La liga de la cultura: el frio no nos amedrenta

Introducción

Por Saw Crítico mendolotudo

Después de un fin de semana largo y a full pasamos una semana de mucho calor y cuando el fin de semana asomaba su hocico el frio y la lluvia quisieron arruinarlo y no pudieron, Recitales, obras de teatro todo siguió su curso normal y nosotros estuvimos ahí como lo hacemos todos los fines de semana, de apoco iremos a tomar más presencia por ahora basta y sobra recién empezamos.

Un infantil que hace reír a los adultos, una de mariachis y poco más, la visita de “Lethal” al N 8 con la participación de cinco bandas locales excelentes, y la misa Ricotera  todo eso en una sola nota de la liga de la cultura

El próximo sábado estaremos cubriendo la MoonFest.


Los Piratas Del M.A.R.

Por Guil

Llegamos a La Casa Violeta, una sala pequeña, donde se pueden disfrutar obras más exclusivas y los peques esperan ansiosos esta divertida aventura.

Después de solo 15 minutos de espera, (importante es que no se retrase mucho el espectáculo para que los chicos no se pongan inquietos y quejosos) entramos a la sala y nos reciben con bebidas, para refrescar el incendio que hay en la tarde mendocina.

Se encienden las luces…aparece en escena el barco, la marea y El Capitán Barba Larga, su fiel amigo Anchoa y con la ayuda de la Sirena, se disponen a luchar contra Pata Chueca y los monstruos marinos. Buscan hacer desaparecer la maldición que los mantienen presos en su barco. Entre cantos, bailes y espadas logran engañar a Pata Chueca y la maldición desaparece, y así, libres de ese mal emprenden un nuevo viaje lleno de aventuras…

Esta obra nos muestra como la amistad es más importante que cualquier tesoro. Las risas del público presente, grandes y chicos, fueron testigo de este hermoso estreno y nos invitan  a disfrutar otra obra del Movimiento Artístico el Resorte, un grupo que se destaca por sus habilidades para el canto y expresión corporal.


Noche Metalera

Por Lourdes Y Natali  

Con una hora de demora en el comienzo del show, aproximadamente a las 00hs. se dio inicio a una de las fiestas más esperadas por el ambiente del metal, con poco público pero con la mejor onda de quiénes estábamos haciéndole el aguante a las bandas locales,  apareció Over Machine, seguido de Cinical, Septicemia, Domen y Encarnación, cinco bandas mendocinas que a pesar de algunos inconvenientes supieron ambientar el N8.

Pese a que recién a las 04:00hs. Subió al escenario” Lethal”, banda emblemática del thrash metal argento que, presentándose en Mendoza por primera vez y festejando sus 20 años de su disco ‘’Maza’’, le pusieron garra y corazón al show. Algunos problemas de sonidos pero los cinco integrantes supieron manejar las tablas con soltura, haciendo que el público mendocino pasara una linda noche thrashera.


Una De Mariachis

Por Vannesah

Se estrenó «Qual Piuma Al Vento» de Sonia Daniel  y estuvimos presente, antes que nada agradecer a Victor Agüero por la invitación.

Dos Mariachis y sus historias de vida, el pasado, el presente hacen más amena la espera del colectivo, aunque por momento se hacía muy difícil de seguir estas historias ya que los quiebres resultaban muy abruptos, todos sabemos que la sala Elina Alba es hermosa peor no está preparada técnicamente para recibir obras teatrales, quizás un poco más de iluminación ayudaría en esta obra, el sonido tampoco acompaño mucho porque momentos los grillos de fondo sonaban más fuerte que las voces de los actores, la puesta escenográfica simple pero contundente , Con actuaciones aceptables es una comedia que provoca sonrisas más que risas.


Indiada encantadora

Por Leandro y Chany

Por segunda vez, de forma casi consecutiva, El Indio Solari y los fundamentalistas del Aire Acondicionado, visitaron la provincia de Mendoza.

Después de mucha expectativa, idas y venidas con dichos acerca de controles estrictos en los ingresos, tanto a la provincia, a la cuidad de San Martin, como al mismo autódromo Jorge Ángel Pena. Tal situación desencadeno de la abultada cifra de $500, donde se especuló con mucha fuerza la posibilidad de evadir los controles para poder ver el espectáculo o de directamente no asistir, cosa q desafiaba el espíritu ricotero. Y al ricotero no se lo desafía.

El aguante acepto el desafío y cerca de 100 000 almas coparon el autódromo provincial, aunque las cifras oficiales hablaron de algo más de la mitad de los asistentes. La mayoría de ese aguante se ubicó en el Parque Agnesi como había sido dispuesto para la ocasión, echando por tierra los rumores de que dicho espacio verde estaría vallado, solo con acceso a los asistentes que poseían la costosa entrada. Bien dispuesto, muchas opciones para comprar un recuerdo o algo para comer y beber, y sobre todo, el entusiasmo de la gente que inundaban el ambiente con temas los legendarios Redondos, sosteniendo el sueño de un regreso que todos esperamos.


Tres controles de acceso en la única entrada que había sido habilitada en el sector nor-oeste del autódromo, donde se registraron los únicos incidentes, que involucraron a la Policía, seguridad privada y asistentes que  pujaban para entrar sin el ticket. Balas de goma, lacrimogenos, y rebenques de la montada trataron de forma estéril de impedir que esas personas no ingresaran, mayormente porque la diferencia numérica era mayor de parte del público. 150 metros más adelante de los incidentes,  se encontraba el segundo y a escasa distancia el tercero, que después del colapso del primero dejaron de ser efectivos y se liberó la entrada completamente a las 21, media hora antes del inicio del recital.

A las 21:35, un natural y mucho más distendido Indio salió a cantar «A los pájaros que cantan sobre la selva de Internet» y desde el primer tema se oyeron las fallas en el sonido, atribuidas a poca potencia y al viento q corría en el predio. Predominaron los temas del último disco » Pajaritos, bravos muchachitos» y sonaron hitazos de lo viejo, como «Drogocop», «Una piba con la remera de Greenpeace», «Todo un palo» y un enganche sublime de «Nadie es perfecto» y «Ñam-fi-fruli-fali-fru» q pusieron a mover el culito al público ricota, como había vaticinado Solari entes de tocarlos.

Cerrando como ya estamos acostumbrado con «Ji ji ji», y volviendo a suceder el pogo más grande todos, el Indio nos deleitó con 2 horas y media de música que justifica cualquier viaje, sacrificio y que no sabe de deslealtades. Todos se sintieron encantadores, todos tenían el hocico listo, y no importo que fuera endemoniadamente caro.

Fue la misa, la misa ricotera. Una más, casi intuyendo que será una de las ultimas. Rogando que vuelva a ser la primera, como cada vez.

Porque el que abandona no tiene premio.