Mendolotudo aconseja… ¡vacaciones en Brasil!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Principios de Julio, Mendoza.

A fin de año te queres ir de vacaciones a Brasil… así que estas a partir de Julio juntando monedita sobre monedita. Te rompes el alma laburando como un burro, salís a bailar de arriba porque tu amigo pone el auto y vos le pagas la playa, entras gatillando la entrada y sos tan rata que adentro vendes los tragos para no salir perdiendo. Es preferible eso a quedarte en tu casa arropándote el muñeco.

A tu novia la llevas al cine con los puntos de la YPF seviclub y si van a cenar le haces pagar la mitad o te quedas lavando copas solo. Te colas en los bondis por la puerta de atrás, como velocista. Compras puchos y te fumas hasta el filtro, como para que duren más y no gastar. Andas juntando papel y botellas de fernet para ganar míseros centavitos junto algún cartonero y botellero amigo. Te haces el emprendedor y rifas la Playstation 2 haciendo doce millones de números a un peso, para colmo sos tan turro que sabes que te las vas a “ganar” vos. Ya vas por la séptima play sorteada, sos un garca, rata, tramposo y traidor. Pero nada te importa. Nada. Todo sea por ahorrar.

Decís que no te gusta ir a los recitales porque no disfrutas de los “en vivo”, que te gusta “oírlos de mas lejitos”, así que ahí estas, tomando vino y comiendo medio chori (porque tu amigo no se bancaba mas tu cara de hambre) a media cuadra de los recitales de tus bandas favoritas, escuchando ruidos y bochinche y haciéndote el feliz.

Ahora te haces el vegetariano, así que a los asados llevas medio tomate con arroz, como para “cuidarte” de no engordar. Sos el único que se lo cree, porque estas hecho una laucha y devoras los restos de costilla que tus amigotes dejan. El tomate de mierda que llevas no te tapó ni una muela. Cuando se juntan con los vagos en algún bar, te haces el electrónico ligth y te compras una agüita de 500cc. Te la tomas solo y porque la has pagado en buena ley, para un rata pagar es sinónimo de consumir. Lo que no se entiende es como te dura toda la noche la puta botellita. Pasa que sos tan astuto que te vas al baño y la llenas de agua, utilizando el envase como mascara, ¡sos muy pícaro!

Todas estas estrategias y que seas un mugriento, agarrado, ratonazo, egoísta y mireable valen la pena. ¿¿¿Porque????. ¡Porque te vas a Brasil papa!, ¡porque todos los que se han ido se han cogido a medio carnaval carioca! ¡Porque te han contado que no paras de coger!, porque todos cuentan que las brazucas te cogen a vos y son todas lindas, porque “de esa fiesta no te olvidas mas en tu vida”, sos un AS, vas a ser un dandy, te vas a ensartar media bahía, cual brochet humana. Nada, nada te importa más que las vacaciones, tus últimos seis meses rondan en esa idea fija.

Fin de año, Mendoza.

Llegó Diciembre… en Enero te vas. Ya estas a punto de terminar de juntar la teca. Sabes que vas a llegar, así que te das uno que otro gusto. Ahora te compras el chori solo en el recital, ¡fantástico! Vos y tus cuatro secuaces ya tienen un pié el la costa. Compraron los pasajes y alquilaron por internet un zarpado departametito frente a la playa.

Te mimetizas, estas re brazuca, andas tomando sol en las siestas, y lo heces en silencio, igual que los otros cuatro, porque no sos “careta” y no tomas sol, pero cada vez que se juntan a terminar de organizar el viaje (66 veces por día) aparecen mas bronceados los turritos. Las excusas se acaban, ya nadie te cree que manejas un camión a la siesta, todos saben que sos un empleado esclavo que lo tienen metido en un galpón acomodando cajas de cereal. Pero vos estas tostado. Tanto en tu auto como en el de los pibes no deja de sonar: “¡siguru cha, amarucha, siguru cha cha cha cha cha!”, ¡hasta practicaron coreos! Los 5 estan para el bailando…

Te compraste la camiseta de Brasil del mundial 94 y pegaste la original de la selección. Ya te estas empezando a encariñar con las idea de que Pele es mejor que el Diego, como para caerle bien a la tremenda cantidad de negras que te vas a coger. Tu novia esta fastidiada por tu viaje, se cree que no vas a parar de gorrearla, mientras que vos, esbozando mentiras y negando su certeza, le hablas pensando en un culo negro y gigante franeleándote la entrepierna con “Olodum” de fondo.

Los pibes de la banda que se quedan en Mendoza los miran con recelo y bronca, tanto has fanfarroneado con tu viaje, tu facha, la guita que llevas, que cuando vuelvas no te van a querer hablar mas. Los tenes re podridos, ya ni te invitan a los asados. Pero a vos… a vos… vos te pasas por la raya del culo a tu novia y a los muertos de los chicos que no se lograron ir, ¡¡¡porque te vas a Brasil!!! ¡sos un ídolo! Cacho Castaña va a ser un poroto al lado tuyo.

Te vas en avión, porque sos pulenta. Están los cinco fantásticos ahí, esperando en el aeropuerto. Vos tenes tanta onda que hasta pegaste un pantalón de lino (sabes tan poco de moda que desde que te lo compraste, allá en Noviembre, le decís pantalón de “limo”), una camisa refloreada y unas havaianas marca “Dupe”… las truchas, obvio. Los lentes negros berretas que tenes te hacen sentir del Jet Set. Sos un langa total. Te despedís de tu novia con un falso abrazo y un beso apasionado, traidor de mierda, en cuanto te das vuelta, la sonrisa es inaguantable. La pobre mina se queda llorando desconsolada y sobándose la frente. Los pibes que se quedan te despiden y piensan “al fin se va este pelotudo”, ya tenes cansado a todo el mundo. Tu mamá te saluda y grita que te cuides, haciendo papelones en el aeropuerto. Tu papa es un copado, te regalo forros y te dijo que te cuidaras. Previamente con tus amigotes te compraste una caja de 100, porque sabes que van a lustrar el bastón todo el día. ¡Sos un atorrante tramposon!

Enero, playa brasilera.

¡Y llegaron nomás!, son unos capos, ¡ya estas en las playitas de Camboriu!, estas hecho un loco, pegaste sunga tropical, collarcito de almejas y tejo. Están los cinco ahí tirados tomando sol, tomando caipirinha y haciendo rostro para la gilada. El nivel no es el comentado, no son todas “negras culonas de ojos celestes”, pero hay varios lomos que te hacen levantar campamento rápidamente. Uno que otro flash te preocupa. En realidad hay dos cosas que te ponen un poquito incomodo. Por una parte ver “la competencia”, esos negrotes facheros todos re trabados bailando por ahí, y por otro lado ver esas “chicas” traviesas que andan escondiendo bulto propio y relojeando ajenos. Creías que cuando hablaban de “muchas parejas homosexuales” ibas a ver millones de lesbianas pegándose, sudando, y resbalándose en el fango, la realidad es otra. Los homosexuales son todos tipos que andan de la mano, poniéndose crema y haciéndose caricias promiscuas. Las lesbis son dos o tres machonas con tatuajes de los “Dark Angels” y de “Pantera” que se miran con recelo y te insultan si las miras. Inclusive una le pegó un chirlo a un viejo mirón que le pispeo a la noviecita cuando se agachaba a recojer el frisbi.

Hay muchísimos equipos de rugby y de volley masculino, porque justo ese año son los dos mundiales en Brasil, así que todas las miradas femeninas se centran en ellos. Vos recordas tus dos meses de defensor en el “Sportivo Obreros de la Industria Metalúrgica Pesada de Villa Porota” (SOIMPeViP) que de VIP no tenia nada, y te pretendes hacer el “fobal” poniéndote arito, haciéndote claritos y cantando tonaditas de tu equipo.

Los chicos de rugby son como Sansón y los de volley como Legolas. Lo mas cercano a una conversación con alguien del otro sexo que has tenido hasta ahora fue cuando una abuelita te vino a preguntar donde estaban los baños, y vos haciéndote el canchero y para hacer reír a los pibes, le señalaste el mar, diciéndole “ahí señora”. Vos y tus amigotes fueron los únicos en reírse, porque a las cordobesas divinas que estaba al lado tuyo les causó cero gracia tu broma. Se pararon y le indicaron cordialmente a la señora donde estaban los baños. La señora agradecida les regalo una Coca y una docena de facturas que llevaba en el bolsito, lo peor de todo es que las dos nietitas de la vieja se hicieron chanchas amigas de las cordobesitas. Ahora a tu lado había siete bombonazos que se acababan de hacer amigas mirándote como un desubicado. Pero no te importa, porque sos piola, re piola. En la playa estas medio en el horno, lo tuyo es el río Mendoza y las chimangas cantando cumbia, así que decidís ponerte tu musculosita barata que deja ver esos brazos de cable pelado, y te reconfortas pensando que lo tuyo es la noche, el baile, la joda, etc. Sos un vampiro nocturno vos, sos un champion.

La noche brasilera.

Estalla la noche Brasilera. Te juntaste con los chicos en el bar, en la playa se hablaron entre ustedes, porque si no estas borracho no tenes huevos ni para discutirle a tu mama. Te sentas, pedís varias cervezas, unas caipirinhas y otros tragos exóticos. Te pones hasta la raja, esta todo piola, pero los brazucas toman asperísimo los tragos, sos un nabo, se te calienta el pico y seguís pidiendo escavio, tus amigos te siguen el tren. La gente comienza a ponerse incomoda porque gritas como un esquizofrénico alzado. Quedas mal. Te queres hacer el chistoso y seguís comprando tragos, total, tenes plata. La gente comienza a partir para los boliches, pero vos y los pibes están re manija, borrachos mal, no se pueden mover. La capirinha te dio vuelta, en la cabeza tenes un circo de frutas bailándote un malambo y cuando cerras los ojos te subís al Enterprise. Igual, estas divertido, con un olor asqueroso, pero alegre. Fiesta, joda, fiesta.

Tu alegría se corta de repente cuando traen la cuenta del barcito. La jodita te salio un ojo de la cara. Se habían escaviado como $3.000 mangos entre los cuatro. Te la queres cortar. Te haces el argentino pulenta y tratas de sobornar al mozo. Este se niega y comienza la discusión. Ahí sale “Motombo” de la cocina, suerte de negro medieval con manos de aplanadora, e instantáneamente desembolsas las cuatro gambas y salís silbando del garito. No sin antes gritarle un “puto rata” a Motombo desde lejos. Te escucha, se vuelve, y te comienza a corretear. Corres desesperado, vos y los chicos. Si te agarra ese orco se te pudre. El loco te sigue gritando putadas en portugués, estas loco. Escapas del salvaje entrando como un rayo en el depto. Por hoy, la cosa fue mucho.

El resto de las noches en Brasil.

Siguen pasando los días igual en la playa y vos todavía te tenes fe en el boliche, así que decidís salir a bailar todas las noches que te queden. Entras al boliche y hay millones de personas, todos divertidos y bailoteando. En todos lados ponen la misma música, el “Sigurucha” es como escuchar “La Ventanita” de Sombras acá. O sea, no se acuerda nadie. Ahora no pegas ni un tema, ni media coordinación… ¡estos putos tienen pasitos para todos los temas! En los escenarios bailan los brazucas y las minas como locas, todos siguen las coreos y vos quedas como un estúpido, porque no pegas ni un paso, sos un pancho. Todos giran y vos te quedas dorapa como un boludo, se nota tu falta de cintura, pollo. La gente se te ríe.

