El no saber

  •  
  •  
  •  
  • 12
  •  
  •  
    12
    Shares

Estoy llegando al sexto mes de no saber, seis meses desde el comienzo de la cuarentena, de un dia para el otro mi trabajo cerró, me vi encerrado en casa y como seguro les pasó a muchos de ustedes, pensé “bueno unos días en casa no le vienen mal a nadie”. El problema fue que, en periodos de quince a veinte días, ese descanso que me tomé se fue multiplicando, y según parece y se ve, no hay indicios de que deje de hacerlo.

Las primeras semanas Netflix fue mi aliado, como seguramente lo fue de ustedes, que saturaron mi internet y navegaba a una velocidad del año 2000. Retome todas las series que había dejado inconclusas, incluso volví a ver mis favoritas por tercera o cuarta vez. Pero llegó un momento en que no quería más contenido on demand, no more Netflix.

En un momento se me dio por la lectura, empecé a buscar los montones de libros que tengo guardados y cuando fue posible, sali a comprar libros físicos, odio los digitales, soy de las personas que sostienen que para leer un libro se debe sentir el papel, su rugosidad y sentir el placer del olor a papel nuevo que un ebook jamás será capaz de dar, y cierto dia me canse de leer y abandone tres libros a la mitad que aun no puedo terminar.

Tareas domésticas en pausa fueron retomadas, ese jardín que hacía años estaba en reforma tuvo la esperanza de que al fin iba a ser terminado, y está como algunas obras del gobierno “inaugurado pero inconcluso”. Aprendí a cocinar recetas que solo pensé que Maru Botana podía hacer, incluso llegue a hacer ejercicio diariamente, cosa que nunca había sido capaz de mantener como rutina y abandoné muchas veces. Pero de todo eso uno se cansa ¿Y después qué sigue?

Llevo desde marzo sin poder ir a trabajar, la mayor parte de las personas que trabajamos en la noche no estamos habilitados para ejercer nuestros empleos por todo esto de la pandemia y no tenemos ni siquiera una estimación de cuándo se podrán retomar nuestras actividades, el tema está en él ¿Hasta cuando? ¿Hasta cuando las empresas serán capaces de seguir sosteniendo la insostenible situación? ¿Hasta qué punto se podrá sostener esta nueva normalidad económica con precios congelados y desactualizados? ¿Qué pasará cuando se acomoden? ¿Hasta cuando las personas van a aguantar encerrados en sus casas acatando la sugerencia de no salir para minimizar riesgos?

La incertidumbre nos invade día a día, no sabemos qué pasará con nosotros después del 20 de septiembre ¿Serán 15 días más? ¿Cesará el virus? ¿Así como me canse de Netflix me cansaré de la cuarentena? ¿Hasta donde la sociedad es capaz de seguir aguantando el encierro?.

Hoy en día el panorama es crítico, los sistemas de salud de las provincias están llegando al límite del colapso, la gran mayoría de la sociedad está en la calle y la cuarentena está pasando a ser simbólica, de ahí deriva el aumento de contagios pero ya es insostenible, ya está claro que la solución no es el aislamiento y que debemos aprender a convivir con este mierda coronavirus que llegó para alterar nuestro normal funcionamiento y rogar, a lo que cada uno crea, no contraerlo, o si nos toca, que sea de la manera menos complicada.

El que tenga la respuesta a todos esos ¿Hasta cuando? que me las de por Instagram, hasta ese entonces estoy como Socrates, “Solo se que no se nada”

ETIQUETAS: