Informe Católico: los peligros en el supermercado

Los seguidores de Cristo Rey estamos en la constante búsqueda de la perfección (aunque por el solo hecho de ser Católicos ya somos perfectos en comparación del resto). Es por esto que debemos saber identificar el mal que satanás siembra en el mundo para confundirnos y hacernos caer en espiral al averno.

Los que me siguen en El Mendolotudo saben que, para mí, ir al supermercado es toda una batalla, ya que primero debemos enfrentarnos a la secta de inmigrantes que acarrean sus milenarios demonios (en esta nota lo explico).

La dueña del supermercado Coreano y su cuerno diabólico

Todos debemos comer…  Así que les dejaré una pequeña lista de NO compras. Debemos evitar completamente la compra de los siguientes productos:

Productos evidentemente fabricados en el infierno:

Frutas y verduras con forma de pene:

Bananas, Zanahorias, Pepinos, Sandías, Berenjenas, Nabos y todo lo que pueda ser utilizado por alguna hembra pecadora para masturbarse.

La verdad indiscutible.

Mayonesa Hellmans:

No hace falta que lo explique, cualquier persona entiende que su nombre hace alusión al infierno… HELL=INFIERNO – MANS=HOMBRES. La traducción correcta es: HOMBRES INFERNALES y el significado es: compra esto y los hombres del infierno harán de las suyas contigo… utilizando mayonesa.

HELLMANS… aliada al rock pesado rocanrolero metálico.

Bebidas alcohólicas (que no sean vino de consagrar bendecido por un Cura):

Un portal a la escalera del infierno. Comprar bebidas alcohólicas equivale a colocar un arma cargada en la mano de tu hijo y pedirle que se apunte en la cabeza. El joven se unirá de seguro a la secta rock y terminará siendo un ebrio adicto al porro por el solo hecho de ver a sus padres comprar esas cosas.

Joven rock luego de su dosis diaria de alcohol… la culpa, de los padres.

Productos de higiene femenina:

La hembra pertenece a la cocina y al cuidado de los hijos. ¿Porque hemos de tenerles consideración si son las culpables de todos los pecados? Deben arreglarse con trozos de papel o tela. Además, dentro de la mujer solo debe estar el marido (casado por iglesia) y no un pedazo de algo con forma de pene.

Que vergüenza… ¡¡¡que desobediencia!!!!

Queridos hermanos, debemos evitar la entrada de estos productos a la santidad de nuestro recinto. ¡¡¡El diablo no ganara!!!¡¡¡ ffffuuueeeeeraaaa sataaaaaannnnn!!!

Un abrazo Católico.

   

ETIQUETAS: