10 años de amor rollinga

Tengo 16, me encuentro fresco, inocente, estáticamente primaveral. La ansiedad y mi sistema nervioso todavía no se conocen y mis papilas gustativas aun no toleran el Fernet. Pity Álvarez suena en el barrio y una…

Posromántico

Por amar tanto yo me volví loco. Amé desde las entrañas obsesivas del sistema nervioso. Me desquicié a besos, abracé con esquizofrenia y trastorné para siempre mi melancolía. Conocí en el pervertido éxtasis de mi…

El idiota extrovertido

Junto al lunar de Enrique Iglesias, la comida saborizada con anís y los buzos de polar, este sujeto, el idiota extrovertido, se posiciona entre las cosas que más me cuesta tolerar. Tal vez no se…

Me traicionó el inconsciente

Es miércoles, son las cuatro de la mañana y vuelvo caminando borracho desde la Taberna hasta mi departamento. Tengo que recorrer diez cuadras, es decir, cuatro canciones en orden aleatorio. Extraordinariamente, las últimas tres son…

Perdiendo la virginidad

Incomoda, absoluta, dramática, precoz, hemorrágica. Perdón, comienzo de nuevo. La generación de la cual formé parte, se caracterizó por la ausencia de Kurt Cobain y el frenesí de los Backstreet Boys. Por la asociación entre…

MDMA Experience

Mis 23, fueron años turbulentos. Escapaba de dos mujeres peligrosas, mi reciente madre divorciada y el colateral amor de mi vida. No tenía trabajo, bah, en realidad nunca había trabajado y mi proyecto universitario pendía…

Bromas telefónicas

La falacia verborrágica en el humor telefónico es un fenómeno recurrente, que todo idiota con pretensiones chistosas precisa conocer desde que existe la comunicación inalámbrica. A demás, desde que ésta se promocionó como ilimitada, este…

El Peronismo y Yo

Podríamos decir que el peronismo llegó inducido a mi temprana infancia, por criarme en un barrio popular. Por nacer en los 90', cuando la especulativa moda neoliberal cautivaba a las mayorías. O simplemente porque que…

En la esquina de mi barrio

El Barrio Sanidad siempre respetó la siguiente estratificación social: Los de abajo jugaban bien la pelota y peleaban mejor. Nacieron con el polideportivo y la escuela “Dr. Diego Paroissien” enfrente. Son huarpes de paladar fino…

Un gordo cañón enamorado

La primera vez que me dijeron “gordo cañón” tenía once años. Esa misma edad tuve cuando me enamoré por primera vez. Era en ese entonces un niño dual. Burlado/burlesco, líder/excéntrico y sobre todo sensible. Cursi…

La primera vez que me tocaron el pito

Fue en un verano del 99. En mi infancia de aquel entonces solía visitar amigos en los que nuestra amistad consistía simplemente en la relación laboral de nuestros padres. Hijos de concejales, militantes peronistas, personal…

La panceta o el amor

Desde la gastroenteritis hasta el enamoramiento, estos dos elementos conviven, por momentos se asocian, casi siempre cuando la situación emocional es nueva. Pero luego de tres o cuatro años, la sal deshidrata la pasión y…