Viaje a las estrellas

Desde hace miles de años miramos el cielo nocturno y nos preguntamos como será llegar a esos puntos luminosos que vemos cada noche. Mitos y leyendas aparte, veamos si eso será posible algún día.

La estrella más cercana al Sol es Alfa Centauri, es decir la estrella más brillante de la constelación del Centauro. Se trata en realidad de un sistema de tres estrellas, a una distancia algo mayor a 4 años-luz de la Tierra. Comparada con otras distancias del Universo, que escuchamos frecuentemente en los documentales, nos parece casi a la vuelta de la esquina. Sin embargo significa que la luz de esa estrella tarda más de 4 años en llegarnos. Si se apagara ahora mismo, no nos enteraríamos hasta principios de 2016.

Si fuéramos capaces de viajar a la velocidad de la luz sería un viaje posible, aunque bastante tedioso. Imaginemos que la misión completa, ida y vuelta más un tiempo de estadía para realizar diferentes estudios, llevaría unos 10 años. Los astronautas que participaran deberían dejar su vida normal en la Tierra durante este tiempo. A la vuelta nada sería igual. Su familia, sus amigos, su rutina diaria. Suena más lógico enviar una nave robot, ¿no?.

Para empeorar un poco ls cosas, tenemos que decir que en realidad no es posible viajar a la velocidad de la luz. No se trata de un problema tecnológico, de que todavía no hayamos inventado una nave tan rápida. Se trata de un problema físico. Según la Teoría Especial de la Relatividad la masa de un objeto aumenta con la velocidad. Esto no es notorio para las velocidades normales de las naves espaciales y satélites, pero si quisiéramos ir más rápido se notaría. Cuanto más rápido vamos, más difícil es impulsar nuestra nave que se vuelve más “pesada”. Necesitaríamos muchísimo combustible para hacerlo, incluso una cantidad casi infinita si quisieramos viajar casi a la velocidad de la luz. En la práctica, es imposible.

¿Qué hacemos entonces con todas las historias de ciencia-ficción que hablan de viajar a otros sistemas estelares, de conocer otras civilizaciones, incluso de confederaciones estelares? Bueno, deberíamos pensar en encontrar una teoría diferente, algo que hoy no sabemos y que nos permitiera superar esta velocidad límite. Hay varias cuestiones que no son simples de explicar si algo viaja más rápido que la luz, pero también es cierto que una teoría no vive para siempre, está siempre sujeta a modificación. Quizás una pista sea el descubrimiento de que los neutrinos superan ésta barrera, si los resultados publicados recientemente se confirman.

Necesitaríamos otra forma de viajar para llegar de un lugar a otro de la galaxia o incluso a galaxias vecinas. Algo que fuera más allá de lo que podemos entender con las leyes físicas que conocemos. También necesitaríamos otra forma de transmitir información. No es posible gobernar muchos mundos separados por miles o millones de años luz de distancia con los medios de comunicación que conocemos actualmente. Un mensaje que tardara miles de años en llegar no encontraría receptor que lo entendiera, ni tendría ya ninguna importancia.

Quizás haya “atajos” que unan puntos del Universo y nos permitan viajar más rápidamente entre ellos. Esto es lo que explica la teoría de los “agujeros de gusano”, que propone una geometría particular del espacio-tiempo que permitiría que esto fuera realidad. En lugar de tomar el camino normal, por el espacio que conocemos, tomaríamos el atajo y llegaríamos en un tiempo razonable.

También deberíamos desarrollar una tecnología específica para este tipo de viajes. Pero quizás esto venga como parte de la evolución natural de nuestras habilidades. Recordemos que Colón tardó 5 meses en recorrer una distancia que hoy en día se supera en unas 12 horas.

Yo quisiera poder recorrer el Universo como en las novelas de ciencia-ficción. Conocer otros lugares, tomarme unas vacaciones en otra galaxia, charlar animadamente con seres de otros mundos, completamente diferentes a mi. ¿Ustedes no?

También podes leer:

Un asunto de gravedad

El año pasado escribíamos:

Pintada por el cuidado del agua