La putita del Grupo

Como todos sabemos, la sociedad está hoy fuertemente marcada por modelos de personas que se repiten, los llamados estereotipos, en este breve relato quiero analizar a esa alimaña que está presente en todo grupo de amigos: LA PUTITA DEL GRUPO

Posee diversas y casi infinitas definiciones la putita, zorra o buscona; como cantidad de polvos que se ha echado en su corta vida.  En lo particular, convivo casi permanentemente con alguna de estas típicas sirenas griegas que te atraen con su mágico e hipnótico canto, pero terminan atrapándote en sus redes de histeria… esa trampa que  traducimos en puterío, lo que a corto, mediano o largo plazo, termina provocando un cisma en el grupo de amigos.

La putita lo fue desde chiquita, era esa que cuando empezabas a experimentar los primeros pasos de enamoramiento o cuando empezabas a sentir cosas por las nenas, te cagaba la historia y tras histeriquearte todo el año escolar para que le compres caramelos en el recreo, te garcó y  empezó un inocente noviazgo infanto-juvenil con el más lindo del grado superior. Era esa que cuando comenzabas a ir a tus primeros bailecitos de la primaria, te dejó pagando como estúpido cuando le pediste si bailaba un tema con vos y después de que la pensó 2 horas te rebotó, haciéndote quedar como el eunuco perdedor ante tus compañeritos de grado, por eso terminaste ayudando a la maestra que los cuidaba a levantar las sillas, mientras tus compañeritos esa noche daban sus primeros besos.

Ya entrada en la adolescencia, la pelandrusca otaria te pedía que le pasaras la tarea que les dieron para el fin de semana, y vos que como infeliz estuviste encerrado haciéndola, se la das  confiando en que ella te devolverá el favor en otro momento (“Hoy por ti, mañana por mí”)….¡¡¡OLVIDATE!!! la muy yegua jamás se acuerda del favor que le hiciste, al contrario, te aseguro que se hizo la chota y no te invitó a sus 15, porque según ella “Lo tengo de cachiche al pelotudo ese”, porque hay que ser realistas, las mujeres nos manipulan a más no poder, sobre todo en esa época de erupción hormonal. Si habré pagado tortas raspadas ilusionado en que un día me iba a aceptar una invitación al cine… ¡¡¡que ingenuo!!!

Pero adentrándome en el auge de la putita, esta se ubica entre la época de la facultad y hasta avanzados los 30 años. En particular me junto bastante con estas, porque mi situación sexual es diferente ahora a hace unos años atrás. Ustedes dirán ¿Por qué tiene amigas putitas si le hicieron la vida imposible? Porque ahora la amiga putita más allá de que la odié y provocó ciertos traumas en mi vida, es la que siempre me banca en las salidas, son muy divertidas y hasta en algunos casos (las más copadas) se histeriquean un vago, lo calientan toda la noche, le hacen parar el bollo, y en el momento que el flaco le dice que se vayan juntos, ella contesta “ Vengo con mi amigo y no lo voy a dejar solo”… lo cual puede traducirse en si te comés al boceto de mi amigo primero, vas a llegar a la obra maestra (o sea a ella)…eso es tener código. Lo peor es  que algunos vagos aceptan el negocio y pasan la prueba de fuego.

La putita es más compinche con los hombres del grupo, sean estos héteros o gays, lo cual provoca profundos celos en las demás féminas del grupo. La putita prefiere ser el centro de atención en el asado de puros flacos, ser la porronera que está en la esquina contando chistes, es una bicha calculadora que siempre se hace la inocentona, la hueca, pero sin dudas es la mayor estratega. Escucha y ve todo, tiene un gran poder para el  “lleva y trae” simulado bajo rostro de inocencia, sumado a que provoca discordia entre los vagos, es cuestión de que sepa que uno está perdidamente enamorado de ella, que hace uso y abuso de la situación, se hace llevar y traer cual remis, le habla con voz seductora, lo mira con carita de gatito mimoso, pero al llegar a la reunión del grupo, se sienta en las piernas de otro de los vagos, generalmente se va a los extremos,  en las del mejor amigo del que está tras ella o en las del que no se lleva tan bien ¡¡¡Actitud de mujerzuela la muy forra!!!

La putita tiene una actitud típica, es la que siempre se pone en pedo y franelera,  juego que le encanta, porque haciéndose la ebria manosea a los vagos, no le calienta si están o no de novios, ni si la novia está presente (la cual la mira con cara de asesina a sueldo), premio Oscar a mejor actuación de mujer mamada.  Se ponen insoportables, gritan, fuman como caranchos, te bailan y te manosean, a las otras minas las sobra y encima sigue chupando…mi teoría es que se hacen las beodas para pasarla mejor, burlarse de las otras minas, calentar a los vagos y después hacerse llevar porque uno tiene corazón y no la va a dejar tirada, aunque sepamos que es puro teatro.

Lo que no entiendo de los vagos, es que si no se la pueden comer fresca, creen que en ese estado se la van a manyar, que idiotas… porque es justamente ese estado el que le sirve a la putita para esquivar situaciones comprometedoras, y los tiene a los tipos con los huevos en la garganta todo el viaje hasta la casa de ella, con la amenaza de que puede vomitar el auto. Al llegar se baja con cara de no me acuerdo que hice, le da un besito inocentón al flaco en la mejilla, y te aseguro que al cerrar la puerta se caga de risa de lo hijaputa que fue esa noche. El flaco termina clavándose una manuelita  en el auto a la vuelta de la casa de la flaca.

La putita es la más odiada por las mujeres en un grupo, pero a la vez la más “querida” por los hombres (la más querida coger).Falta que una de las amigas le diga que le gusta uno de los flacos del grupo, para ir y cagárselo de manera instantánea. Encima después de armar durante años quilombos en los grupos, mandarse cualquiera, provocar separaciones, y demás situaciones indecorosas, es la que consiguió el marido más rico (externo al grupo obvio, ya dinamitó el campo y se fue a picotear afuera), tiene el marido con más moneda, es una señora de su hogar con dos hijos, un perrito de almanaque y una casa profesionalmente decorada. Y vos seguís ahí, odiándola y recordando las mil y una que te hizo pasar, ella solo recuerda que eran compañeritos de la escuela… pero no eran tan amigos según ella. 

También podes leer:
Prostitución e hipocresía en Mendoza

El año pasado escribíamos:
El día que usé mi problema para zafar

ETIQUETAS: