Analizando las depresivas canciones de Rolo Sartorio (La Beriso)

El otro día pasaron por la radio un tema de… bueno no se quien era pero pregunte a un compañero del laburo y me dijo que era “Don Osvaldo”, a lo que otro me dice “No, ese es La Beriso”, al final no nos pudios poner de acuerdo de quien era el tema.

Investigando un poco me di cuenta que “Don Osvaldo” y “La Beriso” son dos bandas y cantantes distintos, pese a que suenen casi igual…

Después de escuchar sus temas, note muchos detalles sobre sus canciones, letras y su proyecto como banda de rock. Un claro estilo melancólico, tristeza y dolor en sus letras. Rolo (su líder) canta como una oveja, la banda suya es muy parecida a otros proyectos. Diría que hay una fórmula que se repite en las mayorías de sus canciones:

Cómo olvidarme: Canta como oveja, su letra es triste, transmite el dolor por la pérdida de sus seres queridos (sus hermanas), acordes simples. Te dan ganas de cortarte las venas al terminar el tema.

Madrugada: Un ritmo suave, lento, su letra también habla sobre la pérdida de una persona cercana o que quería mucho, sigue la misma secuencia de acordes. Te dan ganas de cabecear una bala después de escucharla.

Traicionero: Letra re contra melancólica, corazón roto, con este tema podría decirse que es el Arjona del rock, la misma secuencia de acordes. Te dan ganas de clavarte un puñal en el Cora.

Ella: La canción es un estribillo que se repite varias veces, la letra como de costumbre es melancólica y triste hablando sobre la difícil vida de una chica. Canta como oveja y algunas partes su voz, su tono se parece a otros proyectos musicales.

Sobreviviendo: Un ritmo suave, lento, algo blusero que se repite en mayor parte del tema. Si te pones a escuchar la letra no te dan ganas de vivir ni de respirar, pero algo queda claro… que él está SOOOOOOOOBREEEEVIVIENDOOOO, SOOOOBREVIVIENDOOO. Canta como oveja pero al menos la versión que hace con Víctor Herédia es más pasable.

Canción para mama y para papá: Ritmo suave, lento, no tan melancólico, la secuencia de acordes se repite. En este tema al menos transmite el amor a sus padres. Es el tema más pasable.

Flores: Melódico, los mismos acordes y rasgueo en todo el tema. Su tono de voz me hace acordar a otra banda argentina. Letra triste, sufriendo la vida. Menos ganas de hacer un pogo que en un recital de Iván Noble.

Perdóname: Melancólico, ideal para dedicárselo a su ex y cortarse los huevos con cuchara, terminas la relación, escuchas este tema y te dan ganas de bajarte una botella de vodka mientras lees a Paulo Coelho

Porque: Más ritmo melancólico, de tristeza y desazón por un amor que se fue. El tono de voz se asimila a otra banda de Rock Argentina. Te llega dejar tu novia, escuchas este tema y entra como anillo al dedo como el puñal que te entro en el corazón cuando te dejo mientras vos estabas hasta las bolas con ella.

Tan sola: Este podría ser la continuación de “Porque”, después de que tu novia te dejo más solo que un perro, le dedicas este tema al mejor estilo despechado como minita al escuchar Karina. Letra totalmente de despechado, corazón roto, letra a lo princesita.

Miras al cielo: Ritmo un poco más movido, repite el mismo estribillo. La letra bajón, dedicada alguien que ya no está presente, sigue sufriendo, pienso que si fuera feliz no sabría escribir algo feliz, como expresar ese sentimiento, se sentiría raro y no sabría qué hacer.

Mi destino: Ritmo lento, melódico, se repite la misma secuencia musical. Un mismo estribillo durante toda la canción, vuelve a lamentar la perdida de algún ser querido, su voz de oveja.

Sin tu amor: Otro tema de despechado por una chica, esta vez un ritmo más movido. No quiere que se quede, tampoco que se vaya. No hay pija que le venga bien al flaco. Un histérico a morir.

Doscientas almas: El tema que los llevo a la fama, el tema que fue un punto de inflexión como banda, el tema con que se hicieron más conocidos, dedicado a las víctimas de Cromañon, para algunos una fama a costa del dolor de muchas personas haciendo negocio a la demagogia, una letra totalmente triste, angustiante y fuerte. Creo que desde este tema se lo empezó a comparar y confundir con Callejeros o Don Osvaldo por su tono similar al cantar. Tempo lento, ritmo suave y melódico.

En fin… la fórmula es fácil:

Canto como Patricio Fontanet de Callejeros, hurgo sentimientos colectivos de dolor, como el desamor, el abandono y no se… la lluvia y las pérdidas, le sumo un par de acordes lamentables y listo… tengo la canción ideal para mi bandita de cotillon quinceañero.

Todas las canciones hablan o expresan lo mismo, dolor. La verdad no sé qué haría “Rolo” si estuviera feliz, no podría cantar algo. Un recital de el en vez de hacer un pogo, hacen una lagrimeada masiva. Lo escuchas 20 minutos y te tira el mundo abajo. Menos Rock en las canciones que Donald y Valeria Linch. Si queres que te de un ataque de depresión escucha unos discos de su banda y estas sobrado.

Lo más importante es aclarar que “La Beriso” y “Don Osvaldo” NO SON LA MISMA BANDA. REPITO, NO SON LA MISMA BANDA. Son dos bandas distintas, dos cantantes distintos, tampoco se fundó después del accidente de Cromañón como algunos piensan, se hizo conocido con “Doscientas almas” que salió en el 2013 pero su origen y formación como banda de la mano de Rolo Sartorio es por el año 98’.

Respeto a los que les gusta su música pero a mí personalmente no es de mi agrado, creo que hay muchos sentimientos para expresar que solo dolor, angustia y sufrimiento. También quiero resaltar que al menos no hace declaraciones pelotudas, ni tiene problemas mediáticos por consumo de drogas y accidentes automovilísticos como el pelotudo bionico de Chano.

ETIQUETAS: