Entre Panchos y Sexo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Que mejor manera de discutir de sexo con tus amigas que comiendo un pancho?

La historia comienza así, era el día del amigo y con mis queridas marineras nos juntamos a comer, y como ya es costumbre en las mujeres modernas nosotras también nos pusimos ha hablar sobre los hombres y el sexo.

Después de por lo menos 3 horas de charla y risas que se escuchaban por toda la calle Colon llegamos a las siguientes conclusiones:

Primero: Cuando una conoce a un nuevo espécimen masculino y tiene intenciones de hacer la cochinada con el mismo es IMPRESCINDIBLE manotear el ganso para no llevarnos una ingrata sorpresa. Recuerde que nada es lo que parece, así que  debemos asegurarnos de que lo que nos venden no es un par de medias o una billetera gorda.

Segundo: Los códigos amiguisticos post-sexo son fundamentales para que nos entendamos entre nosotras. La categorización es la siguiente y se relaciona con los hombres como “armas sexuales”.

Por ejemplo, la respuesta a la siguiente pregunta podría ser: ¿Y gorda que onda, como le funciono el arma?

a)      Como una ametralladora: Me agarro y tatatatatatatatatatata y mas tatatatatatatata

b)      Como una escopeta: Dos cartuchos y paramos para recargar.

c)      Como una pistolita de agua: Un chorro corto y de pedo.

d)     Como la flecha de un indio: Rápido pero certero

Tercero: A los hombres les resulta excitante ver como dos mujeres comen un pancho a la misma vez por diferentes puntas.

Aclaración importante: No es que nos guste hacernos las sexis para que ustedes miren con cara de bull dog excitados, sino es que somos pobres y no tenemos para comprar dos panchos.

Cuarto: ¿El tamaño importa? Ante esta pregunta la respuesta es muy simple. Es como comprar un par de zapatillas: Si son muy grandes te lastiman pero igual las usas porque es un dolor soportable, en cambio si son más chicas no te dan ni siquiera ganas de ponértela.

Quinto: Aunque digan que no, a los hombres en algún momento de su vida le gusta usar juguetitos sexuales. Esto lo descubrimos después de que con una amiga entramos a un sex shop por error pensando que ahí vendían mates (pasa que andábamos buscando un porongo para ir de pic-nic, que por si no sabían es un mate elaborado con calabazas según mi amigo google). En menos de 15 minutos deben haber entrado más de 3 hombres y 2 de sexo indefinido a buscar mates también.

Sexto: Como dice el dicho “Dime con quien andas y si esta bueno me lo mandas” ¡Que tire la primera piedra quien nunca se comió, franelio, manoseo y solo el facebook sabe cuantas cosas mas con chicos que se conocían entre si! Por no decir amigos, hermanos, primos, vecinos, etc.

Las mujeres somos mas sutiles ¿Se dieron cuenta? Pero quien pensó que no hablábamos de estos temas estaba muy equivocado.

Si la mejor amiga de tu novia, saliente, comiente, hueso o como quieras llamarla te mira con ojos diferentes es porque seguro ya sabe que numero de calzado pedís cuando vas a la zapatería, con que jugabas cuando eras chico y otros datos mas que o te hacen ser todo una leyenda sexual o un gil que va a ser leyenda.

También podes leer:

Decile chau a Don Flotador

El año pasado escribíamos:

Llegó Batman XXX

ETIQUETAS: