El que no corre… ¡vuela!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por la mediatarde de ayer ocurrió un hecho muy particular en las inmediaciones del Estadio Malvinas. Por un lado estaban unos atletas entrenando para una competencia que se va a dar el 14 de Noviembre. Los musculosos muchachos hacían piques, 100 metros, postas, salto en largo y el otro que van saltando como unas vallas que no se como corno se llama.

Por otro lado había un grupo de rolingas del barrio La Favorita fumando faso y hablando de minitas. Bailaban cacareando con sus flequillos al viento y cantaban canciones de cumbia-rock, el nuevo estilo que se está poniendo de moda.

En un momento los rolingas le trataron de arrebatar un bolso con ropa a uno de los atletas, cuando se produjo una grezca que podría haber terminado con lesiones y puntazos por doquier, pero apareció el oficial Modesto Ibañez y aclaró todo.

Como los rolingas bardeaban a los atletas y estos los sobraban y gastaban por su estado, Ibañes propuso hacer una carrea de 500 metros para ver quien era el más veloz. Obviamente los rolas no iban a poder correr ni peligro, por lo que dijo: atletas corriendo, rolingas volando. Y así los rolas se pegaron mansa volada y a la simple voz de «listos, preparados, ya», unos empezaron a correr y los otros a quemar turbinas para despegar.

La competencia terminó en empate, a uno de los atletas se le contrajo una gamba y uno de los rolas cayó por sobredosis. Luego ambos grupos terminaron comiendo unos choris y contando anécdotas.

El deporte une, nos comenta Modesto.

ETIQUETAS: