…Y cedo

Es viernes por la noche. El reloj marca un poco más de las diez. Estoy en la penumbra elegante de mi rincón favorito. Sentada en el sillón de cara a la ventana que da a…

Como a un gato

“Querer a las personas como se quiere un gato, con su carácter y su independencia, sin intentar domarlo, sin internar cambiarlo, dejarlo que se acerque cuando quiera, siendo feliz con su felicidad”. Julio Cortázar No…

Mi lucha diaria

Alarma... ¡Vamos que vos podes! Así comienzan mis días, 07:00 de la matina. Despierto de manera esforzada, como si mil kilos me aplastaran, pero no, solo es la sabana y el cubrecama. Abro mis ojos…

Mi odio al rugby

Yo odiaba tanto a ése deporte que me propuse hundirlo más todavía. Invertí mucho dinero para transformarme en casi casi un agente secreto encubierto, en un cheto de papis ricos, pretendiendo vivir en casa bonita…

No ai coco e ma monita

Viernes. Juntada con los pibes. Esa jornada había mucho que celebrar. El Cecil iba a ser papá nuevamente, el Negro pegaba laburo nuevo y el Pepa nos venía a visitar de San Luis, como cada…

¡Busco a mi hermana de leche!

Existen dos meses en el calendario mendocino que representan el inicio de una nueva etapa. Uno es Enero con el “Año Nuevo”, y “si pasás Agosto, vivís un año más”, según reza el epitafio que…

La morocha vale oro

La morocha valía oro, pero ella no lo sabía. La morocha era incondicional, podía llegar con los hombros bajos del cansancio rutinario, pero así y todo se los prestaba a él para que se apoyara,…

El Citroën del Negro

Hoy exactamente se cumplen veinte años desde que realizamos una promesa con mi amigo, el Negro. Fue un día en que agarramos una navaja e hicimos un pequeño corte en nuestras palmas y nos las…

La oscuridad de Borges

  —Tenés la presión intraocular muy alta. —¿Por eso me duelen los ojos? —Sí. Tenés que hacer descanso ocular. Nada de computadora, celular ni televisión. Te voy a dar unas gotas para lubricar la conjuntiva…

Del inconveniente de haber creído

“Cuando se rechaza el lirismo, emborronar una página se convierte en un infortunio: ¿qué sentido tiene escribir para decir exactamente lo que se tenía que decir?” Émile Cioran Huracán desenfrenado de palabras vacías, sin sentido.…

La puritana del Misericordia

Tarde noche de diciembre del 90 y pico, mi amigo el Negro y yo estábamos picando mortadela y queso en mi casa cuando unos bocinazos alteraron la calma. El Sergio de Costa de Araujo, un…