Tercera Guerra Mundial: 10 acciones que puede aportar Argentina

  •  
  •  
  •  
  • 41
  •  
  •  
    41
    Shares

Después de que se conociera que EE.UU. había asesinado a Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, estalló el caos en las redes sociales: podría comenzar la Tercera Guerra Mundial. Noticias, memes, posteos, explicaciones y un interminable ir y venir de debates, discusiones, información, desinformación y zurdos contra fachos.

Sumado a esto ya se publicaron los 10 países más seguros para vivir en el caso de que se desate tan nefasto acontecimiento. Nuestro país está en el puesto 75 del ránking de los 163 países analizados. Ha empeorado su posición, ya que en 2018 estaba en el puesto 66.

EE.UU. e Irán están estableciendo acuerdos con sus aliados, acuerdos de los que no estamos exentos. Argentina está del lado de Trump, así que nos toca darle “bomba” a los islamitas y su runfla de desquiciados mentales. Pero, ¿qué es lo que podría aportar nuestro país a la Tercera Guerra Mundial?

He aquí algunas opciones:

1- Infiltrar sindicalistas en Irán y buscar afiliar a todos los soldados. Gordos, matones y pesados apretando a flaquitos barbudos. Cuando tengamos un buen número y caja, podemos enemistarlos con el mismísimo Estado por las paupérrimas condiciones laborales, clamando por paritarias y beneficios varios. Huelga, paro, no uso de armas, asesinato de secretarios… ahí puede aprovechar el ejército del norte y darles zurra.

2- Traducir al inglés y al persa varios diarios argentinos, como Clarín, Infobae, La Nación, El Destape, La Izquierda, Perfil, etc. y comenzar a esparcir una desproporcionada cantidad de noticias falsas, mezcladas con algunas verdaderas… “miente, miente, que algo queda” decía Goebbels. Todas apuntadas a defenestrar a Irán y a abrir una enorme grieta mundial, enardeciendo las redes sociales. Todo el mundo dejaría las armas y se pondría a pelear por Facebook. Se acaba la guerra.

3- Suministrar de manera infinita la Manaos retirada del mercado, logrando la intoxicación por ingesta prolongada. Mandar todas las botellas incautadas envenenando al 80% del ejército. ¡Vamos Manaos! Se acaba la guerra, la marca se populariza a niveles globales, todo el mundo quiere su “botellita de recuerdo”, Manaos gana más que Mercado Libre. Al Chaqueño Palavecino lo convoca Tarantino para el protagónico de “Malevo”, su próxima película basada en tangueros y gauchos.

4- Enviar a hacer el “control de calidad ” del armamento a profesionales del país. Les cambiamos el vencimiento a todas las cajas de pólvora, misiles y balas. Se les van a explotar durante la carga o no van a detonar cuando las disparen. Fracasa totalmente la Tercera Guerra Mundial.

5- Pedirle a EE.UU que nos presten guita para comprar las empresas proveedoras de armamento enemigo, reemplazamos todo el personal por RRHH argentos y aplicamos toda la legislación nacional a las mismas. Impuestos exorbitantes, falta de stock, pésimo servicio post venta, imposibilidad de mantener el precio a más de 3 días de enviada la cotización, paros, bardos en la fábrica, normas de calidad adulteradas, déficit, endeudamiento, quiebra… no hay más armas. Chau picho.

6- Infiltrar empelados de la construcción en las empresas constructoras del enemigo, las cuáles van a estar al servicio de la guerra reparando edificios elementales, como hospitales y controlando que los canales de abastecimiento de recursos estén habilitados. En muy poco tiempo se derrumban solos los edificios, el asfalto se parte, se afanan parte de los materiales, fraguan mal el cemento el 99% de las veces, llegan a laburar en pedo y sin los elementos de seguridad o no van y les meten juicios laborales del tamaño del Palacio de Ali Qapu.

7- Establecer un equipo altísimamente calificado y con excelentes sueldos a realizar memes las 24 horas del día… si somos los putos amos y lo hacemos gratis, ¿se imaginan cómo podríamos desvirtuar la Tercera Guerra Mundial haciendo reír al mundo si nos pagasen? Daría risa empuñar un arma.

8- Alojar iraníes en Villa General Belgrano y Bariloche, pero esconder previamente espías yankees y tenderles mansa emboscada cuando estén tranca en la pile.

9- Hacer Rambo 6 con Estevanez como John Rambo, dando como resultado una película tan espantosa y mediocre que a nadie le va a pintar vivir un escenario parecido. Daría vergüenza ajena pertenecer a alguno de los bandos. La guerra se acaba por falta de quorum.

10- Quitarle el 30% del “dólar turista” al Rial Iraní entonces nos vamos a volver locos por acuñar moneda de Irán a un bajo costo. Millones de pesos argentinos serán destinados a comprar la loca moneda con barbudos de colores. Se producirá una fuga estrepitosa de Riales, habrá escasez de papel billete en el país islamita, deflación, caos en el mercado financiero, esto los llevará a una quiebra económica inminente, dejando al país y ejército totalmente vulnerable.

Y listo… ahí van las 10 medidas más argentas para acabar con la guerra.

TAGS: