Home Alone: lo que es estar por fin sola en casa

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Estoy sola en la casa. Oh SI ! No tengo crios, no tengo Torcuato y no tengo ninguna obligación de ponerme pantalones para ir a buscar comida. Y lo mejor es que puedo cenar mirando alguna serie sin pensar que el contenido es no apto para menores.

De todas formas tengo que seguir trabajando, pero algunas cosas las puedo hacer con un poco más de relajación. Como el supermercado. Cosa odiosa, pero una vez más mi parecer cambian dependiendo el país. No voy a tocar el tema de los supermercados en Chile porque casi siempre voy en época de resaca o en época de escasez alcohólica en el alojamiento. Pero acá voy bastante seguido y a pesar de las TANTAS cosas que puedo criticar (como un pasillo completo de tarjetas de felicitaciones, aniversarios, ponete bien por la cirugía de hemorroides, etc.). Tengo que decir que las frutas son mas bonitas en este país.

No se que onda. Pero es la segunda vez en la semana que voy al súper. Entro por la puerta que dice “por acá Gil“. Me topo con todos los changuitos ordenados casi por orden alfabético, saco un canastito (porque nunca llevo más de tres cosas) y me topo de frente con las frutas y verduras. Es una sensación de WTF y odio. Acto seguido me sonrío. Me caen bien. Extraño porque nunca me cae bien una cena basada en verduras. Pero acá, te sonríen, son mas lindas.

Lo juro !! Son mas lindas. Es como que, están todas ordenaditas, te da la sensación que se miran y se saludan las muy putas. Las cebollas por ejemplo están ordenadas por color, de oscuro a claro, de claro a oscuro. Todas perfectamente de mayor a menor. Tantos colores tienen en esa sección del súper que no lo puedo evitar, te sentís como en la sección de muebles del Jumbo, de repente tu ropa cambia por esa que larga como brillitos y tenés el pelo tipo publicidad de Sedal. La música que en cualquier parte te parece horrible porque te hace acordar esa experiencia en telo que todos queremos olvidar te parece hasta agradable. Caminas y te sentís saludable y con ganas de comprar todo. Todo te parece rico, hasta ese pedazo de acelga. Te miran y te dicen llévame que estoy [email protected] Hay me caen bien !!

La felicidad que te cargas es TAN grandota que tendrían que poner un cartel con un aviso para todas esas personas que tienen problemitas en el corazón. Eso si entre “natural” vas aprendiendo algunas cosas como: México tiene todas las frutas y verduras existentes en este planeta. Argentina exporta limones como trompada de tonto. Y que NO toda la fruta es buena, mala mala a la fruta y verdura que no es orgánica. Si bueh, es buena para el bolsillo gente. ACÁ las cosas orgánicas salen un huevo y medio. En cualquier momento se avivan y empiezan a llevar a los chicos del primario para aprender un toque más ! AH NO !! Me olvide … eso ya pasa acá. Quien te iba a decir que cuando vas a comprar leche te vas a encontrar con todo un primario metido en el sector de las carnes?? Conchatumadre !

Ahora sí, lo que se cosecha en esta tierra tiene honores en el súper. Casi siempre está apartada de la demás ( no vaya a ser que la Portorriqueña le pegue alguna enfermedad) y casi que casi que cuando pasas no canta el himno y te saluda a lo militar. A la mierda !! Tiene banderitas americanas y carteles que dicen “made in USA”. Que orgullo que deben sentir cuando se dan cuenta que sus tierras dan para algo más que poner corporaciones.

En fin, paso minutos y minutos hasta que me doy cuenta que estoy actuando como un ejemplo de retardo. Me da vergüenza, agarro la lechuguita y el tomatito perita y huyo como un cobarde por la derecha.

No se, siempre me dio odio ir a la verdulería del barrio y ver el zapallote cortado y dejado al aire libre. Sweet home para cualquier mosca, mosquitos en verano. Los cajones de madera y esa sensación de que los vegetales son malos !! Las cuentas en el papel que tenés que ir revisando al mismo tiempo que el verdulero las va haciendo. Si, quizás esa es la magia de algunas ciudades que todavía no pierden ese toque de rusticidad. Las bolas el toque de rusticidad, así ningún niño quiere ir NI a comprar NI comer lo que compró. En que mundo vive el gremio de verduleros !!!! Y no me digan que la comida de la comida en los supermercados se ven mejor porque me están mintiendo !!

ETIQUETAS: