Kubrick click

  •  
  •  
  •  
  • 49
  •  
  •  
    49
    Shares

“La fotografía es más que un medio para la comunicación efectiva de ideas. Es un arte creativo”.
Ansel Adams

Nunca se me pudo borrar la frase “La fotografía es pintar con la luz”, en ese entonces me imaginé un pincel sobre el negativo… La luz, la luz… ¿qué sería de nosotros sin la luz?…. Y no hablo sólo de la humanidad, sino también de aquellos que usamos una cámara para reflejar la vida, el momento, el tiempo y el alma de las cosas.

Stanley Kubrick fue un director de cine que dejó su impronta mediante grandes clásicos de la cinematografía: La Naranja Mecánica, 2001 Odisea del Espacio, El Resplandor, Nacido para matar, entre otros títulos.

Kubrick sabía del manejo de la luz, tenía la plena capacidad para darse cuenta de su importancia y lo aplicó en varias partes de su oficio cinematográfico, sobresaliendo en la dirección de fotografía la cinta Barry Lyndon, en la cual la iluminación de las escenas fue hecha con luz natural o en su defectos con velas, llevando el concepto de naturalismo a su máxima expresión.

Kubrick no era un improvisado en el uso de la luz como expresión narrativa, lo aprendió en su juventud, en esa época no necesitó más que un objetivo 50 mm.

De su autoría hay fotos sublimes  junto a su Leica III salía a fotear en la Nueva York de los años cuarenta. Tras vender una fotografía de un vendedor de periódicos por 25 dólares, trabajó durante 5 años para la conocida revista The Look, publicación que funcionó activa durante  cuarenta años.

Nos cuenta historias con sus fotos, como debe de ser.

A continuación daré mi opinión sobre algunas de las imágenes más icónicas, o las que más me gustan particularmente.

El momento preciso, exacto… la victoria y la derrota, el festejo y la caída, el puño en alto y la cara de desazón; todo se conjuga enmarcado por las sogas del ring, la ventana cerrada y los guantes colgando. Todos estos elementos están ubicados con  armonía pero no le quitan el salvajismo al momento, al final de la lucha. Por el encuadre es casi seguro que sacó la foto desde la altura de su cintura, considero humildemente que si hubiese sacado desde un punto más alto o más bajo la imagen no tendría el mismo efecto, no se vería entera la cara del derrotado y el puño en ciernes no sería una señal de victoria tan clara.

Con apenas veinte años, tomó esta fotografía en las jaulas de un circo de paso por Nueva York. ¿Quién está enjaulado? ¿el hombre o el tigre?…  En esta imagen se forman dos escenarios: la mirada de él, entre asombrada y confundida, sostenida entre dos barrotes, el pelaje aterciopelado del felino que parece presto a salir corriendo hacia la selva. Además la luz natural es otro actor, que incide lateralmente dando el relieve a los personajes; además esta iluminación es ayudada por el flash de la cámara que deja casi sin contrastes a la escena.

Otro lugar en el que capturaba instantáneas era el metro neoyorquino. Allí, Kubrick intentó representar a los transeúntes en su forma más auténtica.

¿Esta pareja de dónde viene? En el sueño él la protege, ella se sumerge en sus brazos. El rostro del hombre semitapado por el ala del sombrero le da un aire enigmático. La serenidad de la mujer hace pensar que está a gusto, que está tranquila buceando en ese abrazo protector. Ambos están encuadrados en el centro de la imagen y todas las líneas verticales y horizontales del escenario los sostienen, les dan preponderancia, mientras que el exterior, el afuera del vagón, está vacío, como si ellos fueran los únicos habitantes del mundo.

La postura decaída de la mujer, toda su angustia reflejada en su posición corporal, el posible llanto, la desilusión. El mensaje escrito con labial I hate love! como una especie de manifiesto, una verdad absoluta  de que el amor en algún momento termina doliendo y se termina odiando. Esta es una foto teatralizada, con el corazón a flor de piel.

Me encanta Kubrick, me fascina su posible relación con el alunizaje falso, el cual los seguidores de las teorías conspiratorias alegan que él fue quien dirigió una de las mentiras mejor ideadas de la historia moderna; me apasionan sus películas, las simetrías de sus encuadres, la profundidad de sus personajes y me alucina su rol como uno de los más grandes fotoperiodistas.

Fuentes consultadas

https://www.xatakafoto.com/tag/stanley-kubrick
https://www.xatakafoto.com/fotografos/las-fotografias-sin-complejos-de-stanley-kubrick-en-los-anos-cuarenta
https://hipertextual.com/2015/05/stanley-kubrick-como-fotografo
http://cinemania.elmundo.es/especiales/stanley-kubrick-fotografo/