Lo que quería

Me llamaron por mi nombre y me senté frente a un escritorio donde un hombre de guardapolvo blanco detrás de una lámpara me propuso lo siguiente: —Si yo te doy una pastilla cuyo efecto dura…

El lado flaco de la melancolía

No será la primera vez ni la última que decido traicionar mi mate de la mañana sin embargo a veces el clima tiene una característica muy puntual, muy particular, que me despeina las mañas y…

La puerta escondida

—¿Querés que leamos…? Leímos unas horas, hasta que el calor sofocante cedió paso a un fresco de sweater y pantalón largo, y entramos. Entonces llegaron los vinos, y la guitarra, y las canciones, y las…

Flores a San Roque

En la parroquia hay una señora que los miércoles, no sé a qué hora, no siempre a la misma, le pone flores a San Roque. Lleva una falda marrón tierra, tierra clara, casi un gris…

De bombachas y boina

En Tandil con un amigo hacemos una peña de folklore. Es como una gran guitarreada con cantina y empanadas para comer. La idea es ir a escuchar buenas guitarras a la noche frente a un…

Mis vecinos

Salí a fumar al mediodía y me corrí hacia la entrada del auto para ver los jazmines. Mi vecina estaba arreglándoles un canterito para que no se les lave la tierra con las lluvias. Cuando…

Mi cantar vuelve a plañir

De tanto salir de casa teniendo la camioneta estacionada en la puerta, ayer la miré. Camioneta… es una camionetita, linda, chiquita… ni tan vieja, ni tan moderna. Entra en la categoría de tener USB y…