Éter

  •  
  •  
  •  
  • 242
  •  
  •  
    242
    Shares

Mil veces escuché asociar la palabra “éter” a la radio y, como la curiosidad puede más, supe que se le llamaba éter al espacio por donde se trasladaban las ondas.

La radio, es mística pura. Nadie sabe quién está del otro lado, y aún en una época de lives streamings y todas esas yerbas, la radio sigue ostentando el poder de obligar a crearnos imágenes, pantallazos de historias contadas detrás de un micrófono o de relatos obsequiados por las canciones que suenan.

La radio es mística, sus personajes también y el “Bocha” es uno de ellos sin duda.

Hacer un texto a modo de homenaje, no es fácil. Normalmente se cae en la obsecuencia y es complicado poder contarle (de una forma objetiva)  a las personas que no lo conocieron, quién era Fernando Monetti. Tampoco quería hacer un repaso por su carrera, porque toda ella estaba reflejada en su persona. Por eso, me tomé el atrevimiento de preguntarle a gente que no conozco, pero que sí lo conocían a él, qué significó el Bocha para ellos.

He aquí algunos fragmentos que me enviaron:

<< Él se transformó durante mucho tiempo en el organizador de mi vida, a recuperar parte de mis memorias, a conocer a la mujer de la cual todavía estoy enamorado o solamente en el coequiper para vaciar alguna cerveza. El Bocha siempre fue para mí un creador, un ejemplo, un ser divertido, culto y sobre todo un gran amigo. Para el mundo del rock en Mendoza, él es un puntal y un gran impulsor de bandas y músicxs.>>

<<Bocha Monetti, un tipo muy sencillo, muy humilde, muy inteligente. La verdad es que, en el mundo de la radio, fue mi sensei, el que me enseñó cosas técnicas de la radio, me enseñó a atreverme, a moverme y sobre todo, Bocha Monetti era un gran mentor; le daba oportunidades a bandas que quizás no tenían mucha difusión o no le daban difusión. Hay que destacar que el Bocha le daba oportunidades a todos. Para mí, significa humildad, oportunidades, te hacía sentir bien y siempre con respeto>>

<< El Bocha fue único… Único en su especie. Generoso, misterioso, culto. Una fuente donde abrevar. Fue realmente un placer haberlo conocido, haber compartido el aire y ser uno de los “Titanes del Éter” junto a él.>>

<< Un día, nos cruzamos con el Bocha y nos ofreció hacer la cortina musical del programa “Dínamo en estado primitivo”. Para mí fue, y es, una de las experiencias más reales y agradezco siempre haber podido formar parte de ese momento. Una vez en el estudio, grabamos y mezclamos, me fuí hacia la UTN, lo esperé y, con el Discman, le hice escuchar el tema. Me dijo: “Juanfra, mirá – señalando su brazo – piel de gallina”. Jamás voy a olvidar ese momento >>

La palabra más recurrente de forma literal (y tácita también) entre las personas con las que hablé fue: generoso. Y es que sí, el Bocha era la representación física de la mano tendida. Sin peros, sin condiciones, sin distinción, la generosidad le salía a raudales. Compartía conocimientos, compartía música, compartía charlas y compartía su espacio en la radio; espacio sin el cual el under musical menduco, no sería el mismo.

El Bocha era un gran creyente, profesaba una fe sin igual por los que recién arrancaban, convirtiéndose así en un hacedor indiscutible de una parte de la cultura que necesitaba de gente como él, dador de un espacio semillero de bandas que tenían algo para decir. Y ¿cómo no querer a quien te dió la oportunidad de ser escuchado?. También, como todo creyente, asistía religiosamente a cada toque en los llamados “Templos del rock”.

Las oportunidades, se agradecen; los espacios, se cuidan y se hacen crecer; y a las personas que generan lo anterior, se las celebra. Se las celebra por volverse entrañables, se las celebra por dar alegría, se las celebra por creer en el otro, se las celebra por mostrarle al “pichón” la esperanza de que se puede llegar.

Como dije al principio, tenía curiosidad con el significado de “éter” y encontré otra acepción: todo aquello inmaterial que rodea a la Tierra.

Y ahí comprendí. 

La acepción más poética de esa palabra, era la que iba a describir al Bocha ahora que no está en el plano terrenal. 

Fernando Monetti, éter per se, te celebramos con amor de magnitud incalculable. Amor onmipresente, como vos ahora.

“Si sólo tuviera 5 minutos más,

Te diría cuánto te quiero,

lo que te extraño,

lo que daría porque estuvieras acá.

Poder disfrutar un momento más a tu lado 

Y pedirte… Que no te vayas más…”

(Fragmento de canción escrita para el Bocha – Jack Newton Daniels)

ETIQUETAS: