Dime a qué boliche vas y te diré a quién te levantarás – 2° Parte

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Conozco más boliches, sí. No puse todos en mi primer nota de este tipo, y lo aclaré en uno de los últimos párrafos, para que no se cansen de leer todo de un tirón.

Mi experiencia en boliches no es tan amplia como para catalogarme como “Señora de la noche”, pero quizás si he visto aunque sea un poquito, de varios lugares bailables mendocinos.

De los que bolicongos que he visitado me quedaron en el tintero los siguientes:

Iskra
Es muy mayores de 23. Uno de los pocos lugares libres de ese pendejerío de matiné. Es… no sé bien cómo explicarlo, es como que uno tiene cosas divertidas en Iskra. Uno se puede encontrar con chicos con pelucas rosadas, chicas ebrias fotografíandose en los baños…y a nosotras, que no hacemos otra cosa que reírnos entre nosotras de chicos que usan sus pullovers en lugares inadecuados. La onda es muy buena, simpaticones todos. Es raro que se vean peleas dentro del boliche. La gente va a pasarla bien y punto. Todos saben que Iskra es de los jueves y viceversa, por lo tanto el público es mayormente estudiantes de facultad que no cursan un viernes o cualquiera que quiera pasar de largo porque valga la pena. ¿Para levantarse?  Normalitos, tanto en femenino como en masculino. No hay extremos. Y lo normalito, generalmente, es para conservar. No vas a ver un minón recién salido de la mesa de cirugías; tampoco un tipo regalando billetes. Lo único realmente negativo de Iskra es lo chico que es para lo mucho que se llena y el patovica de la puerta, que exige que seas cliente del lugar, pero a la vez no se acuerda de tu cara cuando volvés a ir…

Voodoo. Ahí tenemos que clasificar por viernes y sábado.

Voodoo Viernes
Es caretaje al 100% de concentración. Chicas con camisitas de Jean, calzas y zapatófonos. Todas iguales. Todas de 25 para arriba y con el reloj biológico en cuenta regresiva pero no para buscar el bebé, sino para buscar el BMW. Los pibes…son todos modelitos de Canci de esos trabados a los que se los suele incriminar con el rumor de “pitos chicos” luego de una famosa propaganda de zapatos en donde salían en zunga. Yo no puedo decir nada sobre este rumor, ya que gracias a Dios nunca me van a dar bola ese tipo de hombres. Es común en este tipo de local ir a la barra y al salir con un vasito en la mano sentir que te robaron hasta la dignidad. Generalmente es hogar de chacralotudos y palmarolotudos.

Voodoo Sábado
Es horripilante, claustrofóbico y produce tendencia a golpear adolescentes. He ido varias veces. Comenzó siendo algo normal, pero la última vez que fui tuve que irme a la 1 de la mañana porque todos los grupitos de amigas se gritaban entre sí cosas como: “¡Holaaaaa vinisteeee como te extrañeeeeé!¡Viste quién vinoooo! ¡Qué emocioooón!” Caminabas por el boliche deseando que dos amigas no se encontraran; quizás hacía dos horas que no se veían, pero ellas se gritaban como si una de ellas hubiera salido ayer de haber estado encerrada en un patrullero. Los rangos de edad son más tirando a cumple de 15 que cumple de 18. A la salida es raro poder levantar a alguien, si realmente eso es lo que te animás a hacer, porque están todas las chicas tiradas en el piso vomitando. Los chiquitos son insoportablemente caretas y son el clásico híbrido entre careta y cumbiero, tomando de cada estilo las peores características.

840
Es como la canción de Rodrigo, cuarteto a flor de piel. Es lo más pachanguero del universo mundial. Se comenta que incluso el Rengo Aguilera va a cuartetear por la zona. Anécdotas e historias tengo miles. Amigas que bailaron en la tarima con Alcides, imitadores de Ricky Maravilla en el baño…y mucho golpeteo de caderas. Mucha pareja danzando, o parejas prematuramente formadas danzando. En el aire se percibe la necesidad de copular de la mayoría de las féminas. Los hombres se descosen en la pista, bailando para atraer a las hembras, como en un documental de pájaros del Discovery. Para levantar…y…sobre gustos no hay nada escrito…

Scanner
Es el boliche lasherindio de mayor calidad que se ha creado. Representativo del pueblo de Las Heras, muestra su variabilidad de tonos de piel y poder adquisitivo. Como orgullo de la zona, es uno de los lugares más peligrosos en cuanto a lo edilicio…Yo misma experimenté una caída en el lugar la cual conté en la nota Esa maldita gravedad: 5 tips para caerse y no pasar vergüenza en el intento.  Todo ahí produce adrenalina: la cantidad de escaleras y rampas que atravesar aún bajo los efectos del alcohol, la terraza que causa vértigo hasta a paracaidistas entrenados, las piletas de tres metros de profundidad que estuvieron a punto de quitarme la vida…Pero como todo lo peligroso, gusta y mucho. La onda en realidad está muy buena, y tengo anécdotas lindas y bastante graciosas de noches en Scanner. Para levantar hay dos tipos de material: el dalvianolotudo o más comúnmente llamado extranjero para los lasherindios, que incluye a las chichis bonitas de la zona (también con el problemita del reloj biológico pero más fáciles de conformar que en Voodoo); y si no está el típico público lasherindio en donde encontramos a chicas y chicos jodones buena onda y clase media como yo y mis amis, como también encontrás el típico gato animal print del tipo Pombon y a su respectivo amante pasado de edad y bronceado.

Hay algo curioso de mencionar…y es que en los lugares que voy a nombrar a continuación  se encuentra siempre a la misma gente. Es curioso porque he notado que es como un tipo de rotación estacional: en invierno todos a un lugar, en verano todos a otro. Y es tan así, que pasando yo misma por ese comportamiento, he encontrado a los mismos personajes noche tras noche…Estos lugares son Runner y Cariló. Runner es típica de invierno, Cariló de verano. Ambos comparten público. Para los interesados en irse acompañados, tenemos a los típicos chicos universitarios ebrios de 22 años y a las típicas universitarias ebrias giratorias (no paran de dar vueltas por el boliche buscando pareja) de 20-21. Ahí te encontrás con compañeros de gimnasio, de facultad, de primaria, de vecindad…toooodos conocidos. Una increíble coincidencia que puede llegar a ser la causante de la similitud de público: la carpa con onda. Los dos lugares tienen una carpa de 2 x 2 con calefacción corporal con música pachanguera de la mejor, en espacio reducido. Y quién puede negarse a tirar unos pasos cuando el sudor de los demás pasa a ser nuestro…

Y más o menos este es el panorama que YO conozco o que al menos conozco lo suficiente para caracterizar. He ido a otros lugares más insulsos, donde no hay públicos tan característicos y donde en realidad se encuentra de todo según las condiciones ambientales.

Espero que les haya gustado y recibo cualquier sugerencia o queja sobre lo escrito. Nuevamente digo: ¡ojo a donde salen esta noche!

 

También podes leer:
Dime a que boliche vas y te diré a quién te levantarás
1° Parte

El año pasado escribíamos:
Decálogo amiguístico

ETIQUETAS: