Los típicos cocineros que nos alimentan a diario

No podría escribir sobre otra cosa que no sea sobre lo que más amo sobre la tierra… Acá y ojala de acá en adelante hasta donde me dé la cabeza les voy a hablar nada más y nada menos que de cocina… ¡así es señores/as sobre cocina!

Para empezar les voy a hablar sobre la clase de cocineros que podemos encontrar en el actual mercado mendocino, no todos somos iguales y las diferencias en personalidades entre unos y otros puede ser abismales…

Cocinero de escuela: Este personaje en sus años de “estudio” (soy de la firme opinión que para ser cocinero no hace falta estudiar, es todo cuestión de practica y como quien dice: la practica hace al maestro) fue el mejor de su clase/ comisión, el todo lo sabía, todo lo hacía mejor que el resto, daba la mejor sazón y la mejor presentación. Salió de ahí y se encontró con una realidad imponente, decidió que no era su profesión y lo abandono.

El cocinero negativo: Este es uno de los personajes desde mi punto de vista más cómicos que te podes encontrar, con una ligera tendencia al suicidio y a la depresión, que “detesta” la cocina desde lo más profundo de su ser y su sueño es andar por la vida sin responsabilidad alguna, pero a la vez sabe que no puede dedicarse a otra cosa porque es lo único que sabe hacer más o menos bien. Como busca librarse de las responsabilidades nunca llega a obtener una pareja estable, lo que lo lleva a dedicarse cada vez más tiempo a su trabajo y subir de rangos sin que lo quiera.

El cocinero pretencioso: Quieren cobrar en dólares en su primer trabajo sin darse cuenta que es el primero y le van a pagar $2,50 la hora y puede llevarle años subir de categoría si no encuentra motivación en otra cosa que no sea la cocina.

El responsable: Siempre a horario, con su uniforme de punta en blanco su cara bien afeitada y de antemano sabe las tareas con las que debe cumplir sin que se lo digan.

El del sentido común: Ven en la cocina el trabajo más simple del mundo, a raíz del conocimiento de técnicas básicas esta persona puede resolver cualquier tipo de problemas en su trabajo.

El calavera no chilla: Llega siempre con el tiempo justo al labor, su cara marca signos de que al finalizar el despacho nocturno de pego una gira madre. Probablemente hasta que no se tome unos 2 lts de café no atine a nada, suelen trabajar mejor en el turno tarde y totalmente activados a la hora de la noche, salen del trabajo mejor de lo que entraron. Tendientes a vivir de noche, amantes de bares y los gatos.

El mudo: No habla, no dice nada, mantiene su cabeza gacha y solo cocina, no te mira, no se ríe, no se relaciona, acepta órdenes y solo cocina. (Péguenle un tiro)

El anti- mozos: No los puede ni ver a los compañeros de servicio y para el son todos unos inútiles y obviamente el podría hacer el trabajo de ellos mucho mejor.

El temporal: Un compañero que dura poco tiempo, de un par de semanas a un par de meses y luego cambia de trabajo, tiende a conocer muchas técnicas diferentes de diferentes cocinas.

El sexópata: Se quiere garchar a cualquier moza o cliente que esté rica.

Los que leen el mendo: Estos cocineros tienen mierda en la cabeza, no piensan, no atinan, no se mueven, sirven solo para hablar pelotudeces porque este “pasquín” como le dice uno de acá lo único que hace es podrirle la cabeza a la gente y me toca admitir que entro en esta categoría, aunque carezco absolutamente de humor y razonamiento

P.D: un cocinero puede entrar en más de una categoría y si es así tiene graves problemas (¿P.D? ni que fuera una carta la cagada esta…)

Por ahí parece que es un artículo que habla solo de hombre, y están en lo correcto, las cocineras mujeres tienen un apartado dentro de la historia de la gastronomía, ¡¡son las mejores mujeres sobre la tierra!! ¡He dicho!

Son algunos de los tipos de cocineros, para mí es un mundo apasionante y depende de ustedes el seguir conociendo más sobre esto que es la gastronomía con sus tipos de jefes, tipos de espacios de trabajo, contratos, escuelas de cocina, y otros tipos de personajes incluidos dentro de la gastronomía (mozos/as, bartenders) etc. etc.

Se reciben consultas de cualquier tipo relacionadas a la gastronomía…

Lean y compartan putos….

Escrito por Eze para la sección:

ETIQUETAS: