5 clases de mujeres a evitar después de la cuarentena

  •  
  •  
  •  
  • 112
  •  
  •  
    112
    Shares

Estar enamorado es una de las sensaciones más bellas que un ser humano puede experimentar a lo largo de su vida. El amor es ciego, doy plena fe porque lo he comprobado en carne propia, las amigas de mi novia aún no pueden creer que ella todavía esté conmigo habiendo tantos tipos con facha en Mendoza.

Algunos no llegan a conocer esa hermosa vivencia ya sea por negación, desinterés o por la simple razón que nunca se les atravesó por el camino esa persona que le haría cosquillas al corazón.

Si para después de esta cuarentena usted está en planes de tirar la chancleta al aire o para ser más claro, comenzar una relación seria con una dama, déjese llevar por mis 5 consejos, que después de muchos años de estudio, investigaciones psicológicas y excavar en las odiosas estadísticas, créame, le traigo la posta posta.

Estimado lector, le dejo una lista de las 5 mujeres que usted tiene que eludir, conviértase en el Messi de la desgracia y la desdicha, hágale un quiebre de cintura a éstas féminas que sólo le traerán dolor de cabeza. Empecemos:

1) La separada reciente

Si usted quiere recuperar esa felicidad congelada por la pandemia y necesita volver a ser el tipo radiante, vivaracho y jaranero que lo caracterizaba antes de la cuarentena, comience la cacería en Facebook o Tinder por darle un par de ejemplos, pero ahora cuidado, si su atención se detiene en una dama sonriente y simpática, bien vestida en todas las fotos, con aparente buen sentido del humor, que todos sus posteos son de estado público y que llena excesivamente su muro con frases ridículas de superación personal y autoestima, desconfíe, ella no está reflejando su verdadera personalidad, está fingiendo que la separación no la afectó y sabe perfectamente que el ex le husmea su Facebook diariamente y le quiere provocar celos. No deseo ser del odio de estas dulces mujeres, pero debo decir que son las más peligrosas, en algún momento dado se despojarán de todo su resentimiento y no quiero que usted, pana mío, sea el receptor de dicho huracán.

Un detalle más, ellas le dirán a usted que admiran y aman la sinceridad en los hombres, pero odian cuando la ponemos en práctica con ellas. Lo dije todo.

2) La gordita cocinera

De por sí ya esta clase de mujeres son nocivas para nuestra férrea salud y estado físico, además ellas lo saben y nosotros también sabemos que nos pueden comprar fácilmente con comida, comenzar a salir con una minita que nos cocine sabroso es algo suicida por donde se lo mire. Usted será fácilmente manipulado.

El problema se agrava porque esa gordita ha tenido más de 100 días de encierro y ha perfeccionado su arte culinario al grado de poseer sendos doctorados en postres, fritangas y tucos.

No quiero imaginar si usted cae bajo el encanto hipnotizador de esas manos prodigiosas para las pastas, el estofado de mondongo, el hígado encebollado o los pucheros de osobuco por decir algunos manjares.

Si usted tiene la sospecha que una mujer de esta categoría se quiere cruzar por su camino, cierre los ojos y cruce la calle, de lo contrario no solo terminará más gordo de lo que está sino que hasta ella lo abandonará a usted por comilón.

3) La trabajadora de la salud

A diferencia de las docentes, que han estado meses rascándose y cobrando religiosamente sus salarios y no han adquirido ningún tipo de estrés en este lapso de pandemia, lo que las hace un sector libre de problemas y fértil para comenzar una relación, tenemos a los del gremio de la sanidad, NO se le ocurra, al menos por los siguientes 6 u 8 meses, posar sus ojos sobre una doctora, enfermera o (unos escalones más abajo ) una farmacéutica.

Esta pandemia las ha llevado a un punto de paranoia que viven obsesionadas con los protocolos de seguridad sanitaria y con todos los insumos de higiene personal. Ya en la primera salida le pedirán que usted se aparezca vistiendo doble barbijo N95, redecilla para el cabello, anteojos y máscara plástica frontal, remera mangas largas y guantes de lavar platos marca Virulana en las manos.

Cada cosa que usted toque recibirá una lluvia de Lysoform ya que ellas andan con un aerosol enganchado en la cintura. Se creen heroínas porque las aplauden en el noticiero, cuando los más héroes son los camioneros que transportan el papel higiénico. Si unos inocentes besitos están descartados por cuestiones de higiene… imagínese lo demás.

Yo no las recomiendo.

4) Las hippies y las piqueteras

Si en épocas frecuentes y normales estas damas eran hurañas y renuentes al agua y al jabón, imagínese lo que va a encontrar si se trenza sentimentalmente con una de ellas… usted que se ha lavado tanto las manos que ya sus huellas dactilares están ilegibles, usted que antes cambiaba medias y calzoncillos semanalmente y ahora injustamente lo debe hacer todos los días, usted que ya lleva gastado más de $20.000 en solamente alcohol en gel, a usted, sí señor, no le sugiero adherirse a una aventura de ningún estrato ni condición con alguna de esas mujeres.

Ellas, liberales por creencia personal, han estado reprimidas y enchiqueteadas más de 3 meses en sus casas, son una olla a presión a punto de estallar, necesitan rápidamente salir a juntadas con otros hippies a fumar, escuchar música, escabiar en tetra brik, tejer pulseritas o simplemente a hacer bardo, pintadas de paredes o mostrar las tetas por la calle en caso de las segundas.

Tratarán de usarlo a usted, amigo mío, como medio y entregador para estas actividades involutivas.

Ni se le ocurra.

5) Modelos o reinas de belleza

Esta categoría de mujeres se han caracterizado por ser ellas la última coca cola del picnic, creen que todos giramos alrededor de sus encantos. Son egocéntricas, mezquinas, engoladas, pretenciosas y llevan más de 3 meses sin hacer uso pleno de sus infantiles caprichos. Después de esta larga cuarentena lo usarán a usted de cachiche para empezar a readquirir ese inaceptable hábito, lo necesitan a usted amigo para que sea su trampolín para alcanzar nuevamente esas perniciosas costumbres.

Lo citarán a una hora en cierto lugar y ellas harán lo contrario para luego culparlo a usted de no querer entenderlas y mortificarlas. Como las peluquerías, gimnasios, spas, salones de belleza estuvieron cerrados lucen como brujas pero nunca, jamás, never never, les diga que están bien lejos de ser una modelo o aspirante a algún reinado de belleza, lo lamentará usted y las dos generaciones siguientes.

Para finalizar, espero haber ayudado en su cruzada y recuerde, éstas 5 clases de mujeres son complejas y espinosas, pase de largo.