¡Feliz día del amigo Ángel Gris!

Muchos lo tienen como una pluma ortiva y ácida, como un personaje quejoso y picante, casi todos lo tildan de facho, derechista y conservador. Pero lo que los conocemos de verdad sabemos que nada de esto es cierto.

Hay cosas que el Ángel Gris ama hacer y que lo hacen cariñoso y tierno. Por ejemplo ama las fiestas de disfraces, tiene un disfraz de El Zorro que le encanta y uno de Capitán América que lo hace verse diez años más joven. Le gusta muchísimo bailar en familia, hacer “trencito” con las tías y los sobrinitos, hacer ese “tunelcito” que hacen los novios que bailan, que van de a dos pasando pro un túnel humano mientras se pellizcan la cola o se pegan en los huevos. Adora hacer karaoke en los cumples, bailar coreos (sobre todo si el que las hace es negro centroamericano) y siempre organiza quermeses y esas cosas en familia.

Las navidades lo vuelven loco. La espera desde mediados de noviembre, cuando va acumulando petardos y dejándose la barba larga para salir a repartir juguetes a los chicos del barrio. Adora que se le junten todos los familiares, que lo vengan a visitar primos segundos, tíos abuelos, primos políticos y toda esa gavilla de gente adorable que en toda familia hay.

¡Ni hablar de los casamientos! Es el primero en llegar a la iglesia y al que lo tienen que echar del salón. Siempre de smoking, siempre elegante, siempre almidonado y tieso. Adora tirar espuma, papel picado, ama que toquen mariachis, que vayan magos, mimos, malabaristas, murgas todo.

Sus cumpleaños son todo un evento. Alquila un galpón de almacenaje de camiones e invita a todos los amigos, se asan costillares a la llama, se compran barriles de cerveza y cientos de litros de vino. La joda arranca a las seis o siete de la mañana y termina 24 horas después, con él bailando sobre las mesas, rodeados de guachitos y primitos, a los aplausos y con un bonete en punta.

Pero… hay algo que realmente ama con todo su corazón. Hay una fecha que para él es la gloria, para él es “lo mas”, para él es el motivo del año, el motivo de ser, el día más esperado… ¡el día del amigo! El Ángel Gris escribe un correo “con copia oculta” a sus casi setentaytresmil amigos y un mensaje a los seiscientos contactos de su celular y a las 00hs en punto manda a todos un saludo. Es el primero en acordarse. Semanas antes prepara salidas, porque tiene que juntarse con los chicos de rugby, con los del café, con los viejos de traje, con los mendolotudos, con los peronistas, con todos. Espera ansioso este día y, como le gusta tanto, pero tanto festejarlo, ¡es lógico que adora que lo saluden!

Ama que lo saluden por donde el corazoncito de cada uno pueda. Los más amigos lo verán en persona al grito frenético de “¡feliz día Angelito Gris!” y abrazo de por medio, los demás le llamarán por teléfono o le mandarán un mensaje de texto y los menos amigos le mandaran un email con alguna fotito de perritos u ositos abrazándose y deseándose feliz día. Lo que si no puede faltar, son los tiernos saludos de todos y cada uno de los que hacemos y leemos este pasquín. Así que le pedimos que si se animan, mándenle un cartelito al Ángel Gris con saludos (a [email protected]) sino por lo menos comenten con palabras cariñosas que él se los va a agradecer profundamente… por el resto de su vida.

Les dejamos acá unas fotos del Ángel Gris, sus festejos y algunos saludos de gente.

Saluditos para el Ángel Gris

También podes leer:
Lo que es no saber de autos

El año pasado escribíamos:
Decir amigo 

ETIQUETAS: