Los hombres mendocinos ¡Se mueven de sobrados!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Viernes por la noche, 10 amigas disfrutan de deliciosos vasos fríos de Fernet y cerveza. Luego de comer unas excelentes pizzas de verduras y mozzarella, se van acomodando las ideas y por defecto la lengua logra su función, dejar salir las opiniones ante situaciones planteadas.

Desde un extremo de la mesa una de las chicas expone como se le frustro una noche de Bodycall, el sábado pasado. Sorprendida ya que venían de varias noches muy prometedoras.

Vía wassap el chico dejo claro las ganas que tenia de verla y pasar una noche muy hot. Pero con el paso de los minutos se presentaron excusas de modificación de agenda, como por ejemplo “che, como con mis viejos afuera así que cuando termino me voy para tu casa” El tiempo paso, ella volvió de una cena con amigas y ante la hora se le genera una incógnita sobre la tardanza del muchacho. Decide enviar un mensaje consultando cuanto faltaba para el encuentro ya que el horario determinaba  reposar la cabeza en la almohada más que otra cosa.

El muchacho no responde el mensaje, por lo cual la chica decide irse a dormir, bastante decepcionada, ya que la insistencia previa había generado expectativas de una noche muy hot.

Tras el efecto de la cerveza en el cuerpo se levanta para ir al baño y por inercia mira el celular, donde ve que el chico está conectado y no ha sido capaz de responder. Vuelve a dormir pensando en “mañana será otro día”.

El muchacho aparece el día siguiente con justificaciones básicas y ridículas como “me quede dormido” por lo que la chica muy perspicaz le responde  “a no ser que te hayas quedado dormido en la sillita de niños del restaurant, no encuentro sentido a la justificación, sobre todo cuando sé que estabas conectado en horarios pasado la media noche”

El muchacho embestido por el nerviosismo ante la situación no tuvo mejor idea que expresar “sabes que no estoy para compromisos y no me interesa nada serio en este momento…” La chica asombrada ante la respuesta incoherente le responde “En ningún momento te di a entender que quiero compromisos con vos, solo se trataba de una noche se sexo, me molesta ya que sólo debías avisar que no ibas a venir a casa, por respeto, ya que sabías que te estaba esperando. Cuando aprendas a tratar a una mujer vas a ver la diferencia, te veo en Disney”.

Esta situación llevo al grupo de mujeres a varias opiniones, pero la que más llamó mi atención fue “se mueven de sobrados…” y es así. Las mujeres hemos permitido que los hombres se tomen atrevimientos que por consecuencia dejan expuestos la falta de educación, consideración al momento de relacionarse. Ya no es cuestión de edades, no es significado de madurez, al contrario. Va por el hecho de saber que el que no haya compromiso no quita el respeto y la educación. Escucho permanentemente a hombres y mujeres que ya no hay valores, que alguien “bien” poco existe pero cuando tienen la posibilidad de “quedar bien” derrapan. ¿No sería más fácil sincerarse y dejar de generar falsas expectativas? Esa bendita “calesita” de excusas que producen en vez de ser directos y mostrar que algo de neuronas les funcionan.

Están mal acostumbrados, suponen desde que si queres salir bien, vas a querer casarte, comprometerte, cuando quizás solo queres conocer a alguien y dejar que fluya. Si sólo queres sexo, ya te etiquetan y no reparan en que también tenes necesidades.

Estamos ante los logros de igualdad de género, por lo que abran un poco las cabezas, sáquense la estructura de “mendocino” y permítanse conocer gente, sin juzgar o sacar previas conclusiones, disfruten del hecho de pasar un buen momento. Uno nunca sabe en qué puede terminar ese encuentro.

No sos más o menos mujer ni más o menos respetable ante la situación, mereces respeto y buen trato.

Por lo que muchachos, moverse de sobrado sólo logra que los manden a “Disney” cuando podrían estar disfrutando de TODOS los parques de diversión.

Escrito por Coti para la sección:

ETIQUETAS: