Hestia: una muchacha del hogar

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los autores clásicos, han sido muy injustos con esta Diosa. Si bien, es hija de  Cronos y de Rea, y por ende Olímpica, su opaca vida social, no dio cómo para inspirar grandes mitos y menos aún grandes esculturas o templos en su honor.

Tal vez esto se deba a la simple circunstancia de que Hestia, es la Diosa protectora del hogar y por lo tanto, el mismo hogar es su templo. Ella es también la protectora del fuego. Fuego vital para las necesidades diarias así como también las actividades religiosas.

El “hogar” en su primer significado, es Lugar donde se hace fuego en las cocinas o en las casas. Es aquí donde se construía un altar dedicado a Ella y a los demás dioses que deben de cuidar la casa y a sus habitantes.

Hestia se personifica en el fuego de ese hogar y por tanto es la que da calor y refugio a la familia, protegiéndola de cualquier amenaza. Además vigilaba que en cada casa, se acataran y respetaran, las normas morales que ella encarnaba, como la rectitud, la amabilidad y la generosidad.

Apenas llegado un nuevo miembro a la casa, se le presenta a Hestia, antes que al resto de la familia. Para ampliar esta protección a las ciudades y a las aldeas, los griegos construyeron en su honor, un “hogar público”  llamado Pritaneo(1)presidido por una llama eterna. Es en este lugar donde se recibe y se muestra la hospitalidad a los emisarios extranjeros, benefactores o visitantes distinguidos.

Cuándo se fundaba un nuevo asentamiento, los colonos utilizaban una antorcha encendida en el Fuego Sagrado del Pritaneo, de su ciudad natal, para prender el nuevo hogar común.

Hestia es la esencia de la pureza, motivo suficiente para que Poseidón y Apolo, quisieran acostarse con ella, pero la Diosa que había hecho un “voto de castidad” declinó severamente las propuestas indecentes de sus parientes sanguíneos… Zeus, maravillado por esa firme determinación, premió a su hermana, instalándola en el centro de las casas (dónde se encuentra el hogar)

Esa posición y la pureza de Hestia, explican su identificación con la Diosa Gea, La Tierra, también virgen y vista como el centro del universo.

  1. En la Antigua Grecia, se llamaba Pritaneo,  a la sede del poder ejecutivo. El término se utiliza para describir cualquiera de una serie de estructuras antiguas, donde los funcionarios se reunían (normalmente en relación con el gobierno de una ciudad), pero también se emplea para referirse al edificio donde se reunían los magistrados y los ganadores de los Juegos Olímpicos en Olimpia. Normalmente se erigía en el centro de la ciudad, en el ágora. En él se custodiaba el fuego sagrado de Hestia. En él eran mantenidos a costa del Estado los cincuenta pritanos de Atenas.

En el mismo edificio se daban comidas públicas a las cuales eran admitidos los que por sus servicios habían merecido ser mantenidos por la polis. El Pritaneo servía también de granero público.

Fuentes consultadas:

  • Moncaio Xavier. (HyV)
  • Coterrel, Arthur. Mitos y Diccionario de Mitología Universal
  • Graves, Robert. Los mitos griegos
  • Hesiódo. Teogonía, trabajos y días.
  • es.wikipedia.org

Próximos capítulos:

6- Ares un violento
7- Atenea La más piola
8- Apolo Un eterno incomprendido
9- Artemisa la incogible
10- Hermes El buchón
11- Hefesto El laburante
12- Afrodita la ninfómana

ETIQUETAS: