Mi vereda

La pared blanca era infinita, perdía mis ojos en ella mientras mis pensamientos estaban lejos, desordenados, incompletos, buscando la parte  faltante. El mensaje llevaba dos días sin ser siquiera visto, sin una discusión previa, con…