Entrá y conocé el «lado bueno» de la cárcel

Desde hace años el Servicio Penitenciario ha estado en el ojo de la tormenta y les da letra a varios medios locales e internacionales, lo bueno, es que después de esa tormenta, la calma reinó nuevamente en el pueblo debido a un notable crecimiento a nivel institucional, jerarquización y por demás profesionalismo de quienes se encargan de la guarda y custodia de huéspedes temporarios de vuestras cárceles.

Pensar en una nueva cárcel era un sueño, hasta que se hizo realidad, se construyó uno de los recintos más importantes del país: El Complejo Penitenciario de Almafuerte, situado en la localidad de Cacheuta, Luján de Cuyo (para los que no conocen donde queda, es bien en la loma del orto). Con esta obra, se descomprimió la vieja cárcel de Boulogne Sur Mer la cual había sido multada por un grupo de ancianos de la Congregación religiosa de Derechos y Garantías de la corte interamericana de Derechos Humanos, catalogándola como la peor cárcel de Argentina debido al hacinamiento y decesos de internos asesinados, al fin y al cabo, Mendoza era pionera en algo que no fuera el vino ni las reinas vendimiales hot.

Trabajos y capacitación de reclusos:

Durante los últimos 57 años, se perfeccionaron los talleres de aprendizaje con personal altamente capacitado enseñando a los privados de la libertad oficios como panadería, carpintería, herrería, electricidad, manualidades, totora y escoba, colchonería, albañilería, pintura y parapsicología. Con el fin que estas personas adquieran una profesión tras las rejas y así poder desarrollarlas una vez en libertad. Estas terapias laborales ayudan a los preciosos en su conducta y suman puntos para sus beneficios, ya sean de cambios de pabellón, días de visita, vistas autorizadas, vistas íntimas, salidas transitorias y celulares táctiles. Quién dice que salga un interno arquitecto y construya un edificio con salidas de escape únicas, made in Mendoza/Argentina, para el mundo.

Escuelas EGB, Polimodal y Universitarias:

Un trabajo en equipo junto a la Dirección General de Escuelas. Con un alto grado de adhesión los internos se capacitan y estudian logrando en muchos casos que aprendan a leer y escribir, a terminar sus estudios incompletos y a perfeccionarse a nivel universitario. Los machetes también existen, no solo en el colegio de abogados se copian.

En Mendoza se ha registrado un amplio crecimiento educativo dentro de las cárceles, esto en menos de una década. Incentivados por una reducción de las penas que la ley de educación en cárceles establece, cada vez son más los internos que estudian para alcanzar un futuro y les sirva en la calle. En la calle de tu barrio.

Sector Sanidad:

Con profesionales Médicos y enfermeros capacitados para actuar en un sector tan importante como lo es la atención de personas en primeros auxilios.

Se creó un micro hospital en el Complejo San Felipe, con máquinas de rayos x para hacer el trabajo más dinámico y poder dar diagnósticos inmediatos, para ver los clavos y alambres que se manducan, para lograr un mini paseo por la ciudad, un tour VIP con custodia personal asegurándose que sus pares libres, no los choreen. La tarea principal es enfatizar las trabajos de evaluación continua de las acciones de salud para estos chicos enfermos.

Tratamiento Psicológico:

Mediante la División Psicosocial y el GE.CO.SE.PE.PRO quien es el ente encargado de realizar los informes sobre beneficios (que luego son inspeccionados por el Consejo Correccional, según el tiempo de condena), el trabajo de profesionales psicólogos es muy exhaustivo ya que perciben el estado de ánimo de los internos y sus posibles conductas. Ellos saben, llegan a la conclusión y establecen las capacidades personales de cada recluso, inclusive diagnostican cuántas fierras, chuzas o facas pueden realizar por día, si las saben usar, si saben hacer  túneles, bolas guachas, brebajes alcohólicos o cualquier otra artesanía del palo.

Creación de un Registro Civil de última gama:

Gracias a este registro civil, los internos pueden tener su Documento Nacional de Identidad actualizado. Para cuando al fin, alcancen su libertad, puedan votar con orgullo, al mismo sistema que los guardó por un tiempo. Ya no queremos presos indocumentados, pulgar arriba.

