Estúpidas y perdonables mentiritas piadosas

Partamos de la base de que las mentiras son malas, tarde o temprano traen problemas y te meten en kilombo, pero… hay una clase de mentiras que son aceptables y son las llamadas “piadosas”. Son esas en las que incurrís por el mero acto de ser persona común, esas que hasta  algún Dios justiciero y mordaz puede dejar pasar, esas que a diario cometes, que no les confesas ni a tus amigos (mucho menos a un cura). Esas en las que todos hemos caído una (o varias) veces y no nos animamos a aceptar… incluso hemos hasta llegado a repudiarlas en público, defenestrando a quien las comete. Algunas de ellas son:

Fotos de perfil de Facebook:

¡Vamos querido! No me vas a negar que previo a cargar una foto de perfil no realizas un filtrado minucioso de defectos físicos. Bajas las doscientas fotos que te sacaste en el boliche o las quinientas de las vacaciones y preseleccionas una por una para poner de perfil las que más agraciada salis. Que en esta me veo gorda, que en aquella me veo enano, que en esta se me ve un culazo, que aquella me marca el bulto. Que por una cuestión aleatoria tenes tu foto de perfil no te lo cree ni tu mamá.

Llegadas tardías:

Si aún vivis en la casa de tus viejos es lógico que no les gusta que llegues tardísimo y roto, ni hablar si estas casado y tu pareja se quedó torrando, viendo una peli zaparrastrosa de los ochenta. Las ocho de la mañana se transforman en las cinco para el soltero y las cinco en las tres para el casado. No sabes el motivo de la cagada a pedo, pero pensas que es mejor estar menos tiempo de joda.

Exceso en las bebidas:

Llegas a tu casa gateando, con olor a rancio, con manchas negras y amarillas en la ropa, despeinado, con los ojos inyectados, hablando como si tuvieses un kiwi en la boca, con una zapatilla menos, tiritando de tanto speed, dejando el auto estacionado en la vereda de enfrente… ¿y te tomaste solo un vaso de cerveza? ¡vamos chimichurri! ¿te crees que la gente es un jabón neutro?

Sexo:

La mentira “piadosa” en cuanto al sexo no es si la pusiste o no (mentir con que la pones es mentira no piadosa), sino sobre las proezas sexuales que llevas a cabo. Todo bien con que hayas levantado… pero de ahí a hacerla acabar tres veces, a que te entregó el local del fondo, a que sos el primero, a que se te para siempre y con todas… flaco, ¡todos los hombres sabemos que mentimos! La posta es uno y gracias, dos si sos un tigre y entre dos y tres de cada diez hacemos la del agua hirviendo y la galletita: vos te quedas re caliente y yo blandito. Respecto a las chicas… no era ni tan chiquita ni tan grandota, sabelo.

Cantidad de estudio:

Llevas dos meses preparando una materia, salis solo los viernes a tomarte una Coca y a las doce estas durmiendo, prendes la compu solo para bajar apuntes, estas pálido como el culo de Bergoglio, estudiaste de los apuntes y de los libros… todos los libros, estas flaco como una lechuga porque no te tomas descanso ni para almorzar o cenar, el pelo lo tenes como un felpudo de tanto masajearte la cabeza mientras lees… ¿y tenes la caradurez de llegar al día del examen y decirle a tus amigos “no estudié nada”? ¿vos te crees que son pelotudos los demás? No vas a ser más ni menos ñoño por decir que no sabes, sino un boludo, porque todos saben que te rajas estudiando. Ñoño encubierto.

Experiencia laboral en el CV:

Siempre te caranchas uno que otro carguito. Todos sabemos que sos más inútil que una llave de goma. Si atendiste un kiosco como un simple mortal, le pones “gerente zonal en cadena de dugstores”, si le pagabas los impuestos de la finca de tu nono le pones “jefe de administración de industria agrícola”, si hombreabas bolsas de papa en la feria le pones “encargado de logística y abastecimiento”, si fuiste cajero de un almacén, le pones “jefe de finanzas de cadena de supermercados”. En fin… se perdona embellecer con palabras tu pedorra experiencia.

Ronda de anécdotas:

Estas en una juntada de amigos, hay minas ricas, un par a las que les “prestarías una vueltita” y una con la que querrías tener vástagos. Los más cheroncas del grupo de ponen a contar anécdotas sobre algo, supongamos de piñaderas. Captan la atención de las minas y empezas a pensar. Tu última pelea fue con un nenito en el pre jardín que te robó la mamadera y lo mordiste. Entonces recordas una que vivió un primo tuyo hace un tiempo… así que la haces tuya. Te sentís más boludo que un ladrón con párkinson robando una pandereta, pero logras pasar la ronda y no quedar en los rezagados al coito.

Piropos obligados:

Viene una amiga o tu hermana o tu mamá o tu esposa y te pregunta… ¿estoy gorda? Sabes que hace dos meses que está a base de agua y una hoja de lechuga, aún así no consigue pantalones ni en TalleGrand. No le podes decir que si, mentira piadosa. ¿Me queda lindo? Y se parece a Marta Minujín en una fiesta de disfraces… si mi amor, estas hermosa, mentira piadosa. ¿Estas mirando a esa mina? Y va un culo delante tuyo al que le podes apoyar una fuente con dos wiskis de lo parado que está… no mi amor, mentira piadosa.

También podes leer:
El papelito traicionero

El año pasado escribíamos:
Fue foul

ETIQUETAS: