10 Cosas que podés hacer si no te gusta el Mundial

En el mundo somos muchos, en Argentina como 40 millones. Lógicamente a más de uno le chupa un huevo el fútbol y tiene las pelotas hinchadas de que todo el tiempo se hable del mismo tema. Varios deben pasar el peor mes de su vida, siendo atormentado por todos los flancos con comentarios, notas, partidos, eventos, chismes, rankings, cantos, fiestas, ganadores, perdedores, cábalas, pronósticos y toda la bola de cosas que genera un mundial.

Como somos un medio inclusivo, muy open mind y empático, es que decidimos escribir algo para ese par de Argentinos que no se ven interesados por el deporte del balompié, he aquí un compilado de 10 cosas que pueden hacer mientras tanto:

1- Mirar detenidamente las ofertas de productos deportivos en el canal Sprayette y seleccionar el más eficiente.

Pues claro, ¿Cuántos aparatos conocemos? Abdominazer pro, Slim pro gym for duo, Step by Step New Kids On The Block station 4, Reduce gym for trio Mortal Kombat Ultimate, Penetration cher Moving Zapatilla Mostro Cañon, Slim perfect edition long live Pocho, Pro Gym One Direction, etc. Todos sabemos que no sirven para una goma… ¡pero vos podes ser el elegido que modifique esta idea y sea el salvador de tan magistrales inventivas! Compralos todos, probalos y después nos contas. Si lo lograste, podes seguir con las pastillas para adelgazar o los productos que te hagan ver más delgada, rubia y alta.

2- Armar un compilado de Cadena Nacional.

¿Te has puesto a pensar cuantas cadenas nacionales ha hecho Cris? ¿Cuántas sabias palabras, cuantos aciertos políticos, cuantas frases legendarias, cuanto bien le hace al país con sus discursos aperturistas, pluralistas, sabios y necesarios? Es tu momento para bajar todos y cada uno de los discursos para así compilarlos y repartir entre amigos y familiares el DVD con todos. Si te sobra el tiempo lo podes hacer también con los videos del Coqui Capitanich, ¡pura joda política!

3- Aprender a bailar tap.

¿Vos le has prestado atención a lo sensual que es bailar tap? ¿Te has puesto a pensar lo muchísimo que garcharías bailando como un grosso ese estilo? ¿Te imaginas desplegar tu magia en el medio del boliche de moda, ponele en Al Sur un sábado? ¿Sabes las de flacos a los que dejarías extasiados de amor por vos si te ven repiqueteando las patitas en el piso? ¡Es tu momento de volverte el tapper master de Mendoza! Volvete el Julio Boca de las zuelas de madera.

4- Saber diferenciar el sabor de los clavos.

¿Cuántas veces has escuchado la frase “más aburrido que chupar un clavo”? ¡Tapales la boca a la gilada haciéndote un master cheff probador de clavos! ¿Cómo? Muy fácil. Conseguite varios tipos de clavos y chupalos durante largos períodos, bien concentrado, mirando una pared blanca por ejemplo o sentado en el inodoro del baño esperando a que te den ganas de cagar. Seguro que los clavos de corte saben más metálicos que los de cabeza plana, ¿quién te dice que los de doble cabeza son más ácidos que los anillados? ¿Y si los de techar tienen más sabor a óxido que los clavos punta brad? ¡Diferenciate del resto as de la joda!

5- Ordenar la colección de revistas “Nueva” de tu mamá.

¡Grande y gloriosa revista Nueva que venía con el Los Andes! Si aún hoy recuerdo el esperado número uno con una foto de Carolina Papaleo en corpiños. Revista interesante y cargada de información fundamental para el desarrollo intelectual de la familia. ¿La mami las tiene todas tiradas? ¡Pues ha llegado el momento de que las ordenes y de paso le pegues una leidita! ¿Sabes la cultura que vas a incorporar? Después de eso sabrás cosas como la historia del Puma Rodríguez, cómo era la casa de Nico Repetto en el 94, cómo se hace un Lemon Pie y donde vacacionó Susana Gimenez en el 99. Podes seguir con los Tintero.

6- Leer el Manual de Buenas Costumbres de Manuel Antonio Carreño.

¿Qué más divertido que leer y aprender? ¿Qué mejor que el hábito de la lectura cuando encima te enseña a ser un hombre moderado, ético y de moral inquebrantable? Saber poner la mesa, saber bostezar, saber cuándo llegar y cuándo irse, cómo dar la mano, cómo mirar a los ojos, cuándo sonreír, en fin… una catarata infinita de sabios consejos para ser un tipo súper divertido e interesante. Lo mejor es que lo podes leer infinidad de veces.

7- Buscarle sentido filosófico a las comedias románticas norteamericanas.

Todos sabemos que las comedias románticas yankys son lo más, eso es indiscutible. Esas historias sólidas, cargadas de contenido, tramas atrapantes, desenlaces inesperados, principios explosivos, actores magistrales y guiones filosos, ingeniosos, agudos y cargados, esconden algo más detrás. Es hora de repasar todos y cada uno de esos títulos y divulgar la carga filosófica escondida detrás de cada uno de ellos. ¡Hasta podes hacer un blog y contarnos! ¡Hugh Grant allá vamos!

8- Hacer una caja de madera para guardar no sé, cosas.

¿Qué más práctico y útil que una caja de madera? Bien cuadrada, lisita, espaciosa y delicada. Podes comenzar eligiendo la mejor madera (de paso aprender de maderas), luego ver la mejor manera de encastrarlas (de paso aprender de pegamentos y clavos), seguid de la mejor forma de lijarla y pulirla (podes aprender de lijas y barnices). Una vez que la hagas podes guardar de todo, incluso hacer otra caja para meter adentro de esa, una y otra vez, hasta que te quede una cajita del tamaño de un dado… ¡dios que explosión orgásmica de diversión!

9- Pasar la agenda de tu papá o abuelo a versión digital.

¿Quién no tiene un papa o abuelito retrasado tecnológico que aún anda con la legendaria agenda de Peuser bajo el brazo? Es momento de hacerle un favor a él y pasársela a formato digital. Podemos usar un programa tan básico como el Excel. Vamos de la A a la Z poniéndole el 4 a los números fijos de 6 dígitos y reemplazando el 15 por 261 en los celulares. Incluso podemos llamar a cada número para saber si aún corresponde con el nombre. Finalizado, podemos enseñar al papi o al nono a usar Excel, comenzando por mostrarle dónde se enchufa la PC.

10– Mirar a otro como juega a un videojuego o partida de cartas.

Sabido es que no te gusta el fútbol, pero del acto de la observación podes aprender mucho. Ni te imaginas lo interesante que es ver cómo juega otra persona al Tetris, ponele, cómo construye ejércitos en juegos de estrategia o cómo ríe con juegos de aventura. Es una actividad sin igual. Y si lo tuyo es la joda loca, anda a un geriátrico o casa de abuelitos a verlos cómo timbean. Miralos jugar a la generala, a la canasta, al rummy o cualquier juego de mesa. Es un gol. Aprendes mientras te divertís a lo grande.

En fin… es cuestión de tener un poquito de imaginación, ¡no creas que todo está perdido! Hay vida durante el mundial, hay actividades divertidas como estas que te cuento y mucho más, basta ponerse las pilas y encontrar en lo cotidiano eso que nos hace feliz y seres humanos de luz.

Matate.

¡Viva Perón!

ETIQUETAS: