Entrevistamos al Gringo Zabek, cholulo N°1 de Mendoza

En el medio día de ayer tuve el agrado de entrevistar a Esteban Zabek, más conocido como “el Gringo”. Un loco lindo, personaje de la noche mendocina, que entre sus pasiones futboleras y su faceta filantrópica natural, tiene adicción a sacarse fotos con famosos. Hoy es el cholulo número uno de la provincia. Conocedlo…

¿Qué sentís cada vez que te aproximas a un famoso?

Cada vez que veo a un famoso, veo un objetivo. Tengo que hacer lo imposible por llegar a él, una vez ahí, entre seguridad, policías, vallas, tener que pedirle la foto y que te diga que sí. Ya que estando al lado quedas tan expuesto que se dan cuenta que sos un intruso y te sacan del lugar.

¿Cuál es tu mejor anécdota de ese momento en el que le pedís una foto?

Una vez en el fui al boliche donde ahora es “Grita Silencio”, había una mesa vip con gente política, como no me manejo en ese rubro, creía que no iba a conocer a nadie. Teóricamente no se podía acercar nadie pero cuando voy pasando me encuentro con Miguel del Sel. Miguel – le digo – ¿podemos sacarnos una foto? y me dice – ¡No nene!, Vos no te vas a sacar una foto conmigo, yo me voy a sacar una foto con vos – Un fenómeno el chabón.

También está la que me saqué con Palermo y el Pato Abondanzzieri. Me llegó un rumor que estaban en el hotel Intercontinental, entonces me cruce con una remera lisa, ya que no te dejan entrar con la ropa del laburo. Cuando entro al hotel, ya que no te dan información de los huéspedes en la recepción, me puse a mirar dar vueltas dentro, hasta que doy con el comedor, y ahí estaban Palermo, el Pato y dos personas más.

Es ahí cuando me acerco, los miro a los dos y me quedo ahí sin molestar, cuando me ven, me llaman y me dice Martín ¿qué querés? Le digo yo me quería sacar una foto cuando se desocupen yo espero acá. Mientras recibían la cuenta del almuerzo Martín le decía al pato “mira 350 pesos la verdurita que te comiste vos”, al otro le decía “mira 250 pesos la zanahoria rallada que te comiste vos” mientras se reían le dice a uno de los chicos que estaba con ellos en la mesa “saca la foto”. Nos sacamos una sentado y me dice “no ahora nos paramos y la hacemos bien” y nos paramos, y salimos los tres riendo.

Los que te conocen saben que estas medio loco… ¿cuál fue la más grosa que te mandaste?

A mis amigos le hice una apuesta que me sacaba una foto con Messi en Europa. Los gallegos me decían que era imposible. El fin de semana en Mallorca jugaba el Mallorca contra el Barcelona. A las 10 de la mañana fuimos a Palma (capital) que estaba a una hora de donde yo paraba. Me dicen “el fútbol club Barcelona para en hotel Melia del Mar”, resulta que era una cadena de hoteles, habían varios y se llamaban igual, toda la mañana buscando hasta que dimos con uno que tenía unas vayas de medio metro. Estaba complicado para entrar al hotel ya que tenía una sola puerta y como no era temporada estaba cerrado, solo abría para ellos, era imposible. Estábamos sentados en la puerta del hotel con un tucumano y mi amigo Alex, tomábamos un café mientras que entraban y salían del hotel personas. “¡hola, buen día¡, buen día. Hola, hola” así como hasta las 6 de la tarde. Sale un señor que se llamaba Tito…

– Hola chicos ¿como están? Yo soy el director del hotel, y quería saber que hacen acá desde de la mañana

– Tito, estamos esperando al Barcelona – le digo.

– ¡Hombre!, pero el fútbol club Barcelona llega a las 21 – respondió.

– Si Tito, pero venimos de Argentina y quiero sacarme una foto con Messi. Así que los vamos a esperar acá. – contesté firme.

– Bueno chicos como quieran.

A las 14 hs los soldados estábamos en la puerta del hotel más concentrados que nunca. Salía Tito y nos decía…

– ¿Siguen acá?, el Barcelona sale a las 21 de Barcelona, acá van a llegar a las 22.

– No importa Tito.

Se hizo la hora, llegaba el fútbol club Barcelona entre personal de la guardia civil, motos, barcos, cohetes, entraron al hotel y ni bola. El tucumano re caliente, me dice:

– Estuve mirando por Google Earth y hay una plaza en la esquina, que da a la playa, y por los arrecifes podemos ir a la parte de atrás del hotel.

Fuimos a estudiar eso y si… era así, al rato sale Tito y me dice:

– Chicos no los puedo hacer entrar pongo en riesgo mi trabajo, pero pásame el botín para que te lo firme Lio que en la comida se la doy…

Y fue así que salió tito con el botín firmado, todos aplaudiendo, esa noche salimos por Mallorca de caravana y volví medio borracho al hotel porque mi amigo Alex se quedo durmiendo, concrete la deducción del tucumano de entrar por los arrecifes hasta dar con el “fondo del hotel” donde estaba Alves hablando con un preparador físico y por no molestarlo se metió adentro y me quede sin la foto. A Bartra no lo perdone, estaba con los padres me metí y me saque la foto. Vilanova salió a decirnos que atinemos, un guardia civil nos amenazó con llevarnos presos, pero con mi cámara los había enganchando pidiéndole fotos a Vilanova. En el momento que vino a tomar represalias le digo al guardia:

– ¿Éste no sos vos? ¿El que recién le estaba pidiendo fotos a Vilanova en horas de trabajo?

– ¡He tío, borra esa foto que me van a echar! – me dice el gallego.

– Entonces déjame sacar las fotos le dije – y bueno me dio la pasada.

En un momento tuvimos que salir todos. Yo me escondí y cuando se fueron me puse cuerpo tierra y le sacaba fotos al comedor donde estaban comiendo todos. Cuando se dan cuenta se para el cuerpo técnico yo corro hasta el vidrio, lo veo a Messi tomando un café con una tortita, Mascherano que me dio vuelta la cara, y Alves que ni bola le di. Me saque la campera, mostré la camiseta de argentina y me deje acompañar hasta la salida del hotel por los seguridad del club. Fui y saque las entradas para el partido y como de la cancha se volvieron a Barcelona, re enojado por no concretar mi objetivo, un martes 13 me subí a un barco y cruce el mediterráneo, entre olas que pasaban por arriba del barco, las cosas se caían como en la película del titanic, llegue a Barcelona a las 12 de la noche, el barco del ferry me dejo en la rambla, una ciudad oscura y desconocida para mí, fui hasta un hotel que se llamaba Stella Maris. Me hice pasar por marinero de balearia y en vez de pagar 30€ la noche, por ser marinerito pague €13. Al otro día mi papa me llamo y me dijo que vivía su prima Mariquena en Barcelona que vaya a su casa. Cuando llegue a su casa, por el metro, me baje en Lesseps, cruce la calle y llegué. Hablando con su marido y mis primos me dijeron que era imposible esa foto. Me levante temprano para concretar mi objetivo y ese día había paro de transporte así que caminé, caminé y caminé hasta que me tome un taxi y le dije “voy a ciudad sportiva donde entrena el Barcelona”. Llegué, estuve un rato, conocí unos personajes de Barcelona, estaban todos en el entrenamiento menos Messi que se había ido a jugar con la selección, así que solo y desolado me volví para la casa de mi tía. Con la cara larga me dijeron “Esteban es imposible sacarse una foto con Messi”. Al otro día no tuve ganas de ir así que anduve de compras, pasee, di vueltas por la ciudad, Zara, relojerías, y digo “¿si me voy a ver si esta Messi?”. Me tomé otro taxi, llegué y me dijeron que entrenaban… era lo que quería escuchar hace tiempo. Esperé, vi como entraban todos, el seguridad me reconoció de la aventura del hotel y como sabia que iban a haber varios esperando a la salida del entrenamiento, después de dos horas me fui hasta la esquina que empalmaba con la avenida, tenían que frenar si o si.

Entonces salió el auto… ¡era un logro!, ya que el complejo tenía 6 salidas. Freno el Masseratti Strade, iba sonando “El Dipy”. Corrí y le digo:

– Lio… te perseguí en el hotel en Mallorca y vine para acá.

– Dale que estoy apurado – me dice.

– ¡La puta que lo parió! – la cámara, como estaba filmando, no me dejaba sacar fotos. Rápido frene la filmación y si… me saqué la foto con el número 1 del fútbol mundial.

¿Que sentís al ayudar a la gente con obras sin fines de lucro?

Con respecto a las obras sin fines de lucro siempre voy a estar predispuesto ayudar, creo que con un poquito de cada uno llegamos hacer grandes cosas y lo comprobé el 5 de Mayo que fue mi cumpleaños. Después de un mes de lluvias salió el sol. Dije “podría ser todo al revés, pasar el cumpleaños bajo el agua”. Para mi es creer o reventar. Las cosas buenas vuelven siempre.

¿Crees en los extraterrestres?

Puede que haya otra vida después de la muerte pero en extraterrestres no creo.

Contanos sobre un sueño que tengas imposible de cumplir.

No sé si es posible o imposible, pero daría lo sea por conocer a Carlitos Tevez y a Román Riquelme. Cuando viaje a Europa el año pasado una de mis locuras más grande era hacer un asado en la puerta de la casa de Tevez. Ya sabía donde vivía. Donde entrenaba tenía todo para llegar y un tiempo antes de viajar me dijeron que volvía a boca, por un lado estaba contento por lo que volvía a boca y en otra triste por se me había caído el sueño, sabia que allá era mucho más fácil verlo que acá. Tuve una capacitación de Frávega en el hotel Sofitel, sabía que él tenía una casa ahí. Fui golpee y estaba todo cerrado me dijeron que solo iba los fines de semana. Y a Román lo fui a buscar a la paternal, fui a la cancha de boca. Hable con unos amigos de baires y me dijeron que no vaya solo a buscarlo, porque en Don Torcuato me iban a robar todo antes de bajarme del tren. Comerme un asado con los dos sería la gloria.

¿Y un sueño posible? ¿Cuál sería?

Quiero ver un partido en el banco de boca, o dentro de la cancha. Pasa pelota lo que sea.

¿Que tipo de minas te gustan?

Mientras más tranquilas mejor, me gustan que sean completas tanto física como intelectualmente. Mi novia es es calladita y tímida, por un lado como que se complementa conmigo. Siempre me sigue en mis locuras hasta que se cansa, y me pide que si nos podemos ir.

¿Posición en la cancha?

Cada vez que me preguntan de qué juego digo “de lastima”, se ríen, pero es cierto jaja siempre arriba 9 como Martín, de 10 que me tires 1 lo hago. Y así. Hay veces que estoy iluminado y me salen todas, y otras que no meto una, es depende el día.

¿Y en la cama?

Cucharita

Tenes miles de amigos, te conocen en todos lados. Contanos una buena anécdota con amigos.

Para el mundial de Brasil, me fui con mis amigos a la primera serie. 25 días de comodidades, departamento frente al mar en Santos. Cuando terminó la serie volvimos, recupere la rutina y pasamos a semi, todos felices y contentos hasta que ganamos la semi y fuimos a la final.

– Nooooooooooo yo tengo que estar ahí – chillaba – olvídate – me decía mi jefe – No tenés más días Esteban.

Molesté y molesté hasta que dijeron sí. Salí del trabajo fui a la casa del Larva. Ahí estaba el Loro y el Chule. Charlando con los muchachos le digo:

– ¿Cómo vamos hacer para ir? A mi no me queda un peso señores

– Bueno – dice el Chule – poné tu auto y no pones nada.

Entre que manejaban con los codos y lo malo que estaba el camino me iba a salir más caro el collar que el perro. Así que le dije que no.

– No puedo dejar a mi vieja a pata – Resumí.

– Le dejamos mi auto – me calló el Chule.

– No gordo, mejor pone tu auto y cuando lleguemos yo ya debo haber cobrado y te doy la plata – le contesté.

– No – me dijo de una el gordo.

– ¡Ya se! Ya esta… – ¡Plin! se me prende la lamparita. Me miran los dos y le digo – vamos armar una trafic. Tenemos que juntar 15 personas, a 3 lucas por cabeza son 45.000 pesos…. ¿quien no va querer ganar eso por 4 días? Lo armo ya.

Puse en el facebook “¿Quien quiere ir a Brasil por $3500?” y empezaron aparecer “yo, yo, yo, yo yo” todos amigos. Hasta que llenamos la trafic. Siendo las 2 de la mañana en la estación de servicio del shopping, el gringo con una libreta y un poco más de 45.000 pesos partía para Brasil. El viaje fue largo, con lo que me sobró compramos fernet, papitas, parrilla, jamón, queso, pan, salamín, cocas y salimos. En Rosario levanté a dos amigos.

Largo viaje hasta que llegamos a la aduana donde hacían volver a todo aquel que tenga el parabrisas roto, no tuviese seguro de Mercosur y demás. Como si fuese poco no teníamos permiso del Mercosur. No sabía cómo lo podíamos solucionar, me fui para el centro de Paso de los libres. Con el loro encontramos una compañía de seguros abierta 4:30 am. La cola de gente daba la vuelta a la manzana, con tanta suerte que el seguro de la trafic era Rivadavia igual que la compañía.

– Loro nosotros esa cola no la vamos hacer, pone cara de enojado – le digo.

– Permiso, permiso – voy corriendo a la gente hasta que doy con el mostrador del que hacía las polizas de seguro – Viejo… no me podes hacer ir allá, llegar – le muestro los papeles – y que me reboten porque no tengo el del Mercosur, ¿vos queres que los 20 boludos que tengo en la trafic me maten? hace cuatro horas que estamos perdiendo tiempo.

Confundido, entre toda la gente que había, dice…

– Se me debe haber escapado señor espere un segundo. Pasame el numero de chasis. Listo ahí está, con eso si vas a poder entrar.

Todos medios enojados por que pasé primero, murmuro “a las 12 de la noche hice esta cola yo”

– Viejo… que te de un diesmo por lo menos – dice uno de los chotos que estaban haciendo la cola.

– No chicos, si él ya pagó – responde el pobre cajero.

El loro estaba bordo, morado me dice entre dientes – Vamos antes que nos peguen.

Nos tomamos un taxi, llegamos a la trafic. Cruzamos la frontera. Llegamos, hacemos aduana todos. Cuando vamos a cruzar, nos dice un negro de dos metros:

– Chicos no puede cruzar ninguna trafic con más de 15 personas, sin baño (todo en portugués).

Me volví loco. Les quería pegar, me decía el negro “você quer trincar comigo”. Que si yo quería pelear con él, jajaj no me daba el porte. Me mataba, pero era tal la calentura que mientras yo discutía los chicos hablaban con otro vago que nos dijo que pasemos sin decir nada. Nos subimos a la trafic sin decir nada, como en son de paz, nos volvemos decía el chofer Daniel…

– Antes muerto – me dice el chofr.

– Pasa Dani – le ordeno.

– No gringo – me dice.

– Si Dani… no llegamos acá para volvernos, pasa – le dije con tal cara de maldad que creo que se asustó.

Pasa, pasa… hasta que entramos a Brasil apretando cachete… un exitooo todo

azaña

Si fueses político, ¿cuál sería tu eslogan de campaña?

Si fuera político creo que mi slogan sería algo así como “creer es poder”.

12 ¿Qué le falta a la noche mendocina?

Yo creo que a la noche mendocina le hace falta un poco de variedad, si bien yo he ido a bailar con gente de Buenos Aires y España, les encantan los boliches de acá, creo que en la variedad está el gusto. O sea, esta bueno porque es lo único que hay. La gente mendocina es muy consumista de lo nuevo, abrieron tanto y se re pone. Al tiempo vuelven al mismo lugar.

Si para vos existen, ¿Qué te parecen los famosos mendocinos?

Puedo estar al lado y no darles bola, no porque no lo sean, sino porque no los conozco.

Dejales un mensaje a la sociedad mendocina.

Para la sociedad mendocina, uno de los mensajes que puedo dejar es que no tienen que ser tan consumistas de lo nuevo, de lo último, comercialmente hablando. Es una de las provincias más difíciles para que funcione cualquier tipo de negocio. Y eso es por la clase de persona que somos. Funciona hoy y mañana no. Porque ya es viejo. Que se yo mi parecer.

ETIQUETAS: