Encontramos la solución a las dos incógnitas más grandes del fútbol nacional

Luego de indagar a todos los eruditos del deporte (amigos del mendolotudo y coterráneos), tales como el Chino Zabala, la Sofi Rez Masud y el Jorge Barbieri, fue mi amigo personal, El Tanque Péchere, el que develó los dos más antiguos, ocultos, complejos y crípticos misterios del fútbol argentino.

Le comenté al Tanque sobre los dos hechos:

  1. ¿Por qué le agregamos el artículo a los nombres “de pila” de equipos de fútbol internacionales y no se lo agregamos a ningún equipo nacional? Por ejemplo, ¿Por qué decimos “el” Brasa”, “el” Colo Colo, “el” Real Madrid, “el” Ayax, “el” Cruzeiro, “el” Nápoli, etc. y no decimos “el” boca, “el” River, “el” Godoy Cruz, “el” Independiente, “el” San Lorenzo, etc?
  2. ¿Por qué pronunciamos bien en inglés a “Newells All Boys”, “River Plate”, “Boca Juniors” y no pronunciamos correctamente a “Racing”? ¿Por qué no le decimos “Reincing”, como se debería pronunciar, si los demás equipos con palabras en inglés si los pronunciamos correctamente?

Ninguno de los capos antes nombrados pudo develar el misterio. El Chino nos aseguró que pasó catorce días sin dormir, se payaneaba las ojeras de leer y leer y nada. La Sofi dice que hace un mes que no sale ni viernes ni sábados a bailar por quedarse navegando en la web por una solución al misterio y el Jorgito juró por la pronunciación de sus erres que esos misterios no tenían solución ninguna, que eran como el triángulo de las Bermudas o la existencia de Dios.

El tema es que le deje la pica a mi amigo el Tanque Péchere, un cuasi-detective del fútbol mundial, un incansable conocedor de las mejores anécdotas del deporte nacional, un fanático del gordo Bonadeo, un buscador incansable de la verdad. Y… era como un ají en el culo para el Tanque. Se pasó varios días encerrado hasta que nos llamó y nos develó el gran misterio, que aquí lo compartimos con ustedes:

  1. No le agregamos el artículo a los equipos nacionales porque en Argentina, el fútbol, se siente mucho más profundo que en cualquier otra parte del mundo. Acá es más que una pasión, acá es una forma de vida, es una religión, es parte de cada uno de nosotros. A los argentinos un triunfo o un fracaso nos marca el humor de toda la semana, muchos llegamos al punto de querer más a nuestro equipo que a nuestra propia madre, vivimos en carne propia cada partido ganado, empatado y perdido. Y a las cosas extremadamente personales y que son obvias partes de nuestra existencia, no le agregamos artículo. No decimos “somos de la Mendoza”, “somos de la Córdoba”, “somos del San Luis”, decimos “somos de Mendoza”, “de Córdoba”, “de San Luis”, tampoco decimos “somos de los católicos”, “somos de los judíos”, “somos de los evangelistas”, ni mucho menos “somos de los radicales”, “somos de los peronistas”. Todas estas son cosas tan pasionarias e intrínsecas a nuestra existencia, que agregarles el artículo las banalizaría, les quitaría importancia. Es por ello que soy de River, peronista y católico, no soy de “los” River, “los” peronistas y “los” católicos.
  2. El otro misterio es sencillo, es mucho más fácil y se le atribuye a una cuestión de léxico barrial, territorial, zonal. Una cosa es como se escribe, como formalmente se pronuncia una palabra y otra muy distinta es el uso que la costumbre de los lugareños les dan a la misma. Con un sencillo ejemplo podemos ver lo que les digo: un porteño viene a Mendoza y no dice “Laseras” sino “Las Heras” y suena hasta gracioso escucharlo. Un Mendocino pronuncia correctamente “General Deheza”, mientras que un cordobés dice “General Deza”, un Mendocino le saca “General” a Alvear, mientras que alguien de afuera no omite la palabra. Un Mendocino dice “Samartín”, mientras que uno de afuera diría “San Martín”. Entonces, formalmente se pronunciaría “Reicing”, pero la costumbre de la zona, de la gente de Avellaneda, ha hecho que se pronuncie “Racing” y punto, sin ningún tipo de explicación formal, más que el uso y costumbre de esa población, que luego se extendió a toda la Argentina.

¡Que grande el Tanque como nos iluminó! Genio del fútbol mundial, incansable buscador de la verdad, nos sacó esta duda, esta espina que no podía dejar dormir a periodistas y amantes del deporte del balompié.

También podes leer:

El Deporte Nacional

El año pasado escribíamos:

Mendolotudo aconseja sobre ir al ginasio

ETIQUETAS: