Esposa de panadero lo abandona luego de verlo con las manos en la masa

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El pasado lunes, sería uno de los días más oscuros en la vida de Mario, más conocido como “Pan triste”. Este sujeto es el panadero más popular de la cuadra, y perdería a su mujer luego de un fuerte mal entendido.

Al enterarme del hecho, me subí a mi bici y manejé 3 cuadras a máxima velocidad para tomarle declaración a Mario, quien me contó:

Yo estaba en casa amasando unos pancitos saborizados y mi esposa se bajó de un auto con vidrios polarizados, un poco agitada y con la pintura corrida. Me preocupé por ella y cuando le pregunté de dónde venía, rápidamente me cambió de tema y me dijo:

-¡Aha! Así te quería ver, atorrante…

– ¿Qué te pasa, Norma?

– Te encontré con las manos en la masa, sos un hombre infiel, yo lo presentía…

– Pero…

– Ojo por ojo, diente por diente, Mario, no lo olvides.

Pero lo que más sorprendió a Mario, fue ver que su mujer ya tenía todas sus cosas empacadas y había llamado a  un camión de mudanzas, justo a la hora en la que el siempre prepara el amasijo, como si tuviese algo entre manos…

Para no quedarme con una sola parte de la historia, decidí indagar a los vecinos, los que declararon lo siguiente:

“Se la está garchando el Daniel, al menos hasta el sábado era así.” Nos decía doña Marita.

“Esta se cansó del miñón y ahora quiere un flautín” Nos dijo con tono sugerente Don Osvaldo.

Sobre el final de mi tarea en la zona, me encontré con Mario llorando en una esquina y me dijo: “Lo que más me jode, lo que me rompe en serio las pelotas, es que la Olga tenía zarpado pan dulce”.

ETIQUETAS: