Canción para un día de odio

  •  
  •  
  •  
  • 42
  •  
  •  
    42
    Shares

La villanía que me enseñáis la pondré en práctica, y malo será que yo no sobrepase la instrucción que me habéis dado.
William Shakespeare

En días como hoy odio a la mañana, abrir los ojos y ver que aún está de noche y que las estrellas están acostaditas con sonrisas plácidas en su rostro.

Odio viajar en colectivo, apretado, luchando por un poco de aire y con los mugidos de los otros pasajeros de fondo.

A las zanahorias, a las lentejas, ambas conspiradoras contra el sabor y el buen gusto; a los obsecuentes, a los soberbios, a los pederastas, a los Testigos de Jehová, al tema “Soy Sabalero”, a las monarquías, a la desigualdad social, a los nazis, a los traidores, a los mentirosos (no a los que juegan al truco), al calor desenfrenado, al olor a sudor y a las almohadas duras.

Odio a los celulares que absorben la energía de la gente y a los que se dejan absorber por éstos, mientras les cae un hilo de baba de sus bocas abiertas.

Odio al viento Zonda.

A las religiones blindadas con oro y palabras que dicen que nosotros tenemos la culpa de todo.

Odio a los que no creen que la Luna sea una nave espacial que nos controla, como el experimento que somos.

A los que se ríen cuando digo que soy vegetariano y me miran como si fuese un ser digno de lástima.

A los que maltratan animales.

Odio a las bebidas alcohólicas y su quimérica elevación a niveles ambrosíacos.

A Palito Ortega.

Odio al tiempo y al tópico de que todo pasado fue mejor.

Odio a las palabras que no conozco, pero cuando sé de ellas me hago amigo incondicional de forma inmediata.

Odio a los drugos, en cierta forma porque en algún momento lo fui.

Al sonido de las baterías desafinadas, que suenan a tacho.

Que me muerdan los labios en un beso.

A las noches sin vos y sin voz.

A los fideos blancos sin queso, no así a los ñoquis.

Odio a los que odian, nos odiamos sin concesiones, sin razones y sin pausa.