Personajes del Wal-Mart en la noche

Cuando uno vive cerca de un supermercado abierto 24 horas, no voy a decir cual, por cuestiones de publicidad, vamos a ponerle “wal-m”… es muy obvio… ok digamos que es “w-mart”. Y cuando tu vida social se resume a hacer las compras (forever alone) pasas mucho tiempo en él, es casi un segundo hogar. Y a mi me parece particularmente entretenido.

Posiblemente escucharon a pocas personas decir que les divierte ir a hacer las compras al supermercado, pero esas personas quizá sean normales.

Cuando vas más de una vez a la semana, y sobre todo en el horario nocturno, te encontrás con ciertos “personajes” comprando. Como estos:

Los hombres “golpeados”: es el típico que se colgó tomando birras con los amigos, y lo encontrás en la caja zapateando y mirando el reloj con cara de susto. En su carro podes ver un par de pañales, leche maternizada, algún alimento y seguro que un chocolate para calmar la fiera.

Seguro le encargaron hacer la compras y al llegar a casa lo re cagaron a pedos, y el tipo se vino desde Luján con tal de zafar de la que se le viene en la casa.

La parejita feliz: Lo más probable es que se colgaron haciéndose mimos (y lo siguen haciendo en el súper) y se les hizo tarde, y después de tanto “dale que te pego” les dio hambre. En su carro encontrás forros, pan y fiambre, una mayonesa y quizá alguna golosina o pringles.

El fumado: Estos son mis favoritos, los encontrás colgados mirando las góndolas de galletas y golosinas, o fascinados con alguna envoltura brillante. Hasta los podes ver en los pasillos charlando de la vida, probando los sillones y jugando con los carros. Seguro todo lo que llevan en el carrito es chatarra, nada los alimenta realmente y no están nada apurados, incluso entablan “amistad” con el cajero.

La boluda que come tarde: y acá entraría yo en la mayoría de mis momentos, no voy a negar que tengo de los otros también, pero sobre todo esté. Aunque no lo crean somos varios los que postergamos hasta estar famélicos el acto de ir a comprar, por lo general en el carro vas a encontrar una pata de pollo, una palta, un tomate, una Coca chica. Todo chico y en pequeñas cantidades, alimento para gatos y alguna que otra chuchería y brillante y completamente inútil.

El ermitaño: este personaje antisocial encuentra su regocijo absoluto al poder comprar casi solo, no tener que hacer cola, poder ver las góndolas con luz ténue y que nadie se agolpe para tomar lo mismo que él. Solo como en la vida real.

El nerd: el nerd es un vampiro, duerme de día y vive de noche. “Vive” llámese a trabajar, jugar, subsistir, sociabilizar, etc. El nerd suele trabajar en el mismo lugar que se divierte, la PC. Así que a la noche se levanta y se da cuenta que no tiene nada que comer. Ahí lo ves, desaliñado y con cara de matado comprando porquerías.

Los fóbal: los vagos acaban de terminar de jugarse una fóbal y pintó la gula, así que se van en manada a comprarse un pedazo de carne y unas gaseosas. Tontolones, cagándose de risa de los gordos y las viejas, baboseándose con las minas, hablando bajito y sacando fichas en todas las góndolas.

Poetas y bohemios: locos de la vida que encuentran reparo en la noche y suelen enamorarse de chicas a las que jamás le preguntarán nada ni volverán a ver.

Hay que decir que además pasan cosas curiosas, como por ejemplo la confianza de los cajeros/as, como te ven seguido se creen que sos de la familia y te preguntan por el gato, el perro, el novio y la tía. Incluso si cmprás cosas picantes o íntimas te ponen cara picarona. Ni hablar si comprar algo más osado, como una tanga o unos forros. También te pasa que la cajera te pregunte por tu novio (del cual te peleaste) y te cuenta que lo ha visto comprando asado con los amigos (true story).

También que te encuentres con la misma gente colgada que vos en los mismos horarios o que algún desatinado ponga cosas en tu carro, y se sienta ofendido cuando le decís que es “tu carro”. Cosas paranormales como que el carro desaparezca y aparezca en otro pasillo (seguro alguno se lo llevo). Y muchas otras “aventuras”.

Ya se lo que están pensando, que debería salir más y hablar con gente normal, y que ir al supermercado no cuenta como “salir”. Pero no me importa, por que igual es divertido y pasan buena música (esto último es 100% real). Así que si no tienen nada que hacer, como yo, vayan a hacer las compras de noche.

ETIQUETAS: