Los hombres estamos más histéricos que las mujeres

  •  
  •  
  •  
  • 33
  •  
  •  
    33
    Shares

Esta nota surgió después de que, en un grupo de Whatsapp con amigos, estuvimos dando 123.190 vueltas para ver si íbamos o no a una juntada, porque “Pepe de Fulanito” no iba porque entrenaba, “el Menganito” no confirmaba porque Pepe no iba a la juntada, el otro estaba en veremos porque tenía “otras cosas que hacer”, mientras los pollerudos se mantenían en silencio, no decían porque no iban y se hacían los chotos olímpicamente.

En ese momento, a horas de la juntada programada, se bajó el primer soldado y así uno a uno, hasta que cayeron todos sin llegar al campo de batalla. Después de 131.809 mensajes que no valen la pena contarles, todos se volvieron a sumar y terminamos yendo. En ese momento me di cuenta que los hombres estamos más histéricos.

No es la primera vez que me pasa en un grupo de vagos, cada vez es más difícil juntar 10 para el fútbol u organizarse para ser más de 5 en un asado. Acá les dejo las excusas o chamuyos más comunes que encuentro entre los hombres:

“No voy porque no va fulanito o menganito”

¿Acaso fulanito o menganito es tu novio y no nos contaron? Osea, entiendo que haya más feeling, afinidad o te entendas mejor con alguien pero de ahí a no ir a una juntada porque no va él, es demasiado.

“Cumplimos mes con mi novia”

¿Justo justojusto para la juntada cumplen mes? Mmm, zafan porque los hombres somos pajeros y no nos ponemos a ver si el mes pasado puso la misma excusa el mismo día. Sobre todo esto lo dicen porque saben que la juntada de vagos es sagrada y si mandan simplemente que salen con la jermu como un día cualquiera lo vamos a etiquetar de pollerudo calzonudo.

Luego aparecen un par de “típicos”:

El fantasma

Esta todo el día mandando mensajes el en grupo, se la pasa mandando memes y pornografía a toda hora… Aaah pero cuando decimos la palabra “juntada” se desaparece y deja de escribir, no da señales de vida y ni los privados contesta. O sea, que les cuesta decir que sí o no a ir a una juntada en vez de hacer toda una movida atrás para no confirmar. Y después de la juntada ohh… ¡Aparece como si nada! dando un chamuyo que se le rompió el celu o estaba en una reunión ¡Un viernes a las 23.30hs!.

El exclusivo o exquisito

“Si va él/ella yo ni en pedo voy”, “No me cae bien los/as que van”, “Como no van los almas/corazones/lindos de la fiesta mi exquisita presencia me prohíbe ir”, esas son las frases o pensamientos que suelen usar o decir los exclusivos o exquisitos histéricos que se hacen rogar.

Indagando un poco más sobre el asunto estos son los típicos casos de histéricos con los que se topan las mujeres:

Tipos de histéricos en el sexo masculino según ellas

El impaciente

El típico boludo que mientras te dice que sos la “única” se habla con 20 más por las dudas que se la hagas muy larga y no le “habilites” el coito en un lapso de tiempo corto.

El indeciso

Este es el que no quiere compromiso, pero quiere “exclusividad” con ella. Es el que no toma decisiones pero le molesta que la mujer tome la iniciativa o decisiones porque el vago es más lento que Riquelme.

El que come y no deja comer

Este es el clásico espécimen que te cela cuando salís con alguien pero no quiere nada serio, es el que te hace alto planteo de porque salís con amigos sin avisarle pero también te dijo de entrada que no a una relación seria con vos porque no quiere compromisos ni andar dando explicaciones de lo que hace o deja de hacer.

El histérico 2.0

Este es el que está más pendiente de lo que haces o dejas de hacer en redes sociales. Te hace planteos chotos de porque no le contestaste el Whatsapp, o sea le clavaste el doloroso y perverso visto. Este es el que se enoja si no le mandas un mensaje, es el que piensa “Si ella no me habla primero, yo no le hablo”, es el que te bloquea cuando hay pelea de por medio.

Mi nota no es para describir los tipos de histéricos o como reconocerlos porque ya a esta altura de la vida todos sabemos cómo son, sino para darles un consejo para mejorar la interacción y un mejor y más saludable coqueteo:

Queremos garchar con cuantas minas podamos pero le pedimos exclusividad a la mina (seguro la única) con la que copulamos, en vez de dejar que garche con todos los que quieran, como así nosotros queremos hacerlo, así se nos sería más fácil el tener varios “huesos” por así decirlo.

Pedimos una mina que “nos habilite el coito” lo más pronto posible pero a las que disfrutan del sexo ahí nomás la etiquetamos de puta o trola y está mal.

Por lo mismo queremos ponerla en la primera cita, y si no lo hace nos alejamos,  pero si lo hacen en la primer salida también nos alejamos porque creemos que es una “fácil”, y no hay poronga que nos venga bien.

Pedimos una mina que demuestre interés pero cuando ella nos demuestra cariño o toma la iniciativa nos asustamos y dejamos de darle bola o la tratamos de intensa o loca, o si lo deja de hacer, o no lo hace, la tildamos de fría.

Queremos una mina que esté a nuestro lado para escucharnos si tuvimos un día del orto, pero que la cosa no sea reciproca porque no nos interesa si ella tuvo un mal día, porque le dijimos que no queríamos nada serio.

Lo peor que cuando lo hacen,atendernos sin que les prestemos atención a ellas,¡las tratamos de intensas justamente cuando nos preguntan cómo nos fue en nuestro día! Porque honestamente quieren saber si tuvimos un mal día.

Chicos, ¿se dan cuenta lo complicado que podemos ser? Y después nos quejamos que ellas son las complicadas. A todos esos histéricos que andan dando vuelta: “Dejen de ser tan chotos que así no la van a poner más y encima nos la complica a los demás” Gracias, vuelvas prontos.