Luismi Gay

Para vos muñeca, que no sabías donde se había metido el gordito meloso.

Para usted señora que extrañaba esa cara tirante y esa panza de galáncete de circo.

Para vos treinticinco añera que recordas tus primeras humectadas de bombacha al pensar en Luismi.

Para todas ustedes que etaban preocupadas por su ídolo, el Mendolotudo les comenta que está bien y que se desapareció con un brazilero llamado Tripulcio Benergas a una isla paradisíaca donde le afeitaron los pelos de la cola por fricción peniana. Ahora embarca carne por proa y canta canciones de Queen.

ETIQUETAS: