Frases típicas de una pareja tóxica

El amor en épocas de coronavirus parece haber resucitado la confianza entre aquellas parejas a quienes no les quedó otra que yacer en cuarentena junto a la compañía de su adorado tormento. Es lógico que permanecer encerrados 24/7 te despierta la tranquilidad de saber que no te están cagando con otro/a en el laburo o a la vuelta de tu casa. Al menos no por 30 días.

Pero me pregunto si alguien se detuvo a pensar en aquellas parejas más tóxicas que una bomba nuclear, que además de ser un sinónimo de Chernóbil les tocó pasar el encierro a la distancia. ¡Porque yo sí!

Y sobre ellos voy a hablar a continuación. ¿Estamos todos de acuerdo en que la base de cualquier relación no es el amor sino la confianza? Porque ahora se plantea la idea inconcebible que debemos entender las escenas de celos desmedidas y desatinadas porque «nos aman y temen perdernos». ¡Por favor! ¿Qué clase de idiota creería eso? Y con esa justificación mediocre se saben inimputables para torturarnos la cabeza y destruir la falsa calma que nos proporciona esta licencia de la libertad.

Así que esta nota es para vos, loco/a de patio. Que no vivís ni dejás vivir dignamente. Los invito a leer las siguientes frases que pudieron hacerse presentes en estos días donde nos sentimos presos domiciliarios.

  • Desbloqueame.
  • ¿Vos dormís en línea?
  • ¿Por qué no ponés una foto de perfil conmigo? Seguro no querés que sepan que estás con alguien.
  • Yo jamás fui así, vos me generás esto.
  • ¿Por qué le diste «me gusta»?
  • Hacé lo que te digo o no me ves más.
  • Me arruinaste la vida.
  • Esa falda es demasiado corta, ¿no te da vergüenza andar así por la calle? Después se quejan cuando les pasa algo.
  • Así se visten las trolas.
  • ¡Madurá! Tenés que aflojarle a los jueguitos.
  • Mostrame con quién estás hablando tanto.
  • En tu familia son todos unos boludos.
  • Tus amigos son todos unos gateros, por eso están solos.
  • Tus amigas son unas putas de mierda y te quieren hacer pelear conmigo.
  • Vos lo hacés a propósito para irte de joda.
  • ¿Le estabas mirando el culo a esa?
  • Decile al pelotudo de tu amigo.
  • Decile a la buscona de tu amiguita.
  • ¿Quién te escribe tanto a esta hora?
  • Hacé lo que quieras.
  • ¿Por qué lo hiciste?
  • Qué cariñosa tu amiguita, seguro se tienen unas ganas ustedes.
  • Salí con los chicos, pero después no te quejes si te hago lo mismo.
  • ¿Por qué no me atendes? ¿Con quién estás?
  • Atendeme la videollamada.
  • Tu familia te quiere separar de mí.
  • Sos lo único que tengo, no me dejes.
  • ¿Por qué te conectaste tan tarde si yo me fui a dormir temprano?
  • A ver, mandame captura de tu historial.
  • Vos te hacés la boluda pero sabés que te tiene unas ganas.
  • Juralo.

Y así, cientos más. Podemos reírnos un rato, pero el límite se cruza cuando estás siendo perjudicado/a por mantener esa relación viva, aunque la misma necesite de un respirador artificial y te esté costando prácticamente tu salud mental. Entiendo que todos tenemos algo de locos a pedal e incurables, pero no permitas que esa salvedad te lleve y someta a tolerar locuras inexplicables.

Basta de romantizar la violencia psicológica. Las relaciones de pareja no deberían ser una tortura, al contrario. En pareja deberías sentir que la vida es más linda, que podrías seguir perfectamente sin esa persona a tu lado pero elegís no hacerlo porque en él/ella encontrás la paz que necesitás y sentís que la vida se vuelve más divertida. Lo que duele, lo que lastima y atrasa que pase de largo. Que no vinimos al mundo a sobrevivir a una pandemia mundial para continuar haciéndonos los giles. Soltá, es bueno quererse un poco.

Nos leemos la próxima.

ETIQUETAS: