No existen, pero las hay

Se despertó con un sabor metálico en la boca, cuando pasó su mano por la misma y luego la miró, descubrió sus dedos llenos de sangre. Así fue la mañana del día después, de una…