Algunos cuentos minúsculos

  •  
  •  
  •  
  • 37
  •  
  •  
    37
    Shares

Diríase que poseo mi propio sol, mi luna y mis estrellas; un pequeño mundo para mí solo.
Henry David Thoreau

I

La noche es a pedales, tiene piñón fijo y la cadena oxidada.

II

La TV está encendida, nadie en el comedor, la TV está sola; el sonido de la misma está a alto volumen. Un fantasma desconocido intenta bajarlo, no puede, es incorpóreo; frustrado se para y se va, no le dejaron dormir la siesta.

III

Las hormigas estaban desesperadas, la colonia estaba por entrar en pánico, en uno generalizado; había un asesino en serie, habían encontrado a muchas de ellas aplastadas. Se sospechaba de un humano que vivía cerca del hormiguero, aunque no se tenían certezas de su autoría.

IV

El lápiz labial rojo lava estaba sobre las sábanas blancas, sofocado por el sol que entraba por la ventana. El pintalabios era el único indicio de que ella existía de verdad y de que su olvido no fue casual, fue una crueldad.

V

El Buda de Luzuriaga estaba a punto de llegar al nirvana, como árbol Bodhi usaba una morera, que era humilde pero por eso no dejaba de ser mística.

El Buda de Luzuriaga estaba por ver al vientre del Universo, en eso pasó un patrullero y se lo llevaron detenido por averiguación de antecedentes y modo de vida.

VI

Al yonqui no le quedaba nada de droga, ni plata, ni fuerzas… entonces estiró un brazo y tomó del techo una constelación olvidada en algún trip; y con ella hizo el ritual del encendedor, la cuchara y el hervor químico, introdujo la mezcla en una jeringa y se buscó la mejor vena en su cuerpo, que resultó ser una de la mano derecha, y se inyectó.

Murió de una sobredosis de estrellas.

VII

El gato merodeaba, era tricolor, de ojos verdes y silenciosos; en un descuido se comió al mundo, con todos nosotros dentro.

VIII

Cayó la primera hoja de otoño y detonó como una bomba termonuclear.