Las argentinas están fascinadas con los negros, no existe competencia entre vos y ellos. Miden 1.90m, se cargan una botella de coca cola de 3 litros entre las patas, son fibrosos como un delfín, tienen la onda de un coordinador de viajes de egresados a Bariloche y para colmo de los colmos son facheros y bailan como la ostia. Obvio que las chilenas, las uruguayas y las paraguas están igual que las argentinas. Las brazucas están chochas con los jugadores de rugby ingleses, escoceses y franceses. Para negritos mestizos como vos tienen todo el año, esos rubiones de ojos celestes, rojos y anabolizados no se ven todos los días.

Vos te sentís un pinche. Bailas como el orto, la joda del bar te desestabilizo la economía de los quince días, no tenes onda, tu pelo rolinga no tiene nada que ver en Brasil. Para colmo, cuando estabas a punto de pegar una minita rica en el boliche, te alertan tus cumpas que es un manso Neno, un trapito. Lo ven justo cuando le das una vueltita y se le escapa algo de la falda. Te pones a bardear al traba, se arma quilombo. De repente viene un amigo del traba a defenderlo (porque parece que vos le querías pegar). ¿Quien era el amigo? ¡Seeee!, el Motombo. Te calza un solo piñon en el ojo y te nockea. Te deja la cara como un zapallo.

Lindo suvenir te regalo el bestia ese, los ocho días que te quedan los pasas con la cara morada e hinchada por el cañonazo que te conectó. En la playa te bailan sabroso jugando a la pelota, porque los negros viven en la arena y están acostumbrados a correr como gacelas, te agachas a descansar un poco porque no das más y un pelotazo te impacta sobre el ojo lastimado. Te arruinan dos días mas porque perdes prácticamente el 100% de la visión con el ojo mocho. Tu novia te pelea por teléfono porque la dejaste sola y porque “que estarás haciendo allá hijo de puta”, el wasap es un infierno. Ella no sabe que te estas clavando como un nene de doce años en el mar viendo como se garchan brazucas vs cordobezas, brazucas vs rugbiers británicos, argentinas vs brazucas, brazucas vs volleybolistas yankys, brazucas vs brazucas. El pito se te llena de sal y te arde todo el día, lo tenes lleno de yodo y con olor a piure, tu novia se va a creer que te abrochaste a un bagre cuando llegues.

Se te acaba la guita dos días antes, le pedís un giro a tu nona, así que sabes que febrero y marzo estas entubado pagando prestamos. Sos un desastre.

Faltó decir que el depto que alquilaste era una cagada y cuando soñaste que ibas a tener vecinas divinas que te cocinaran, te cogieran, te dieran sus contactos y perduraran los garches por el resto del año, estabas equivocado. Es una pesadilla, al lado tuyo alquilo un pseudo Ze Pequenho y varias cariplelas de la fabela “La Rosinha”, tenes que elegir entre que te roben, te maten, te drogen y te garchen o te drogen y te saquen los riñones para venderos en el mercado negro. ¡Hermosas vacaciones!

Consejo del Mendo: no seas pescado, pensala bien. Son 5 y tienen que juntar veinte lucas cada uno. ¡Son 100.000 mangos!, una bocha. ¿Porque no te vas a Lavalle con los pibes, contratas 10 modelos por 15 días, compras tragos ricos y comida como la gente, les decís a todos que te vas a San Clemente, apagas el celu, y te dedicas a disfrutar con tus amigotes y las modelitos! Quizás que hasta la pones, volves a casa relajado, nadie te inaugura el local del fondo, nadie te caga a piñas y después no le debes nada a la nona. No seas paquete, no seas choto, hacele caso al Mendo, pensala.

Nota original publicada el 26/07/2010 por: