8 situaciones que me provocan odio hacia el invierno

mendo8

Y si señoras y señores, al fin el frío ha invadido la provincia después de varias semanas de mañanas frías y mediodías primaverales que obligaba a medio mundo llevar toda la ropa que nos habíamos puesto antes de salir, en la mano, bolso, mochila, lo que fuere.

Inclusive ese calorcito nos hacía creer que iba a seguir igual de lindo saliendo de casa por la tarde con solo una camiseta y ya cuando el sol bajaba te acordabas de tu mamá diciéndote “¡Abrigate que en la tele dijeron que iba hacer frio!”

Y no solo llego el frío sino que también trajo consigo lluvias y nevadas en ciertos puntos de Mendoza como en  Potrerillos y San Carlos.

Las bajas temperaturas y el temporal nos hacen actuar acorde y si bien la ciudad se ve linda y da para hacer cosas como dormir toda la tarde o ver tele con un rico café, hay ciertas cosas que pasan en días como estos, cosas no tan lindas y bastante molestas, que aunque nos pasen todos los años, siempre las olvidamos al sentir el calorcito de los últimos días de septiembre, pero las vamos a ir repasando como lección de 5to grado, ya que la situación así se presta.

Dificultad para levantarte en la mañana

Estas acostadito, cómodo, calentito cuan panqusito horneado de canela como dice Homero Simpson y te suena la alarma del teléfono avisándote que ya es hora de levantarse. Te quedas un rato haciendo fiaca y de tanto en tanto asomas uno de los pies para ver si está tan frío como pensas. Tomás valor, te sentas en la cama y  ¡ayyyy que frío! Empezas a manotear la ropa y cuando terminas ves que en tu lugar está el perro o el gato durmiendo plácidamente. Quejándote te vas al baño deseando ser tu mascota.

La tapa helada del inodoro

Todavía medio dormido y quejándote porque hace frío y está lloviendo te dirigís al baño, te bajas el calzón, te sentas en la taza del inodoro y de sopetón sentís un frío que te recorre de la punta de los pies hasta la cabeza. Las puteadas se hacen más inminentes y ese es el momento en el que te terminas de despertar completamente.

Obvio que están los que ya saben que la tapa esta fría y son más precavidos poniendo en práctica un par truquitos como apoyarse muy de apoco, no apoyarse o poner papel higiénico para mermar el frío.

Tengamos en cuenta que los hombres tienen ventajas respecto a ir al baño y la tapa fría del inodoro, ellos mean de pie, nosotras no.

Parecer un teletubi de tanta ropa

Simplemente detesto ponerme mucha ropa, pero es la única manera de no pasar frío.

Si, ya se, vienen camperas súper abrigadas y toda la bola pero en esta época del año todo lo que tengas en el placad sirve y suele caer sobre uno en días de mucho frío.

A veces estas tan abrigado que pareciera que has subido 10 kilos: Camiseta, polera, suéter, campera, saco, calzas o cancanes, bufanda, guantes, gorrito, todo un muñequito de ropa.

Congelamiento en la parada del micro

Ya despiertos y despabilados salimos de casa para cumplir con nuestras responsabilidades. Dichosos los que tienen auto, porque los que viajamos en bondi nos morimos de frío esperando a que pase nuestro colectivo.

Al principio, bueno, esta pasable, pero después de 15 minutos estamos onda el celular en modo vibrador, no te dan ganas de ni mirar la hora o de mandar un mensaje por miedo a que se te congelen las manos.

El chofer y su familia pasan a ser el centro de puteadas y cuando lo ves que viene te vuelve el alma al cuerpo y algo tan simple te cambia el humor, a menos que no sea tu bondi, ahí volvés a ser el mismo chinchudo de hacía unos instantes.

mendo6

Aparición de padrastros

No sé cómo le dirán ustedes, pero yo le digo “Padrastros” a la pielcita que se empieza a desprender de la orilla de las uñas de las manos por falta de hidratación.

Se producen en cualquier época del año, pero cuando empieza el frío dejamos de tomar la misma cantidad de agua que en verano y eso hace que la piel se reseque como en esa zona y para ir dejando de sonar tan formal… ¡duelen como la puta madre que los pario! No haces más que meterte las manos en el bolsillos del pantalón o pasarte la mano por el pelo que sentís que se te desgarra la mano. Ni te cuento si te cae perfume o tocas algo salado.

Duelen muchísimo, y como tercos que somos, sabemos que es mejor no tocarlos, pero  no, no hacemos más que verlos y empezamos a tironearlos como en la película “El Cisne Negro” que la mina se lo tira hasta el brazo, creyendo que eso lo arregla y lo empeora produciendo un ardor horrible.

Resbalones y caídas

Caerse, se cae cualquiera en cualquier momento del año, pero como en esta época, ¡Jamás! Inclusive el jueves cuando fui a la facultad patiné tres veces en la vereda, casi me mato en el micro, en la facultad y cuando estaba por llegar a mi casa. El piso se congela y por ahí el uso de ciertos zapatos que se deslizan con facilidad no ayuda.

La simple sensación de que te vas a caer te altera, algunos solo atinan a que se  van a caer y mantienen el equilibrio, después de ese momento se hacen los boludo, empiezan a mirar el teléfono, miran para otro lado, como si nada hubiera pasado, y después están los que se caen, como yo, que antes de que se me caguen de risa en la cara prefiero hacerme la muerta un rato y después levantarme cuando todos estén distraídos buscando un médico, corta.

Resfríos

Y si, es obvio, es como cuando empieza la primavera que estornudas cada dos palabras. Empieza el frío y ponele la firma de que te vas a gastar medio sueldo en papelitos descartables, tecitos para el resfrío y descongestionantes.

No hay nada más incómodo que esa sensación de que la nariz se te va a transformar en una catarata. Una consejo, llevate un rollo de papel higiénico o de servilletas de cocina en el bolso, uno nunca sabe cuándo lo va a necesitar de urgencia.

Lo otro malo de estar resfriado es que de tanto sonarte la nariz se te paspa y después pareces Rodolfo, el reno de la nariz roja de papá Noel en pleno junio.

De más está decir que no cuidarte de los resfríos puede incluso dejarte en cama por unos días, atenti ahí para evitar que eso pase.

Chau salidas

Esto para mí no es un problema porque soy bastante casera, por no decir una vieja chota, pero hay gente que ama salir los fines de semana y el frío les arruina varias salidas.

Las mujeres ya de por si no se ponen mucha ropa para salir y que haga frío no es la excepción: Se ponen camisitas de gasa, falditas, zapatos que ayudan a que se te congelen los pies, y eso es porque obvio, no da andar con todo el abrigo encima en el bar o el boliche y ni hablar de pagar el guarda ropa que encima de caro tenes que hacer cola 2 horas antes de irte y ni hablar de si se pierde algo.

Por su lado los hombres no tienen drama, si tienen frío se la bancan o directamente salen abrigados.

El frío no es problema si tenes auto o la persona con la que vas tiene auto, dejas todo ahí y listo, problema resuelto. De todos modos el que le gusta salir, lo va hacer llueva, truene, nieve, etc.

Si bien no hay muchas cosas divertidas que hacer, a menos que tengas plata y te vayas a Las Leñas a esquiar y a pasar el fin de semana, podes quedarte en casa viendo pelis y engordando con tus amigos o tu novio/novia, jugar preguntados toda la tarde, acosar al amor de tu vida por internet, seguir engordando y así hasta que llegue el calorcito otra vez y sea hora de salir a correr para bajar todo el chocolate, facturas y tortitas que te morfaste en la temporada invernal.

! Así que abrigaos mis amigos, que la temporada de frío recién empieza!

ETIQUETAS: