Moderno diálogo epistolar

  •  
  •  
  •  
  • 11
  •  
  •  
    11
    Shares

Audio 17:23
Camino por Falucho pensando en vos. Pienso en lo de tu madre y en lo del quiosquero. No sé, ahora lo digo así, pero qué tema insignificante… Sin embargo me quedé con unas palabras de aquella historia en la cabeza: “su hija, la morochina…”. Claro, cuando vos me contaste el cuento no lo mencionaste, pero tu mamá sí: “la morochina”. Sé que es recontra normal que una mujer se tiña el pelo, no estoy hablando de eso, pero es que me acabo de dar cuenta de que no sos rubia. Y no es que me cambie en nada, no… Ahora, cruzando Costa Rica, yendo por Falucho, me crucé una mina teñida también, pero se le notaba. Y no, tanto como para saber por qué no me da, pero se le notaba. Si alguien le hubiese dicho “morocha”, yo hubiese pensado que le decían a ella, pero con vos no. Nunca. No sé…

Audio 17:39
Bueno, la cuestión es que no te tengo como rubia. Ojo, pará, te queda muy bien, ¿eh? Muy bien… Justamente te digo que me olvido que sos morocha. Bah… no… no lo sabía. No sabía que eras morocha. Y ahora que me cruzo a esta mina por Costa Rica me doy cuenta de que ni se te nota. Y ¿sabés de qué me acordaba? De que cuando empezamos a salir, cuando iba al quiosco, o a la farmacia, o a… no sé, a donde fuera, me decían “qué flor de puta la morochina, ¿no?”, o “cómo le gusta la matraca a la morochina, ¿eh?”, y yo no entendía nada, y me hacía el que sí, y decía “uff, ¡qué perra! Debe ser tremenda…”. Me pasó cinco o seis veces en diferentes lugares, y sólo me lo dijeron una sola vez. Cada uno de estos tipos me lo dijo una vez y después nada. Te confieso que…

Audio 17: 58
Perdoname, me pararon unos turistas. Te decía que… este… ah, te decía que en el fondo yo tenía mucha curiosidad por conocer a esta morochina tan puta que todo el barrio conocía. “Yo me la cogí acá, entre las cajas de verdura” me dijo el verdulero. Y bueh… me contó detalles, no sé… Nunca me animé a preguntar quién era “la morochina”, pero ahora que me decís lo del quiosquero que le dijo a tu mamá “su hija, la morochina” me quedé pensando… (silencio, sonido de autos de la calle). Bueno, no sé… ¿hace cuánto que sos rubia? Te lo pregunto para saber, realmente no lo sé… Además no es tan común decir “morochina”… ¿Quién dice “morochina” en vez de “morochita”? Eso también me hizo pensar…

Audio 20:04
Gonzalo, cuando yo te conocí en el barrio me hablaban de lo pelotudo que era el pelotudo, pero yo enseguida lo asocié con vos, por eso pensé que no hacía falta aclararte nada.

Audio 20:06
Jajajaja Es un chiste. Karina, mi prima, es la morocha y le dicen “morochina”. Si tenés taaanta curiosidad te la presento. No sé qué es lo que querés hacer con ella, pero avísame.

Audio 20:08
China, no te pongas así, no me interesa conocerla, pero me agarraron dudas. Así que es tu prima… ¿Y por qué le dicen “morochina”?

Audio 20:16
Porque es morocha.

Audio 20:17
Sí, pero no le dicen morochita, le dicen “morochina”. ¿Por qué?

Audio 20:47
Gonzalo, estoy saliendo a lo de Victoria. Hablamos mañana. Y olvidate de Karina, vive en Santiago del Estero, se mudó hace mucho. Y le decían así porque… (silencio, sonido de autos de la calle) …porque… (sonido de autos de la calle) …porque le gusta el sushi.

Audio 20:56
Bueno, dale, hablamos mañana, China.

Audio 21:24
Traete dos botellas, Gustavo.

(Este archivo fue eliminado)

Audio 21:25
¿Quién es Gustavo, China? ¿Qué fue ese audio? ¿Por qué lo borraste?

Audio 21:44
Lo borré porque ya tenemos vino. Gustavo es el hermano de Victoria… este… me… me confundí y te mandé el audio. Hablamos mañana, Gonzalo.

Audio 21:45
Dale.

Audio 02:54
China, pero el quiosquero le dijo a tu mamá “su hija, la morochina”… No es tu prima…

Audio 15:22
Ella decía que era hija de mamá.

Audio 15:23
Ah, claro…