Patronato de liberados:

El mismo provee una asistencia pos-penitenciaria, ¿cómo? procurando que no sea afectada la dignidad del interno ni se ponga de manifiesto su condición de ex convicto. Atiende su ubicación social y su alojamiento, a la obtención de trabajo (se hizo un convenio con Pymes para incorporar a personas que egresan de dicha institución penal) y a la provisión de vestimenta adecuada (el servicio en muchas oportunidades les da ropa por intermedio de la capilla penitenciaria).

Creación del IN.FO.PE (Instituto de Formación Penitenciaria)

Se inauguró en San Felipe la escuela de formación penitenciaria, esto fué con la el objetivo de lograr un espacio para la preparación del personal, su educación intelectual, moral y física. Esta capacitación sirve para que los uniformados podamos desarrollar funciones en los distintos penales de la provincia, en caso de traslados estratégicos y profesionales, para no pasar vergüenza en otras cárceles.

Inmediatamente, comenzaron a desarrollarse cursos de incorporación de aspirantes a agentes penitenciarios exigiendo la capacidad máxima de los miles de civiles que quieren incorporarse al servicio por hora. Desligándonos de la escuela de Policías, que nos cheteaban las viandas o nos esperaban a la salida para guerrita de pelotitas de papel con lapicera, Y….GANAMOS, perdimos.. ¡la salsa se la dimos!

Creación de los Grupos Especiales de Requisa femenina (SERP) en Unidad Nº3 El Borbollón, SERP y G.A.R (Grupo de Acción Rápida) en San Felipe, Almafuerte, y Cárcel de San Rafael:

De esta manera, cada complejo cuenta con sus propios grupos de prevención anti motín con efectivos capacitados profesionalmente, con la aprobación de los duros cursos teóricos y prácticos; algo que los internos no estuvieron muy de acuerdo, nadie quiere que le tiren gomasos, gases y liguen palos como los jugadores de Boca en aquel partido contra los chilenos del Colo Colo en el 91.

PARA REFLEXIONAR: 

El trabajo realizado por todo el personal, tanto de seguridad como profesional y auxiliar es muy importante en todos sus aspectos, para una mejora en todos los ámbitos carcelarios. No es fácil, por ende debemos poner un granito de arena entre todos, con el esfuerzo de la provincia, de quienes comandan el Servicio desde la Dirección General, hasta el personal de tropa. Sepan que si tienen sus impuestos al día, nosotros podremos cobrar nuestros sueldos y los reclusos podrán tener una mejor vianda, una mejor educación y un buen oficio.

Para terminar, hicimos las pases y le pedimos ayuda a Dios:

Se logró que cada interno, profese libremente su culto, con muchas iglesias y religiones que asisten a cada privado de su libertad en nuestras cárceles, según su creencia tales como la Iglesia Católica, Cristiana, Séptimo Día, testigos de Jehová, Umbanda, Jesús Te Ama entre otras, porque todos sabemos que el camino para conocer a Jesús no se le niega a nadie. Muchos pastores de calle Lavalle salieron de vuestras instalaciones y otros llegaron al Vaticano, gracias a nuestro trabajo.

Este breve resumen, es para que piensen que la cárcel no es un lugar de castigo donde hay calabozos, apremios ilegales, torturas, pelotones fantasmas, eso quedó en un pasado lejano y no es chiste. Lo que se busca es que los condenados adquieran la capacidad de respetar y comprender la ley y el Servicio Penitenciario es el órgano adecuado para hacer cumplir esa tan difícil tarea. Para que salgan mejor persona y se arrepientan de sus acciones delictivas, comandados por el demonio, ustedes deben tener en cuenta: si yo trabajo, tu trabajas, el trabaja, nosotros trabajamos, vosotros trabajáis…ELLOS se reinsertan en la sociedad.

No piensen que están exentos de caer en cana, algún día conocerán la cárcel, o tal vez no.

Si notan algo de sarcasmo en este último pasaje de mi nota, es pura coincidencia