Personajes típicos de un desfile de modas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

De repente y sin pensarlo, sucedió que Mendoza se convirtió en la capital mundial de la moda. Uno lee diarios y revistas y descubre que se realizaron más desfiles que degustaciones de vino. Y ni hablar de presentaciones o castings para “crear” modelos cuyos únicos pasos han sido posar en fotos para colecciones (traídas directamente de la salada) que venden sus amigas y publican en Facebook. Y listo, gracias a ellas, en Mendoza ha nacido una nueva modelo facebookera.

Más allá de esta nueva espécimen, las otras modelos llegadas desde Bs As y que ganan fortunas por caminar en línea recta con cara de constipada, una gran fauna de fanáticas (y fanáticos) de las prendas aparecen como por arte de magia para disfrutar de estos pintorescos eventos.

A continuación se detallan algunos de ellos.

Bronceada 365
Señoras y algunas señoritas que se presentan siempre con un tono bronceado sea la época del año que sea. Casi imposible de imaginar cómo fue su color de piel original en algún momento de su vida, allá por la década del 50´. Se encuentran teñidas, en su mayoría, de un platinado extremo para que su color de piel quemada resalte aún más. Gastan en camas solares lo que cualquier mortal gastaría en un viaje a Disney. Visten con colores que combinen con su color de piel dependiendo las tonalidades que tengan en ese momento. Generalmente de dientes amarillos.

Mujeres coordinadas
Grupo de amigas que se presentan en importantes desfiles para saber la tendencia de la nueva moda. Necesitan estar coordinadas y ponerse de acuerdo ya que todas son fanáticas de Jazmín Chebar y resultaría un grave error y por consecuente expulsión de su logia, si dos deciden comprar el mismo vestido. Van juntas a toda presentación de nuevas emporadas, pero a la hora de conseguir un asiento en primera fila acuden al popular “Si te he visto no me acuerdo”.

Señora, ¿qué se puso?
Mujeres entradas en edad que intentan mantener su fisonomía a cualquier costo, pero tienen la extraña y desacertada teoría que si se visten como pendejas, parecerán pendejas. Señoras, presten atención: SI ES VIEJA Y SE VISTE COMO PENDEJA NO SE VERÁ COMO TAL, SINO COMO UNA VIEJA QUE SE VISTE COMO PENDEJA, que claramente da como resultado la ridiculez en su máxima expresión.

Mentalidad primer mundo
Féminas que piensan están presentes en la semana de la moda en Milán. Usan sobreros, lentes de sol y algunos binoculares sin importar que se sienten adelante, que el desfile sea adentro de un Shopping y que haya menos sol que en el lado oscuro de la luna. Llevan su chequera para demostrar que pueden comprar in situ, cuyos cheques quedarán anulados apenas llegue a su casa quinta. Pueden o no estar acompañadas de su diminuto y afeminado perrito.

Master en moda
Algunas abundan cercanas a la pasarela. Se horrorizan de todo lo que ven porque para ellas, lisa y llanamente, todo es una mierda. Telas de cuarta, modelos de mierda, música berreta, colecciones repetidas, peinados a la que te criaste, diseñadoras sobrevaluadas, público berreta, calzado de Salamone en sus tres direcciones y claro, no logra entender por qué ella así como vino vestida no está dando cátedra sobre el escenario.

El colgado
Muchacho que de moda sabe lo mismo que de física cuántica en chino mandarín. No logra entender todavía si lo que presentan es ropa o telas al azar cuando aparece Yamila Casab. Incrédulo del costo de una prenda de Jazmín equivalente a su sueldo mensual. No conoce a ninguna modelo. Mira mas su celular que la pasarela. Va unas 47 veces al baño durante todo el desfile. Solamente asistió por un solo motivo: acompañar a su novia y asegurarse una buena felatio esa misma noche.

El pajero
Individuo que pasó su adolescencia robándole revistas de Vouge a su mamá para encerrarse en el baño y hacerse muchísimo daño. Actualmente acude a desfiles con su celular en modo zoom +400 para poder captar todo detalle de las transparencias sobre la pasarela. Quienes se sientan a su lado podrán apreciar sonidos como: “iiiissshhhhhh..!!!” o “hhhaaaabooéééé…”.

Homosexuality
Claramente es un personaje que no puede faltar en los desfiles. Intenta estar lo más informado posible. Lee todo antes de llegar. Amigo de las modelos y las diseñadoras a quienes les propicia saludos y guiños cuando pasan frente a él. Sentado en los mejores lugares, tiene la capacidad de no solo mirar lo que pasa en frente, sino también, a los costados, atrás, en la tribuna de enfrente, que periodistas y fotógrafos vinieron y por sobre todo, saber secretos y chismeríos de todas y cada una de las que están mirando el desfile junto a él.

Fuente de imagen:
www.losandes.com.ar

También podes leer:
Las peores 15 respuestas en exámenes

El año pasado escribíamos:
Payunia City – Capítulo XIX

ETIQUETAS: