Anécdotas con un toque de mala suerte

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  


El Mendolotudo camina por calle Las Heras, dobla por Patricias hasta Colón, se detiene a comer en Mr. Dog, se arrepiente, el pancho era un asco, continúa caminando, pasa Belgrano y ha llegado a Arístides Villanueva.

Arístides, famosa calle por sus bares y restaurantes, muchos mendocinos la deben reconocer fácilmente.

¿A quién no le gusta ir un finde a tomar algo con amigos en la Arístides?

Probablemente tengan buenos recuerdos de esos lugares, bueno, el Mendolotudo no.

Mientras camina se le vienen malos recuerdos a la mente.

Se acuerda de:

– Unos borrachos que le mearon el auto.

– Unos pendejos que le rayaron el auto.

– Que le multaron el auto.

– Que le chocaron el auto.

– Que le robaron el auto.

Put* auto

– Una ex le corto en plena cena. En realidad no le cortó, el patovica se la estaba chamuyando, el Mendo le quiso pegar yterminó en cana.

– Saliendo de un bar bastante borracho con unos amigos, le vomitaron en toda la ropa.

– Le robaron la billetera en un restaurant y tuvo que escabullirse entre la gente para no pagar, lo engancharon y fué en cana, otra vez.

– Trabajo de mozo en un bar.

Lo último lo dice todo.

El sigue caminando, para en una de esas tiendas de ropa caretas de ahí, se compra un remera, un pantalón y una campera porque tiene una fiesta el viernes, sigue, dobla por Boulogne Sur Mer, se toma el trole y vuelve a su casa.

Se prueba la ropa, le queda bien, sabe que eso es lo que se va a poner para enfrentar a la mala suerte de este viernes.

El Mendo no es de tomar pero cuando lo hace tiene resaca por un par de días y tampoco es de bailar, digamos que una tabla se mueve mejor. Pero a pesar de eso y de sus malos recuerdos de bares, boliches y restaurantes sabe que la fiesta Mendolotuda es la mejor y por eso va a ir.

Padilla

ETIQUETAS: