El momento preciso

La puerta entreabierta lo paralizó. Durante el trayecto desde lo de Morales hasta su casa rogó para que sólo se tratara de una mala broma, pero una vez que se atrevió a entrar supo que…

De parte del loco Flores

Había entrado a la cantina quince minutos antes del asalto. Se había sentado cerca de la ventana sin perder de vista: la puerta de entrada y el pasillo que desembocaba en los baños. Siempre elegía…

Un paseo por la plaza

Nada había permanecido como lo recordaba. De alguna manera así debía ser. Qué o quién puede no transformarse cuando han pasado más de cuarenta años. Su oficio lo había llevado por el mundo. Lo enfrentó…

Oferta de empleo

Una ciudad se quemó anoche. Las cinco palabras le llamaron la atención tanto como si hubiera visto un elefante caminando en sentido contrario por la angosta vereda. Se había detenido frente al puesto de diarios…

A la ciudad y al mundo | Final

Capítulo setenta y tres Era miércoles, quince minutos después del mediodía. Si no lo hacía ahora no lo haría nunca. Tenía que reconocer que era una bendición que Amelia durmiera como si estuviera en trance.…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo setenta y uno Sebastián Rodríguez y Carlo eran acompañados hasta una mesa a pocos metros de la que ellos ocupaban. El espía argentino, que dirigiera el Russicum, inclinó la cabeza a modo de saludo,…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo sesenta y nueve Caía la tarde del domingo. Benjamin Master subió al Peugeot 307, azul metalizado, que había alquilado y puso rumbo a la plaza Independencia. Esperaba que al pasar un rato escuchando ese…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo sesenta y siete Carlo llenó todos los espacios que Anatoly Sergeyevich Krunoslav había dejado libres. Rodríguez supo toda la historia desde el comienzo. Supo de Natalia y del hijo que ambos tenían y también…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo sesenta y uno —Lo que me propone es ciencia ficción —dijo el secretario de Estado del Vaticano. —Es la única manera en que lograremos atraparlo —respondió Sebastián Rodríguez. El personaje más importante en la…

A la ciudad y al mundo | Parte…

Capítulo cincuenta y nueve —Le ruego que me disculpe, señorita. Estoy muy ocupado — declaró Robert Capriatti. —La propuesta que traigo le resultará interesante. Se lo aseguro, Don Capriatti. —Señorita, déjeme decirle que siento sincero…