El día mañana de hace un año

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace un año, exactamente, estaba llegando al mar. A estas horas con frío y todo, caminaba por la orilla de Playa Grande y escuchaba aquello que mi mar tenía para decirme.

Hace un año, exactamente, me propuse olvidarme de vos. Con toda la locura que conlleva olvidar a alguien a quien no se conoce, claro.

Decidí darle otra oportunidad a un mensaje de texto que llegaba desde 30 kms, más o menos, casi desde el mismo mar. Pero mañana, mañana de hace un año, me arrepentí de golpe, impulso de fin de año, de ganas de block lisito sin hojas usadas y con olor a librería.

Y me quedé sola. Brindando por lo que venga, si es que viene, y sinó, por mí misma. Y pasó mañana, y el día después, y otro. Y otro.

Entonces llegó la noche del Adiós, y con la noche del Adiós mi furia, mi rabia, mis ganas, el coraje, la intuición, más ganas, conocernos, conocerte, las charlas, el vino, tu casa, la mía, tus tostadas con tomate y queso, mis sorrentinos de ricota y nuez, las peras de segunda que fueron las más ricas que nunca comí, buscar tu casa nueva, la risa, los hijos míos, los hijos tuyos, uno de los dos que no fue, Las Cruces, un viaje,  muchas noches,  la guitarra y tu canto y yo que te escucho,  La Bohemia, mudanzas de camas y libros, mudanzas de alma y  de lo que hay adentro.

Mañana, sin estar tan sola, voy a brindar por lo mismo.

Por lo que venga, si es que viene. Y también por mí. Y por vos.

Y porque no nos demos cuenta cuanto nos extrañamos.

ETIQUETAS: