Tecnología vs. Deporte, ¡cómo extraño el pasado!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Muchos de nosotros, mendolotudos de cepa, amantes del barloa, del jueves de parque en el verano, el sábado de futbol con “lo vago” y las mediatardes de las pibas con la infaltable cindor y la chocotorta incluida, nos criamos en un pequeño barrio, lleno de chicos de nuestra edad, con los cuales nos congregábamos en la esquina, donde estaba la casa el “Panchito” y de ahí partíamos a la placita a jugar el fulbito clásico con la pelota del “pelado” Pablo (sino había balón se improvisaba una con medias o trapos). Muchos de nosotros había días que no podíamos hacer eso, porque la vieja nos mandaba al “clú” a hacer algún tipo de deporte, a relacionarnos con la gente y de paso se olvidaban un rato de nuestra crianza. Con mis largos 20 años y muchos de ellos vividos sin Facebook, mandando cartas y chamuyando sin computadora de por medio (si bien existía, no se le daba el uso que se le da hoy) me hicieron entender como cambiaron las cosas con los años.

Hoy en día los pibes no viven sin las redes sociales, el mail ni los celulares con chat y todos esos chiches nuevos; antes existía la amistad real (no teníamos que agregar a nadie, más bien decir hola e ingeniárnosla como saliera), las relaciones mas allá de una pantalla, el club en su máxima expresión (lugar social si los hay en el mundo) y diversos tipos de juegos como la escondida, la rayuela y el verdad-consecuencia.

Si bien en la actualidad también soy un ser consumidor como un gran porcentaje de nuestra sociedad, día a día agradezco haberme criado jugando en el potrero y teniendo muchos amigos en mi club, en el cual me pasaba días y días enteros.

En mi humilde opinión creo y estoy convencido que la tecnología está matando el deporte. Los chicos pasan muchas horas del día agarrados a aparatos electrónicos que le consumen horas y horas las cuales antes las enfocaban en como se podían divertir con el vecino o en el club jugando todo el día al básquet, me entristece llegar a la casa de mis tíos, primos, hermanos y amigos, preguntarle a ellos donde están sus hijos y que ya no me respondan: “está en futbol”, “está en el club”, “esta en la plaza corriendo carreras”; sino que me respondan que “están en la compu, en la play o con el ipad” jugando al “candy crush”.

El deporte real ha sido reemplazado por las consolas de video juegos en las cuales los chicos pueden ser grandes atletas profesionales, jugando al futbol, tenis, rugby, básquet y demás. Esto hace que pierdan la capacidad de sentir que todos hacen al juego y que si falta algún amiguito no puedan jugar debido a que generalmente se puede jugar sin compañeros ni compañía.

No se si esto que está pasando está bien o mal, si en el futuro va repercutir en algún ámbito deportivo o de la vida, pero de lo que me doy cuenta, es que en mi experiencia personal, la placita, el club y los cumpleaños en las casas de nuestros amigos jugando un picadito o a la clásica rayuela, yo creo que no tienen precio alguno.

Volvamos al deporte como iniciación, como recreación, como una forma de vida que enseñe valores, respeto, trabajo en equipo y mas que nada amistad. Saquemos a los chicos un rato de este mundo cibernético en el cuál viven y movámoslos a la realidad, que sientan lo que es perder una final clave y llorar con el pelado, el pepe, el tito, el cabezón y el querido entrenador que nos marco esa hermosa etapa de los 10 años.

Muchos criticarán mi postura y obviamente estarán en contra de lo que digo, pero como yo escribo de deporte y no de tecnología, allá ellos con todas sus nuevas maquinas que dentro de poco van a directamente anular muchas actividades diarias.

Para ir terminando, espero y ojalá en el futuro aparezcan nuevos Ginobili, Messi, Maradona (hablando de la parte futbolística y deportiva, no de la vida personal), De Vicenzo, Locche, Fangio, Meolans, Bardach, Lucha Aimar, Vilas y todos los deportistas que llevaron y llevan a la gloria a este país, así mas chicos tienen mas ejemplos e ídolos a seguir y motivaciones recientes para salir de la habitación, dejar el joystick y agarrar la raqueta, la de básquet o la malla para ser grandes deportistas, no todos llegarán a ser famosos ni deportistas de alto rendimiento, pero les aseguro que no la van a pasar mal y se van hacer muchos amigos.

ETIQUETAS: