Charla entre dos mendocinos sobre el virus del ébola

– Che… ¿sabes algo del viru’ del ébola?

– ¿El Légola’? ¿El del Señor del Anillo?

– Nop…

– ¿El de las flechitas?

– No, no…

– ¿El Horacio Blum? ¿El rubio que tiraba flechitas en la patinet…

– ¡Te dije que no! No es Légolas, es ébola.

– Lebola… me suena a un personaje de Dragon Bol…

– Es un viru’

– ¿El personaje?

– No boludo… el ébola es un virus.

– Yo zafé, si ni tengo interne’ en la compu. ¿Viste que pija espiri? Ese que tienen todos…

– No, pero no es un vi…

– Porque diretiví no me pongo ni en pedo… dicen que te controlan los yanquis.

– ¿Queeeee?

– Eso… que con la antena del diretiví te controlan los yanquis, miran lo que haces, lo que comes… hasta lo que pensas.

– ¿Vos me estas jodiendo?

– No posta… lo leí en un diario.

– ¿En qué diario?

– En uno de interné.

– ¿Pero si decís que no tenes interné en tu casa?

– En el ciber…

– ¿Cómo podes ser tan tarado? ¡Mira si te vas a creer cada boludez que sale en la interné!

– Por las dudasss….

– Igual, el ébola no es un viru’ de la compu, es un viru’ que padece la gente.

– ¿Qué gente?

– La gente que lo contrae, la gente que se infecta.

– ¡Yo no tengo! ¿Qué me estas queriendo decir? ¿tenes lebolas vos?

– Nooooo…

– Yo te hago el aguante, no se… te toco con guantes si queres.

– No boloooo, no te…

– Eso sí, mate ni en pedo… te traes el tuyo, porque el otro día tomé mate de un vago qu…

– ¡Boludo no tengo ni yo ni vos ni nadie en Mendoza!

– Cagamos… ¡En San Juan tienen lebolas y por eso son tan chotos!

– Nooooo, noooo… no son chotos por eso.

– ¿Pero tienen lebolas?

– Ébola Marcelo, E-bo-la

– En bolas no me pongo…

– Es el nombre del viru’

– No importa, pero yo en bolas no me pongo acá en el medio del café un viernes al medio día…

– No es eso lo que te quiero decir…

– Por lo menos dame algo de tomar, o decime cosas lindas.

– ¿Qué te pasa? ¿Estás loco?

– ¿Bha?

– ¿“Bah” que?

– Que primero me decís que queres que me ponga en bolas y después te haces el machote… no juegues con mis sentimientos.

– Flaco… ¡te estoy diciendo que el nombre del viru’ es EBOLA, el nombre, así se llama!

– Aaaaaa… ¿y que mierda es?

– Ya te dije… un virus que contrae la gente.

– ¿Y qué tenemos que ver nosotros?

– Nada, no se… están todos medio alerta, porque dicen que ya llegó a Brasil.

– ¿Quién?

– ¿Quién que?

– ¿Quién llegó a Brasil?

– ¡El viru’ Marcelo!

– ¿Cómo va a llegar a Brasil tarado? Que, tipo “Hola que hace’ soy el viru’ lebola, déjame pasar, me siento en el avión y poneme la película de Termineitor” jajaja, ¡que choto sos Ricky! Y después soy yo el que imagina giladas…

– Marce… lo que quiero decir es qu

– ¡Jajajajajaj! Que choto Dios mío… “hola soy el Lebola, ¿tiene una habitación para mí?, una con vista al mar por favor que sufro clautrofobia’ esa cosa” jajajaja, “hola vose seor brasuka ¿vose ten una papafritiña con mayonesiña y una coquiña con hieliño para este garoto… soy el virusiño de lebola?” jajaja que pelotudo sos Ricardo…

– Loco… parece que tus papas son hermanos, posta.

– Bueno irudito’ iluminado… hablemo’ de cosas más importantes mejor, ¿quere’?

– Te lo pido por favor…

– ¿Viste que en áfrica y  uropa’ están cagados en las patas porque se está muriendo gente y no saben de qué?

– Dame un revolver que me mato…

– ¿Bha porque te vas? Ricky… ¡Ricardooooo! Ricky vení… ¡paga el café por lo meno’ rata!

NdA: Dedicado a Mari Roco

ETIQUETAS: