Instituto Superior de Futbolistas Agremiados

Estuvimos con Gabriel Vergófalo, director del instituto IFAZ (Instituto Superior de Futbolistas Agremiados… la Z no se sabe de que es), lugar donde se les enseña a los futbolistas mendocinos sobre las posturas, los modismos, las respuestas, acciones, actos y hechos que deben cometer como verdaderos deportirstas. Esto con motivo de poder tener facilidad para entrar en el fútbole porteño.

  • Deben dejar de lado toda la música que les pueda llegar a gustar, a menos que se encuadre en los estilos cumbia/cuarteto o en el más fino de los casos rocanrol stone. Es ley que deban andar todo el día al palo con estos sabrosos y bailables ritmos musicales.
  • Es indispensable alguna vez haberse manducado a un travesaño. Es derecho de piso que le tiren un petizo. Como que tanto vago, tanto vago, tanta ducha en equipo, termina definiendo cierta inclinación por el fobal hacia los nenes con peluca.
  • Al léxico común que manejen, hay que agregarle las palabras “guachi”, “gato”, “gil”, “careta”, “champú”, “cuca”, “pancho”, “mascapito”, “pete”, “guaso”, “vagancia”, “gilada”, “milico”, etc.
  • Es placer del fobalero decir las palabras al revés… por ejemplo: jermu, totin, dorapa, ñocorpi, troesma, etc.
  • Misteriosamente, haciendo base en la última sílaba de la palabra esbozada, agregan nuevas silabas a ésta, creando dos palabras en una. Por ejemplo: en vez de decir “yo”, dicen “yogur”, en vez de decir “vos”, dicen “boselli” (jugador de fóbal), en vez de “loco”, dicen “locomía”.
  • El arito y los claritos son directamente proporcionales al éxito del fobalero.
  • Todos los artículos que carguen en sus manos y que sean del tamaño de una botinera, deben ser transportados de igual manera que la botinera. Incluso cuando no llevan nada la manito tiene que ir en la misma posición… como un estigma o una deformidad.
  • Le tienen un cierto recelo a los rugbyers… aunque se comen los mocos y no se le animan a una peleita ni por casualidad.
  • Al fobalero no le gustan las bebidas “caretas”. El es feliz con un vino tinto y una fanta. Sea el varietal que sea, o el precio que salga, el fobalero lo rebaja con naranja, o en el más áspero de los casos, lo baja directo del cartón.
  • Por más cultos que sean, aún teniendo excelente modulación, al momento de cantar una canción de la cancha (dentro o fuera de ella) deben omitir las “s”, emular vos de enfermo mental y estirar todas las palabras. Ej: “poque tenemooooo aguanteeeeeee, hoy te vinimoooo a veeeee, pongale guevoooo (apodo de equipo) hoy no podeee perdeeeeeee”
  • Omitir casi por completo los nombres de pila y reemplazarlos directamente por el apellido o por un apodo de fobalero, como cabeza, tanque, negro, flaco, narigón, etc.
  • Llegado el éxito, el fobalero sabe que le quedan dos caminos perfectamente marcados: el que lo lleva a continuar con el éxito o el que lo lleva al lado oscuro; para seguir el primero, es indispensable que se case con la novia que tuvo toda la vida, para el segundo, basta dedicarse a la noche un par de meses y listo… ya se ve atrapado en una maraña de gatos, excesos y paparazis.
  • Al fobalero le gustan las exuberancias, por eso son fanáticos de las tetas de silicona, el botox, los culos plásticos y la ropa ajustada. Su mina ideal es la Salazar o Flor de la V.
  • Cualquier momento es “el momento” para jugarse un picadito.
  • Si en una reunión se toca un tema que no sea fobal o partuza, el fobalero se margina en un rincón empinando una bebida tóxica, para luego balbucear giladas, bardear a quien no se banque o irse borracho y agresivo a dormir.
  • Un fobalero que no sepa bailar, es como un chofer de bondi sin cubata… no existe.
  • Todo fobal quiere jugar en Boca
  • Queres hacer feliz a un fobalero? Hacele un asado, comprale una damajuana de vino y ponele videos de fobal y a un muñeco haciendo payanitas.
  • El fobalero se tiene que vestir permanentemente con ropa que remita al deporte, tanto calzado como indumentaria. Si viniesen trajes adidas el fobalero sería feliz vestido de formal.
ETIQUETAS: