Los diez mandamientos de la farándula mendocina

Por la tarde de ayer estábamos con el Ingeniero Conep jugando a la payana cuando me llegó un mensaje celestial del Maestro Mayor de Obras a mi celular, el mismo decía “vengan al Cerro Arco, el tiempo urge”. Ahí nomás, nos subimos al Mendolomóvil y partimos hacia el Challao.

Allí, entre sahumerios y en un completo estado de nirvana nos encontramos al profeta, sentado en la posición de loto con una extraña piedra en sus manos y con cara de tristeza profunda.

– Estoy sentado en un cactus, por eso la cara de dolor, pero tengo en mis manos una runa santa, la ha escrito el mismísimo Marcelo Romanello con su dedo, me he demorado cuarenta días y cuarenta noches en llamarlos porque la he estado… conociendo – Nos dijo el Maestro Mayor de Obras.

– ¿Qué es lo que dice esta runa querido maestro? – le dije al Maestro.

– Es el decálogo de lo que todo mendolotudo debe de hacer, adorar y rendir culto a partir de ahora, es vuestro deber transmitirlo a través de esa bosta a la que ustedes llaman “Diario” – me sentenció. Tu deja ese Black Berry, enfermo – le dijo serio a Conep.

– Banca troesma que lo estoy tuiteando – le dijo Conep cancherito.

– ¡No tuiteen más, ni lo feisbukeen, no sean tan onanista y vayan a transmitirlo de boca en boca! – nos dijo enojado.

– ¿Me dejas sentarme un toque en el cactus? – le pregunté al Maestro.

– ¡A mi también! – me copio Conep.

– Bueno, vengan, siéntense un ratito y después se van rápido, la novedad no puede esperar. El rebaño se está esparciendo – contesto el Maestro.

Luego de estar un buen rato sentados sobre el cactus y tomar unos destilados de uva que tenía el maestro es su cueva al pié del cerro arco emprendimos el regreso.

– Muchachos – dijo con voz de eco. Antes de irse me pueden pedir un deseo, un deseo que los ayude en esta cruzada que van a emprender, no les será fácil que la people internalice este santo decálogo, pidan que os concederéis los que ustedes deseen, ¡joder! – nos afirmó hablando como gallego.

– Yo quiero una BlackBerry touch – pidió el Ingeniero y mágicamente este se trasformó.

– Yo quiero ser más alto… y rubio – pedí yo.

– Déjate de joder, enano cajetón, ya está Lubowieki. Perdiste la oportunidad – Me contestó.

– Noooo, por favor, ¿la puedo tener más grande? – Le rogué.

– ¡No!, os dije que el deseo era para transmitir la runa – me respondió.

– ¿Ojos azules?

– ¡No!

– ¿Tener una banda de rock?

– ¡No!

– ¿Ser millonario?

– ¡Menos!

– ¿Hacerme amigo de Fernando Hidalgo?

– ¡Menos que menos!

– ¿Una chance con Ornella?

– ¡Imposible!

– ¿Bailar como Hugo?

– Jajajja, ¡no me hagas reír pasquín!

– ¿Dueto con Galdeano?

– ¿Eres pelotudo o tus papas son hermanos? ¡Tonto del bosque! Fuera de aquí, fuera fuera. Me estáis haciendo perder el tiempo y está por empezar la Tómbola combinada… ¡me compré cuatro cartoncitos! Si la pego no les dirijo más la palabra soquetes.

Y así sin más, el Maestro se esfumó.

Bajamos a la ciudad y vimos al pueblo adorando una foto de Evangelina Anderson y una revista Caras con Mariano Martínez en la portada. Enfurecidos les rompimos las fotos y les quemamos las revistas. Posteriormente, le pedimos al Maestro Mayor de obras que perdonase al pueblo y sellase con él un pacto. Entonces alzamos las runas (una cada uno porque estaban zarpadas en pesadas y ya estábamos medios beodos con el coso ese de uva) y aparecieron los diez mandamientos en ellas.

El pueblo se puso de rodillas ante las runas y de fondo apareció cantando “Soy Feliz, soy feliz, vamos que la vida es una fiesta” Ricardo Montaner.

Deje la runa en en piso, miré fijo al Maestro Mayor de Obras y le pedí esperanzado…

– Maestro, por favor… concédeme una AK47.

– Conozco tus intenciones amigo mío… es por ello que te concederé más de lo que pides. Toma esta bazooka.

Y fue así como le disparé un misilazo a Ricardo Montaner dejando pedazos de él por toda la avenida San Martín, al tiempo que el Ingeniero (con esa voz de locutor de feria) leyó los mandamientos a los fieles…


  1. Amarás a Mur sobre todas las cosas.
  2. No tomarás el nombre de Torrente para la chacota.
  3. Santificarás las Vendimias.
  4. Honrarás a Vila y a Alonso.
  5. No intentarás ser amigo de Fernando Hidalgo.
  6. No pensarás en Sabrina Rojas o en Marco Antonio Caponi mientras te duches.
  7. Le copiarás el tono de voz al Coco Gras y no al Mike Amigorena.
  8. Escucharás todos los días Karamelo Santo al palo y tendrás todos sus cd’s… originales.
  9. Juli Navarro es reina. Punto.
  10. Ocultarás las fotos del pasado como gorditas chimangas de las Pombo de tu facebook.

ETIQUETAS: