Familia confundida porque padre sale a comprar cigarrillos y vuelve

 

Hoy en día la falta de compromiso y responsabilidad es cada vez más común. En la escuela, en el trabajo, en la casa…

Así fue como un día, la familia Guascazzo pasaría uno de los momentos más difíciles hasta ese momento. Pero antes de contar detalles hay que saber que en sus 26 años de matrimonio, el desgaste ya era notable. Los “Pero que te pasa vieja de mierda” y “Pero que te creés viejo choto” eran habituales en la casa y quienes más sufrían eran sus hijos (Osvaldo de 32 y Karina de 37) quienes corrían a sus cuartos cuando las discusiones comenzaban.

Karina y Osvaldo, afligidos por la situación familiar

Cierta jornada, Carmelo llega agotado de su trabajo listo para cenar y cuando llega a su hogar se encuentra que la mesa no estaba lista, los chicos no estaban bañados y que Estela estaba meta jugar a la Play.

– ¡Estela! ¡Vieja de mierda! ¡Donde está mi cena!
– ¡Carmelo! ¡Viejo choto! ¡Tu cena está entre tu culo y mi cresta!

Una nueva trifulca estaba empezando y los chicos sufrían. Entonces, Carmelo viendo esto, decidió frenarla.

– Bueno Estela, mientras preparás la cena voy a comprar cigarrillos.

Un silencio invadió la casa y lo peor estaba pasando. PAPÁ SE ESTABA YENDO A COMPRAR CIGARRILLOS.

Los chicos solo pudieron ver desde la ventana como su padre se alejaba de apoco y el dolor los poseía desde las entrañas exteriorizándose en llantos interminables de angustia y flajelo.

Estela se tiró al piso y no paraba de echarse la culpa. Pero también entendió que la vida continuaba. Por ella y por los peques.

Pasaron alrededor de 25 minutos y pasó lo que nadie pensaba: Carmelo volvió a casa con un Marlboro 20 Box. Pero ya no era lo mismo.

El hogar ya tenía un nuevo jefe de hogar. En ese corto lapso, Estela conoció a Juan Carlos, un carpintero bien parecido y mi amigable, a tal punto que Osvaldo y Karina ya lo llamaban papá.

– ¡Estela! ¿Qué mierda está pasando acá?
– ¡Carmelo! ¡Volviste! No sabía si entrarías de nuevo por esa puerta y yo… nada… soy una mujer joven con toda una vida por delante… ¡No podía permitir que los chicos siguieran creciendo sin una figura paterna!

Momento del conflicto en el que Carmelo le dice al carpintero Juan Carlos si vió el video, y Juan Carlos al preguntarle «¿Que video?», Carmelo le responde «El de tu culo y mi fideo».

Y así fue como Carmelo, antes de irse y gritarle VIEJA CHOTA Y PUTA le hizo caca en la heladera.

Lamentable, pero real.

ETIQUETAS: