras del infierno.

Y para todos los giles que se burlaron de mí, les digo: “Esperen a que una zanahoria cueste igual que un Rolex, y las pelotas de tu vieja que te doy mis verduras. Coman caca”.

Dicho todo esto, espero cosechar como loca. Caso contrario, me habré recibido de torpe sin retorno. Es tierra, semilla, tierra. ¿Qué es lo que podría salir tan mal?

TAGS: