15 discos para 15 días de cuarentena

Bueno, debido a que los chinos no pueden comer cosas normales o los laboratorios nos empomaron una enfermedad virósica para reducir a la población mundial, el gobierno decretó un estado de cuarentena general donde no podemos salir de nuestras casas.  Por eso decidí hacer una nota con algunos de los discos que tenés que escuchar mientras estés aislado, mientras te chupas un fernet o vino, lees un libro o estás acostado haciéndote una paja debido a tu poca actividad sexual.

En este ranking van a haber discos nacionales, internacionales, de rock, indie y otras yerbas, vamos desde el puesto 15 hacia atrás. Enjoy.

15-“Come around sundown” – Kings of Leon

Si me dieran a elegir un disco de esta banda, sería este, definitivamente, tiene 13 temas y dura casi 48 minutos, fue uno de los discos más exitosos de la banda y tiene temazos como “Radioactive” o “Pyro”, un disco con mucho power e ideal para escuchar tirado en el sillón.

14- “Clics modernos” – Charly García

Gran disco del rock nacional, 9 canciones y 34 minutos de duración, un sonido muy argento ochentoso, las letras haciendo referencia a la época post-dictadura. Salido del horno en pleno estallido democrático, una cosa muy bien hecha por parte de Charly García que logró hacer florecer el rock nacional en su auge debido a la censura de los discos en inglés por la guerra de Malvinas. Impecable.

13- “Zenyatta Mondatta” – The Police

Estaba indecisa con esta banda, me gusta mucho su estilo, su música, hacen una gran mezcla entre reggae, ritmos africanos y rock, pero el disco que elegí es uno de los primeros que escuché y merece reconocimiento por eso, de paso me encanta la manera en la que Stewart Copeland toca la batería. El disco tiene 11 canciones y dura 38 minutos, uno de mis temas favoritos es “Driventotears”, pero todo el álbum es excelente y merece ser escuchado mientras te cocinas algo para picar.

12- “By the way (Deluxe edition)” – Red Hot Chili Peppers

Zarpado, pero zarpadísimo álbum, en la cresta de la ola junto con John Frusciante, este disco lo conoce todo el mundo, sobre todo por MTV, pero hay que escucharlo completo y no quedarse en lo comercial porque para mí tiene temones como “On Mercury” o “Minor Thing”. Tiene 18 canciones y dura 1 hora y cuarto, ideal para escuchar mientras te tomás un porrón y te fumás un pucho en el patio, balcón o lo que sea.

11-“Unknown pleasures” – Joy Division

Post punk, pibitos de Inglaterra vestidos con chombas o camisas, bien pitucos, pero con unos mambos increíbles. Ian Curtis llegó a la cumbre y se bajó de un hondazo ahorcándose, todo muy tranquilo. Un disco de 10 canciones, de 40 minutos de duración, un sonido sombrío, lleno de matices, de bajos predominantes y guitarras distorsionadas, básicamente si no aguantás la cuarentena y te querés tirar al piso a llorar, este disco es ideal.

10- «Ten» – Pearl Jam

¿Me creerían si les digo que me gusta más Pearl Jam que Nirvana? Y nada mejor que el primer álbum de estudio para sacarlo a la luz, un disco muy trascendental en la escena de los 90, donde aparecían Nirvana, Soundgarden, Sonic Youth, Smashing Pumpkins y un montón de otras bandas que revolucionaron el sonido norteamericano. Tiene muchos temas insignia donde resaltan problemáticas sociales como “Jeremy” o “Why Go”, la voz de Eddie Vedder emociona por momentos, y es sublime toda la armonía del disco. Tiene 11 canciones y dura 54 minutos. Recomendadísimo para pasar de la euforia al malestar y leer un libro acostado.

9- «London Calling» – The Clash

19 canciones, 1 hora y 5 minutos de duración, escucho este disco y me transporto a Londres de manera inmediata, ideal para escuchar a todo volumen, un punk muy distinto al que nos tiene acostumbrado Sex Pistols, con algunos homenajes al ska y dándole voz a los derrotados. Este disco cambió el rock y la imagen del punk, ya no se trataba de romperse botellas en los escenarios ni usar ropa rota escupiendo sangre, sino era algo más combativo y político. Pobreza, triunfo de Thatcher, realidad británica, un combo explosivo.

8- «The Doors» – The Doors

Psicodelia, drogas, Woodstock, Guerra de Vietnam, un tecladista sublime, la voz de Jim Morrison y unas melodías que te hacen volar la peluca. Elegí este disco para alguien que recién se está metiendo en la música de los 60, pero hay álbumes que la rompen como “The Soft Parade” o “Morrison Hotel”. 11 canciones y una duración de 44 minutos con temas icónicos, uno de ellos es “The End” que aparece como intro en la película “Apocalypse Now”, una excelente película de Francis Ford Coppola con Marlon Brando y Martin Sheen (anoten eso). Una anécdota para rescatar es que, cuando se presentaron por primera vez en T.V, un presentador les pidió que cambiaran una estrofa de “Light My Fire” por ser obscena, y cuando se presentaron la cantaron igual y se les calentó la panocha a todas las minitas. Discazo.

7- «Young Americans» – David Bowie

Marcó un “quiebre” en David Bowie, se alejó del glam rock y decidió hacer algo más “soul”, en el disco hay una reversión de “Across the Universe” que se grabó junto a John Lennon, quien también hizo los coros de “Fame”. 8 canciones y una duración de 41 minutos, me encanta el giro que dio Bowie con este disco, me considero amante del soul y R&B. Definitivamente logró americanizarse, y “Win” es perfecto para estar sentado viendo el cielo en la noche. Te extrañamos, David, sobre todo mi amiga Marian Ruzafa.

6- «Machine Head» – Deep Purple

Denme a Deep Purple por siempre, se abre con “Highway Star” y empieza el revoleo de cabelleras, la voz de Ian Gillan y el teclado de Jon Lord son todo lo que está bien, un disco pulenta, no apto para blanditos, con 8 canciones y una duración de 41 minutos. Esta cuarentena está para escuchar “Lazy” todo el día mientras te rascás el upite y pensás en que mierda podés hacer después de ordenar, limpiar y lavarte las manos como 324 veces en el día. Qué álbum del bien, poderoso, te dan ganas de gritar, romper, mandar a la mierda a los chinos y a tu vecino. Épico.

5- «OK computer» – Radiohead

Un disco para bajar un cambio, melancólico, relajado, ideal para un día lluvioso, la pacífica voz de Thom Yorke te transporta a un lugar tranquilo, todo en perfecta armonía, en donde hay una exquisita unión entre la lírica y la melodía. Este álbum te hace pensar, observar, por momentos hay toques de ira mediante solos de guitarras eléctricas y de fondo algunos coros que le dan EL toque, es un disco ciclotímico, donde el estado de ánimo juega un rol importante. En resumidas cuentas, es un gran trabajo de 12 canciones con una duración de 54 minutos.

4- «Concrete and Gold» – Foo Fighters

Uno de los últimos discos de esta gran banda, pesado, distinto, muchos coros, mucha energía, toma de bases a grandes bandas como Led Zeppelin, Beatles, Pink Floyd. No es un álbum aburrido, sino que es abrumante y se mueven fuera de lo que estamos habituados a escuchar, es un trabajo increíble lleno de colaboraciones y sorpresas, los Foo son una banda que no envejece nunca y que cada cosa que hacen es aún mejor que la anterior. Tiene 11 canciones y dura 48 minutos, disco para maridar con un poco de deporte en casa o homeoffice. Exquisito, simplemente exquisito.

3- «Rubber Soul» – The Beatles

Entramos en la recta final, y como era de esperarse, el podio es para mis tres bandas favoritas, una de ellas es la que hago mención en este puesto. “Rubber Soul” marca un quiebre en The Beatles, ya no son los pibes con traje y corte taza, dejaron las formalidades de lado y se fueron a descubrir un lado salvaje, con una influencia más propia de los años 60, empiezan a implementar instrumentos nuevos como el sitar, empiezan a tomar improntas de diversos artistas como Bob Dylan, ya no eran discos de adolescentes, de amor puro y casto, si no de cosas de adultos, vida cotidiana, particularmente uno de mis discos favoritos, no hay nada malo, sobre todo el tema “In my life”, te pone la piel de gallina y te hace querer ver tus fotos con tu familia o la gente importante de tu vida. Un disco de 14 temas con 35 minutos de duración. Simplemente hermoso.

2- «The Dark Side of The Moon» – Pink Floyd

Y, si, no hay ranking sin este álbum, Pink Floyd tiene muchísimos discos excelentes, pero este es como una de sus obras cumbre, donde se da a conocer la cara oscura del ser humano, se empiezan a incluir sintetizadores, voces femeninas como en “The great gig in the sky”, donde pensé que cantaba una mujer negra, pero terminó siendo una blanca con zarpada voz. Este disco fue producido por Alan Parsons y se hacen tomas de cosas cotidianas para transformarlos en loops que van a ser parte de esta obra maestra. Temas realistas, como “Breathe”, “Money” o “Time” donde sus letras hablan del paso del tiempo, el trabajo o el dinero, cosas cotidianas para los seres humanos, algo sublime. Disco de muchas facetas, donde se tocan temas como la locura, o como el hombre se deja llevar por su lado oscuro, el miedo, la muerte. Es un álbum coherente, que no envejece, que sigue dando que hablar y potente, con muchos mensajes detrás. 10 canciones, una duración de 43 minutos, y mucha historia, muchos mensajes, mucha locura. Sin dudas uno de los mejores discos de la historia.

1- «Houses of the holy» – Led Zeppelin

Termino mi ranking, y qué mejor que terminarlo con mi banda favorita, con la que me ha hecho reír y llorar, con la que me he enojado y he cantado en la ducha, para mí cualquier álbum de Zeppelin entraría en este puesto, pero me quedo con “Houses of the Holy”, tiene algo que me encanta, que me seduce, desde “D’yerMak’er” hasta “The rain song”, todos los temas son geniales, son la puta gloria. Led Zeppelin es la banda ideal para todo, desde chuparse una botella de vino hasta cucharear con alguien, es esa que no te falla nunca. Definitivamente es mi podio, pero agregaría Led Zeppelin IV y Physical Graffiti como para echarle mas chimi. Un discazo que tiene 8 canciones y dura 41 minutos, imposible perdérselo.

Con este ranking cierro lo que sería mi cuarentena musical, los discos con los que alimento mi alma y mi ánimo, acuérdense de no salir de sus casas y lavarse las manos, putos. #YoMeQuedoEnCasa.

Nos vemos la próxima.

ETIQUETAS: