A la ciudad y al mundo | Final

Capítulo setenta y tres Era miércoles, quince minutos después del mediodía. Si no lo hacía ahora no lo haría nunca. Tenía que reconocer que era una bendición que Amelia durmiera como si estuviera en trance.…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo setenta y uno Sebastián Rodríguez y Carlo eran acompañados hasta una mesa a pocos metros de la que ellos ocupaban. El espía argentino, que dirigiera el Russicum, inclinó la cabeza a modo de saludo,…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo sesenta y nueve Caía la tarde del domingo. Benjamin Master subió al Peugeot 307, azul metalizado, que había alquilado y puso rumbo a la plaza Independencia. Esperaba que al pasar un rato escuchando ese…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo sesenta y siete Carlo llenó todos los espacios que Anatoly Sergeyevich Krunoslav había dejado libres. Rodríguez supo toda la historia desde el comienzo. Supo de Natalia y del hijo que ambos tenían y también…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo sesenta y uno —Lo que me propone es ciencia ficción —dijo el secretario de Estado del Vaticano. —Es la única manera en que lograremos atraparlo —respondió Sebastián Rodríguez. El personaje más importante en la…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo cincuenta y nueve —Le ruego que me disculpe, señorita. Estoy muy ocupado — declaró Robert Capriatti. —La propuesta que traigo le resultará interesante. Se lo aseguro, Don Capriatti. —Señorita, déjeme decirle que siento sincero…

A la ciudad y al mundo | Parte…

  Capítulo cincuenta y cinco Veinticuatro horas antes de que Rafael caminara pensativo por la terraza del Palacio Apostólico, el espía argentino se había sentado en una silla con el respaldo para adelante, como lo…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo cincuenta y uno Quien sorprendiera al jesuita no corrió con mejor fortuna. A pesar de que cuando el cardenal agarrándolo de la cintura lo alzó para llevarlo a los tumbos hasta el departamento que…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo cuarenta y siete La hermana menor del Papa explicó a su auditorio que la sustancia que había creado no tenía antecedentes en la historia de los estupefacientes. Lo más novedoso de todo el asunto…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo cuarenta y tres El cardenal Rodríguez caminaba de un lado a otro de su despacho. Un dolor agudo le corroía el pecho. Las ansias por retomar la adicción a la nicotina agregaban una turbulencia…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo cuarenta y uno Para cuando el sol del mediodía calcinaba la jornada número dieciséis, los cadáveres que en forma de expedientes se acumulaban en la mesa de trabajo del cardenal in pectore, sumaban: treinta…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo treinta y nueve Los contactos de la familia Ferrara fueron exigidos al máximo una vez que se supo de la existencia de Anatoly Krunoslav. Se invirtieron toneladas de tiempo y dinero hasta que fue…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo treinta y siete El hombre que obedeciendo a los mandos superiores había pasado por: el pabellón de las máscaras, recordaba esos tiempos como si se tratara de una historia salida de la imaginación de…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo treinta y cinco Sebastián Rodríguez inspeccionaba los rincones en busca de algún escondite. No tuvo suerte con el escritorio y tampoco detrás del retrato de Lenin. Nada en las alfombras. Quedaba la biblioteca. Tenía…