A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo treinta y siete El hombre que obedeciendo a los mandos superiores había pasado por: el pabellón de las máscaras, recordaba esos tiempos como si se tratara de una historia salida de la imaginación de…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo treinta y cinco Sebastián Rodríguez inspeccionaba los rincones en busca de algún escondite. No tuvo suerte con el escritorio y tampoco detrás del retrato de Lenin. Nada en las alfombras. Quedaba la biblioteca. Tenía…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo treinta y tres Al anoticiarse de lo acontecido con el informe Nessun Dorma, el Papa Pablo VI ordenó a todos los involucrados que se pusieran bajo secreto pontificio. Ha transcurrido un día desde el…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo treinta y uno El Zil negro dejaba atrás las calles de Moscú. Avanzaba por el carril verde de Ulianovskaia Ulitza a cincuenta kilómetros por hora. Desde el asiento trasero el Director General del K.G.B.,…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo veintinueve En el tercer piso de un edificio de nueve, que vigilaba a la plaza Dzerzhinsky, Yuri Vladimirovich Andropov: el Director General del Comité para la Seguridad del Estado de la Unión de Repúblicas…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo veintisiete Ningún hombre o mujer que hubiera tenido trato con la hermana menor de Rafael podría haber afirmado que cumplía con los cánones de hermosura usuales. Sin embargo, ningún hombre o mujer que compartió…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo veinticinco En el preciso momento en que Enzo y su hermano menor Vicente terminaban la segunda taza de café, acompañado por tortitas con chicharrones, en la cocina en la que siempre había una radio…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Segunda parte Capítulo veintitrés Rafael tiene los pies sumergidos en una palangana enlozada de color celeste y la salmuera tibia de a poco le devuelve la paz en su departamento del tercer piso del Palacio…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo diecinueve Los hombres capturados, esposados al paragolpes delantero de uno de los patrulleros —ambos con los faros encendidos—, se hallaban sentados en la tierra y de vez en cuando levantaban la cabeza hacia la…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo diecisiete —Yo en su lugar, lo pensaba —aconsejó la Gailac. Al darse la vuelta encontró a toda la gente del lugar de pie. El falso lector estaba siendo atenazado por dos personas que apenas…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo quince El martes por la noche, tuvo lugar un encuentro en casa de los Sayavedra. La Gailac, Cosme, Antonella, Giussepe, María y Margarita ocupaban su lugar en la mesa. Con ellos estaban además dos…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo trece De haberse tratado de cualquier otra persona, el doctor Sayavedra no hubiera sufrido un segundo de vacilación. Pero no pudo hacerlo. Le resultaba imposible pensar en que fuera la causa de todas sus…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo once Alí Ben Kadar se hallaba solo en el departamento emplazado en la parte alta de sus oficinas. El ámbito privado del poderoso hombre no contaba ni con un gramo de reminiscencias asiáticas. Los…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo nueve —Han realizado una labor muy prolija, señores —Los felicitó el doctor Sayavedra esa misma noche en su oficina en los fondos del 343. —Nos alegra poder serle útil, doctor —contestó Cosme. —Lo siguiente…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo Siete Flaco como una rama de tamarindo, con ojos sin brillo que ocultaba detrás de anteojos oscuros: Alí Ben Kadar no tenía la apariencia magnífica del doctor Sayavedra y a primera vista no inspiraba…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo 1 La ciudad- Estado del Vaticano hervía de gente. De cada cinco personas, tres vestían ropas de clérigos. El ochenta por ciento de los cardenales que integrarían el cónclave, llegados de más de cincuenta…

Feliz aniversario

—¡¿Qué haces hijo de mil puta, sos ciego acaso?! —gritó con toda su voz y sacando la cabeza por la ventanilla la mujer que manejaba el Gol rojo. El Renault Mégane azul noche iba decidido…